La nueva Dirección Dinámica de Volvo reduce el riesgo de lesión laboral de los conductores

La nueva Dirección Dinámica de Volvo reduce el riesgo de lesión laboral de los conductores

Lesiones o dolencias de espalda, cuello y brazos, son los principales riesgos de salud laboral tras muchas horas al volante. El sistema VDS puede reducirlos hasta en un 70%.

Un estudio realizado por VTI, la Administración de Transporte y Carreteras de Suecia, lo ha confirmado tras haber pasado un año desde que Volvo Buses presentó Volvo Dynamic Steering (VDS), un sistema que hace las maniobras del autobús mucho más sencillas y amortigua la presión física para el conductor, mejora su comodidad y por lo tanto también reduce su estrés.

Se ha medido la tensión muscular de los conductores que trabajan con y sin VDS para ver la diferencia. El estudio concluye que hay muchos beneficios derivados de su uso.

volvo-dynamic-steering-1

El VDS disminuye entre un 20% y un 30% la tensión muscular y en algunas maniobras determinadas más del 70%.  Esto puedo suponer la reducción de muchas lesiones laborales. De hecho, en tan solo un año desde su presentación, el novedoso sistema es muy solicitado por los clientes de Volvo y se ha instalado en más de la mitad de los autocares de larga distancia que la marca ha vendido en Europa.

Por este éxito y los demostrados beneficios para la salud de los conductores, el sistema estará también disponible a partir del otoño de 2017 en los autobuses urbanos e interurbanos de Volvo.

 

Cómo funciona Volvo Dynamic SteeringVolvo Dynamic Steering se basa en un sistema de dirección mecánica convencional en el que un eje de dirección se conecta con un mecanismo de dirección. Una unidad servo hidráulica genera la fuerza que ayuda al conductor a girar las ruedas del camión en la carretera. En el sistema de Volvo se añade un motor eléctrico controlado electrónicamente que se acopla al eje de dirección.

Este motor eléctrico funciona conjuntamente con la dirección asistida hidráulica y se regula miles de veces por segundo mediante la unidad de control electrónico. A velocidades bajas, el motor eléctrico aporta una potencia adicional y a velocidades más altas regula automáticamente la dirección y compensa las irregularidades que se transmiten hasta el volante y que son causadas, por ejemplo, por las ráfagas de viento lateral o los baches en la superficie de la carretera.

 

Uno de cada dos conductores tiene problemas

En un estudio realizado por Volvo Trucks con 160 conductores de Europa, más de la mitad tenía problemas de espalda, hombros y cuello. En este estudio, realizado en 2011 y 2012, la mayoría de los participantes eran conductores masculinos que realizaban transportes de largo recorrido.

En otro estudio de 2011 realizado por la Agencia Europea para la Seguridad y la Salud en el Trabajo, se demuestra que el 54% de las mujeres y el 37% de los hombres que trabajan en el sector del transporte en Europa tienen problemas musculares y esqueléticos. Este tipo de problemas se concentran a menudo en la espalda, los hombros y el cuello de los conductores.

Peter Bark, que realiza estudios sobre temas de seguridad y salud en el Instituto de Investigación sobre el Transporte, una institución de investigación sobre el transporte y la logística, explica por qué. “Tensar los músculos de los brazos y el cuello, junto con los movimientos repetitivos, ejerce una tensión grande sobre determinados grupos de músculos. Agarrar con fuerza el volante al conducir provoca una tensión aún mayor, diría yo. Los músculos de mayor tamaño como el bíceps no son tan sensibles, pero al tensar el antebrazo y algunos músculos que conectan con las manos y los dedos, existe el riesgo de desarrollar una sensación de fatiga. Tensar los hombros también provoca fatiga que se puede extender después a la parte de atrás del cuello”.

 

Fuente:

Volvo

(Visited 14 times, 14 visits today)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *