Con polémica, avanza el plan para hacer el Metrobus de Paseo Colón

Con polémica, avanza el plan para hacer el Metrobus de Paseo Colón

Se anunció en 2013, pero generó rechazo porque deben ensanchar la avenida y demoler edificios. La obra arranca en octubre y todavía hay resistencia.

Hace cinco años fue el debut. La avenida Juan B. Justo fue la primera en tener una red de carriles exclusivos para colectivos, bautizada desde entonces Metrobus. Después se sumó la 9 de Julio, donde todo empezó con resistencia, incluso con frenos judiciales. Al poco tiempo llegó al Gran Buenos Aires y hasta se lo instaló en una autopista. Hoy tiene mayor aceptación que crítica, salvo por un caso: el del Metrobus de la avenida Paseo Colón, que está por iniciar la etapa de obra y parece ser el más complejo en su implementación.

metrobus-paseo-colon-1

El proyecto, conocido como Metrobus del Bajo, se anunció en 2013, junto a los de las avenidas Cabildo y Maipú, San Martín y la autopista 25 de Mayo, todos inaugurados. Pero las dificultades que plantea su construcción y el rechazo que generó –y en algunos casos todavía genera– lo dilataron. Sin embargo, según le adelantaron desde la secretaría de Transporte a Clarín los trabajos comenzarán alrededor de octubre.

Irá desde Retiro hasta el barrio de La Boca y está previsto que sea usado por 30 líneas de colectivos que transitarán por carriles centrales. Según cálculos de la Secretaría, beneficiará a 300 mil pasajeros por día, a los que les representará un ahorro del 30 por ciento en los tiempos de viaje.

El Metrobus irá desde Retiro hasta el barrio de La Boca, en una primera etapa la obra llegará a avenida Independencia.

El Metrobus irá desde Retiro hasta el barrio de La Boca, en una primera etapa la obra llegará a avenida Independencia.

La obra estará divida en dos etapas: en la primera, la traza irá a lo largo de las avenidas Alem y Paseo Colón, entre las transversales San Martín e Independencia; la segunda cubrirá el tramo restante de Paseo Colón y la avenida Almirante Brown hasta Wenceslao Villafañe. En total, son 4,8 kilómetros y la etapa primera estaría finalizada en marzo de 2017.

A diferencia de los Metrobus actuales o los que están en proceso, ésteafecta a varios inmuebles que están en San Telmo sobre Paseo Colón. Para poner la red de carriles exclusivos en algunos tramos hay que ensanchar la avenida, y eso implica mudar y expropiar edificios, e incluso demolerlos.

Cumple 3 años el Metrobus que le cambió la cara a la 9 de Julio

No bien se conoció la noticia, en 2013, se formaron asambleas vecinales, que encabezaron protestas en demanda de la paralización del proyecto, y también se presentaron amparos judiciales.

Las cuadras en conflicto son seis. En ese tramo, entre Independencia y Brasil, hay una sede del Indec, un centro cultural, una gomería, un predio deportivo del Movimiento Independiente de Jubilados y Desocupados (MIJD) de Raúl Castells, un centro de atención de niños y adolescentes, la “Escuela Taller del Casco Histórico”, el colegio Isauro Arancibia para chicos que están en la calle, un estacionamiento del diario Ámbito Financiero, el edificio Marconetti y el ex centro de detención Club Atlético, que el Gobierno aclaró desde un principio que no tocaría. Allí, se implementará un carril para que los autos giren hacia la subida de la autopista 25 de Mayo, con lo que el tránsito de vehículos particulares quedará aislado del transporte.

Edificio Marconetti. Aún negocian con 20 ocupantes que no se van. Foto: Germán García Adrasti

Edificio Marconetti. Aún negocian con 20 ocupantes que no se van. Foto: Germán García Adrasti

El ensanche de Paseo Colón fue proyectado en enero de 1946. Figura en el decreto N° 1.436 de ese año y luego fue relanzado por las ordenanzas hechas bajo el gobierno militar de Juan Carlos Onganía y de Osvaldo Cacciatore, intendente de facto durante la última dictadura.

En algunos casos ya se llegaron a acuerdos y en otros no. El Indec se trasladará a otra sede y se hará una expropiación parcial del edificio; en el centro cultural “Severino Di Giovanni” se acordó tomar parte del frente y mejorar las instalaciones; en el caso de la gomería, fue desocupada y pertenece a la Ciudad; en el predio de Castells se aceptó ceder dos canchas para hacer una plaza que dé ingreso al ex centro de detención y el Instituto del Espacio para la Memoria; el Centro de Atención de Niñez y Adolescencia se mudará a una sede nueva; el estacionamiento de Ámbito Financiero se trasladará a un terreno que está enfrente; en el colegio Arancibia se tomarán 1300 m2, se readecuarán 2.000 m2, y el sector de aulas y administración se trasladará donde hoy funciona la Escuela Taller Caso Histórico, que a su vez irá a un edificio del Distrito de Patrimonio Histórico.

“Se dialogó con todos. Se analizó caso por caso y se buscó consensuar. No se va a tocar ni demoler hasta que no estén construidos y aptos los espacios en los que serán relocalizados”, dijo el secretario de Transporte porteño, Juan José Méndez.

Sin embargo, los vecinos siguen en alerta. En las últimas semanas se enviaron mails a funcionarios y legisladores porteños para difundir la ampliación de Paseo Colón. En la escuela Arancibia, antes del receso escolar, dijeron no estar al tanto del posible traslado y que no abandonarían ese espacio conseguido en 2011. Y en el edificio Marconetti todavía hay 20 vecinos que se niegan a desocupar el inmueble, que pertenece a la Ciudad.

 

Fuente:

Diario Clarín

(Visited 170 times, 170 visits today)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *