Mendoza: Reimpulsan la Terminal de Ómnibus

Mendoza: Reimpulsan la Terminal de Ómnibus

La estación terminal de colectivos de Mendoza, estratégicamente ubicada, será refuncionalizada. Una obra largamente esperada por pasajeros y empresas de transporte nacionales e internacionales.

El Gobierno de Mendoza ha licitado la concesión de la explotación integral, administración y refuncionalización de la Estación Terminal de Ómnibus Jorge Contreras (ETOM), lo que dejará atrás mucho tiempo de  desinversión, deterioro edilicio y deficiencias en los servicios.

Mendoza es cabecera de importantes líneas interprovinciales e internacionales y la ETOM presta asistencia a compañías que vinculan a nuestro territorio con el resto de los estados provinciales y con las principales ciudades de Chile, Perú, Uruguay y Brasil. Si se cumplen los plazos anunciados, la apertura de ofertas se concretará en enero próximo, y posteriormente deberían comenzar los primeros pasos de esta esperada modernización, alrededor de la fecha en que se cumplirán 45 años de la inauguración del complejo, ocurrida en noviembre de 1972.

Operadores turísticos, agencias de viajes, empresas de transporte de pasajeros y, sobre todo, el público en general aguardan la modernización, de una estación con varios méritos, como su estratégica ubicación en la encrucijada de los accesos Norte y Este, con el objeto de  facilitar los ingresos y egresos de las unidades, evitando sumar un impacto más a la en extremo congestionada ciudad.
Lo interesante para los técnicos que tendrán a cargo diseñar el mejoramiento de las prestaciones y los trabajos a ejecutarse, es que pueden consultar a los ejecutores del proyecto primigenio, con el arquitecto Gilberto Olguín a la cabeza, hoy de 78 años.

Con prescindencia de la posibilidad de ese contacto, el proceso de aggiornamento y recuperación de la terminal prevé varios aspectos, entre los que se pueden citar la reestructuración y reorganizaciones de locales, la remodelación de espacios existentes (especialmente en la planta alta del edificio), la repavimentación y mejora de accesos peatonales y de vehículos. La losa de la calle sur, por donde entran y salen los ómnibus, se encuentra muy deteriorada.

También debe estudiarse detenidamente la integración de la estación con el entorno y  ejecutarse una variación de la entrada y salida de unidades, en atención al conflictivo y saturado nudo de José Vicente Zapata.

Un aspecto que por fin se podrá ejecutar es la construcción de salas de preembarque. De instalarse, mejorarán notablemente las condiciones de seguridad en el lugar. Este tema es prioritario: da vergüenza ajena que en las columnas de las plataformas haya carteles con leyendas que alertan sobre el cuidado de valijas, carteras y celulares por los robos que se practican.

Asimismo, se debería tratar de cercar con más verde el área de talleres y depósito de micros de corta distancia, instalaciones que están fuera de servicio y parecen un depósito de chatarra. Probablemente se solucione definitivamente la situación del ala sur, sector concebido inicialmente como pabellón de exposiciones, ahora abandonado y de mal aspecto.

También el viajero aguarda reformas y ampliación de los sanitarios, lugares de espera acordes con el nivel y la calidad que debe ofrecer Mendoza, además de la reformulación de los sitios de informes turísticos y de las agencias de pasajes y los servicios de bar, quioscos y restaurantes, que deberían contemplar horarios más amplios de atención.

Mendoza dispondrá en pocos días de un moderno aeropuerto internacional, y cuando consiga actualizar su terminal de ómnibus a los tiempos que corren, se habrán logrado avances significativos en la estirpe turística que la provincia busca imponer.

 

Fuente:

Los Andes

(Visited 13 times, 13 visits today)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *