Daimler implementa los primeros faros integrados de LED en autobuses

Daimler implementa los primeros faros integrados de LED en autobuses

Mayor seguridad, unida a un aumento de la rentabilidad, los faros de LED compaginan propiedades que pudieran parecer contradictorias. Ahora están disponibles como equipo opcional para los autocares de gama alta de la Setra ComfortClass 500 y la TopClass 500 y para el autobús urbano más vendido del mundo, el Mercedes-Benz Citaro.

Esta novedad va unida a un estreno mundial, pues se trata de los primeros faros integrados de LED que se montan en autobuses y autocares. Los conductores se benefician de una técnica de iluminación que cansa menos la vista, las empresas de una reducción sensible de los costes de mantenimiento.

Una buena visibilidad es un requisito para la seguridad. En combinación con las lámparas de LED, una buena visibilidad significa además un aumento de la eficiencia, gracias al menor consumo de corriente y a la mayor durabilidad.

Seguridad, uno de los valores fundamentales de las marcas

La seguridad es uno de los valores fundamentales de las dos marcas que lideran el mercado de autobuses y autocares, Mercedes-Benz y Setra. Ambas marcas han contribuido de forma decisiva y desde hace varios decenios al desarrollo de la técnica de seguridad. Una premisa básica para este desarrollo ha sido siempre la seguridad activa, que engloba las medidas destinadas a evitar accidentes.

Este aspecto adquiere una relevancia especial en los autobuses y autocares, tanto por sus grandes dimensiones y tonelajes como, sobre todo, por el alto número de pasajeros que transportan. Mercedes-Benz y Setra han impulsado este desarrollo con novedades destacadas, que van desde el sistema antibloqueo de frenos hasta el programa electrónico de estabilidad o los sistemas de frenado de emergencia. Esto mismo puede decirse de la iluminación de los vehículos.

Luz significa seguridad, casi un 40% de los accidentes en autopista con víctimas mortales registrados durante el año 2014 se produjeron de noche. La consecuencia es evidente: una buena iluminación y una buena visibilidad pueden salvar vidas.

Con esta iluminación, Mercedes-Benz y Setra mejoran la visibilidad y la seguridad al mismo tiempo que se reduce el consumo de corriente eléctrica.

Por ese motivo, las marcas Setra y Mercedes-Benz asumen como obligación velar por la máxima visibilidad en la conducción nocturna y, por lo tanto, por la máxima seguridad. En la actualidad, la tecnología de lámparas de LED es la solución técnica idónea para el equipamiento de los faros principales de un vehículo. Los beneficiarios son, además del conductor, la empresa de transportes y los demás usuarios de la vía.

La temperatura cromática de la luz emitida por faros de LED equivale aproximadamente a la de la luz natural. Por lo tanto, cansan mucho menos la vista del conductor. A diferencia de otras lámparas, el flujo luminoso de un elemento LED permanece casi constante durante toda su vida útil. Al mismo tiempo, esta vida útil es varias veces mayor que la durabilidad media de las lámparas halógenas o de xenón. Esto contribuye a reducir sensiblemente los costes y evita que circulen por carretera autobuses y autocares ‘tuertos’ con visibilidad reducida, tanto activa como pasiva.

Mercedes-Benz y Setra, pioneros en la introducción de las lámparas de xenón

En la fecha de su lanzamiento al mercado en el año 1999, el Mercedes-Benz Travego era el primer autocar del mundo que podía equiparse opcionalmente con técnica de xenón en sus faros principales, conocidos por la denominación comercial «faros Litronic». Tan sólo dos años más tarde le siguieron los autocares de la Setra TopClass 400, la primera familia de modelos equipada de serie con faros de xenón. Setra añadió a este hito otro estreno mundial, los primeros intermitentes en técnica LED equipados en un autobús o autocar.

Las luces LED pueden alcanzar 20 000 horas de servicio

La luz de xenón dejó paso a la técnica bixenón, que utiliza una sola lámpara de xenón para la luz de cruce y la de carretera. Su utilización no se limita a los autocares, sino que también forma parte del equipamiento del autobús urbano más vendido del mundo, el Mercedes-Benz Citaro. Desde el lanzamiento de la actual generación, el Citaro es el primer autobús urbano disponible con esta tecnología punta. También se han integrado en la nueva carcasa de los faros las luces diurnas de diodos luminosos.

Pero el alumbrado exterior no es el único campo de aplicación para esta técnica. Tanto el Citaro como las familias de autocares TopClass 500 y ComfortClass 500 de Setra utilizan con éxito lámparas LED para el alumbrado interior.

Faros de LED para los autocares Setra y para el Mercedes-Benz Citaro

Ahora se da el siguiente paso: la TopClass 500 y ComfortClass 500 de Setra y el Mercedes-Benz Citaro pueden encargarse opcionalmente con faros principales de LED.

Los equipos de desarrollo de las dos marcas de gama alta no se han limitado a elegir componentes del catálogo de los proveedores y a configurar faros con cazoletas redondas integradas en una plantilla. Los LED se integran en el diseño específico de los faros de cada serie de modelos. De ese modo no se desvirtúa en absoluto la fisonomía genuina de cada marca y cada modelo y se logra una fusión armoniosa de forma y funcionalidad.

Las nuevas lámparas utilizan para la luz de cruce y para la luz de carretera LED separados, instalados en una misma carcasa. Cinco diodos luminosos generan la luz de cruce, otros tres la luz de carretera. Cada LED dispone de un reflector propio. La luz se emite a continuación hacia delante, donde se encuentra una lente. De forma similar a la técnica de las lámparas de xenón, esta lente dirige la luz a la calzada.

Durante su vida útil, un autobús o autocar utiliza las luces de cruce durante unas 15 000 horas. Las lámparas halógenas H7 incorporadas generalmente de serie alcanzan una vida útil aproximada de unas 400 a 800 horas. Eso significa que es necesario sustituir las lámparas de cada faro unas 19 veces durante el periodo de utilización del vehículo.

Si se emplean lámparas de xenón, las cuentas son algo diferentes, pero no esencialmente mejores. Las lámparas de xenón alcanzan una vida útil de 2500 a 3000 horas, pero son mucho más caras que las halógenas. La vida útil de las lámparas de LED puede alcanzar las 20 000 horas de servicio, cifra que supera el ciclo habitual de utilización del vehículo en el que se montan.

 

Fuente:

NexoTrans

(Visited 100 times, 100 visits today)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *