Rosario: El Metrobus pasó el examen y en una hora pico fue más rápido que un auto

Rosario: El Metrobus pasó el examen y en una hora pico fue más rápido que un auto

En pleno mediodía La Capital comparó los tiempos de traslado: el ómnibus demoró 1,30 minuto menos en completar el viaje.

A menos de una semana del debut de Metrobus Norte, el carril exclusivo para colectivos que une calle Portugal con Avellaneda por avenida Alberdi, ya empieza a dar sus primeros resultados. Un simple cronometraje hecho por La Capital reveló que el tiempo de traslado a bordo de un automóvil en este trayecto demandó un minuto y medio más que en el ómnibus.

Los 2,5 kilómetros de recorrido componen una nueva postal de la zona norte, tras la inauguración del servicio, la semana pasada, a cargo del secretario de Transporte de la Nación, Guillermo Dietrich, y la intendenta, Mónica Fein.

Antes Movibus, ahora rebautizado Metrobus, con la tipología y señalética que se utiliza en Capital Federal, ya comenzó a acortar los tiempos de traslado. Al menos así lo reveló un cronometraje de los tiempos de viaje realizado ayer por este diario, que comparó lo que demanda trasladarse en ese segmento por un auto particular y el ómnibus.

Según el cronometraje, viajar entre Junín y Génova por Alberdi demandó a las 12.55 de ayer unos 7 minutos en un auto, desplazándose por uno de los dos carriles dispuestos para el tránsito particular. A las 13.24 y arriba de un interno de la línea 102 Negra de Rosario Bus insumió un minuto y medio menos.

Los recorridos se hicieron en el sentido sur-norte y viceversa, pasando por la paradas en el cantero central denominadas Génova, Almafuerte, Juan José Paso, Carballo, Vélez Sársfield y Junín.

En estas estaciones, por donde circulan 10 líneas urbanas e interurbanas LaCapital realizó una breve encuesta entre los usuarios.

“Lo usé y comparé los tiempos. Antes cuando se estaba haciendo la obra del carril tardaba 20 minutos. Ahora lo medí y son unos 7 a 8 minutos. Como usuaria de colectivo estoy contenta, pero parece que los que no lo están son los automovilistas”, dijo Mayra Martínez, de 23 años, en la estación Génova.

Las quejas de la joven apuntaron directamente al tiempo de espera en las paradas. “El 102 Negro es malísimo, otros son mejores como el 113, el 143 o el 107. Espero que ahora lo complementen con buena frecuencia, porque la movilidad está bastante bien”, concluyó.

Apenas bajó del colectivo, Mónica aplaudió la puesta en marcha de Metrobus norte. “Bárbaro, rápido. Suelo tomar el 107 y el 103, y si bien no tomé el tiempo, se siente que va con mayor rapidez. La verdad es que habría que ampliarlo más para el lado de Granadero Baigorria”, dijo la mujer de 53 años.

Cerca de un cartel, desde donde una voz de locutor anunciaba por un parlante la inminente llegada de tres líneas de colectivo, Dora González también opinó. “Tomo el 143 Rojo, vivo en Villa Gobernador Gálvez. Todo bien, gracias a Dios, es rápido, mejor. Antes tardaba un poco. La frecuencia igual sigue siendo media lenta, hay que tener paciencia. A veces, cuando no viene el 143 me tomo el que va al Swift; o la M”, indicó la mujer de 43 años.

Con gorrito por el frío y la llovizna, Claudio, un hombre de 37 años de Granadero Baigorria, dejó por un día de trasladarse en su bicicleta por el mal clima y se subió ayer al Metrobus. “Para mí está bueno. Hoy a la mañana lo usé desde Baigorria y pasó bastante más rápido. Yo entro a laburar a las 7 y llegué con diez minutos de anticipación. Y estaría bueno que se extendiera para conectar ambas ciudades, aunque habría que ensanchar más la ruta”, consideró.

Detrás del volante

El equipo de La Capital se subió al 102 Negro. Allí, al mando del volante estaba Raúl, con 28 años de experiencia como colectivero de Rosario Bus. “No nos molesta nadie, no se nos cruza nadie. Es más cómodo y creo que va a ser para bien”, dijo. “En el recorrido tengo el Metrobus y después el carril exclusivo por Córdoba y anda bien, también. La verdad, no nos podemos quejar”, señaló.

El único problema a la hora de señalar alguna crítica es el andar en fila india que deben hacer los colectivos, uno detrás de otro en este trayecto.

“No hay que adelantarse porque si el de adelante va en horario, pero yo estoy retrasado, me tengo que seguir retrasando porque no nos podemos pasar el uno al otro”, comentó el chofer y alentó que el Metrobus se extienda hasta Granadero Baigorria.

Lo único que vio mal en las estaciones son los flamantes techos de vidrio que protegen a los usuarios de la lluvia. “En verano, al mediodía, ¿cómo va a estar la gente ahí parada en mediodía al rayo del sol?, se les abre la cabeza del calor”, advirtió.

Ya de a pie y en la zona de Avellaneda y Alberdi, un conductor particular y vecino de allí insistió en los problemas que produce el estacionamiento a 45 grados en dársenas para coches particulares. “Tienen que salir marcha atrás y por uno de los carriles donde pasa todo el tránsito, hay que estar atentos porque es un peligro”, sentenció el vecino de avenida Alberdi.

 

Fuente:

La Capital

(Visited 188 times, 188 visits today)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *