El Metrobus en Quilmes cada vez más cerca: repavimentan 32 cuadras de Avenida Calchaquí

El Metrobus en Quilmes cada vez más cerca: repavimentan 32 cuadras de Avenida Calchaquí

Los trabajos abarcarán desde Zapiola hasta Triunvirato. Por las obras hay demoras de tránsito.

De un lado de la avenida Calchaquí ya se puede ver un carril con el hormigón nuevo. Del otro, las máquinas comenzaron a romper y levantar la vieja carpeta asfáltica. Las tareas forman parte del proyecto de Metrobus en Quilmes que permitirá unir de modo más rápido el Distrito con Capital Federal.

En esta primera etapa, se lleva a cabo la repavimentación y puesta en valor de 32 cuadras de la avenida por la que circulan nueve líneas de colectivos. Si bien no hay cortes ni desvíos de tránsito, la reducción de carriles genera algunas demoras en el tramo que va desde Santiago de Liniers hasta La Rioja.

“La reparación de Calchaquí está financiada con fondos del Ministerio de Transporte de la Nación y se extenderá desde el cruce con Zapiola hasta la intersección con la Avenida Triunvirato. Hay que destacar que esta obra histórica que incluye la traza del Metrobus permitirá agilizar la circulación de vehículos particulares y del transporte público”, detallan desde la Secretaría de Desarrollo Urbano y Obra Pública de Quilmes.

En general, los vecinos y comerciantes manifestaron estar a favor de las obras y coinciden en que se sorprendieron al advertir que las cuadrillas habían comenzado a levantar el asfalto. “Hace 37 años que vivo acá y es la primera vez que veo este tipo de trabajos. Siempre que aparecían de la Municipalidad, tiraban un poco de brea o de cemento. Quedaban un montón de parches, pero a las pocas semanas ya estaba el pozo abierto de nuevo”, remarca el vecino Luis Bustos.

Las tareas arrancaron hace un mes en el carril con sentido a Florencio Varela. Tras romper, levantar el asfalto y construir los nuevos cordones, durante la semana pasada las cuadrillas colocaron hormigón en toda la traza desde Santiago de Liniers hasta la calle La Rioja.

En este tramo de tres cuadras, el carril estuvo reducido a la circulación del tránsito. En simultáneo, otros equipos de trabajo se apostaron en Calchaquí y Lamadrid, en el carril con sentido al Triángulo de Bernal para iniciar la remoción del asfalto, por lo que sólo quedaron dos carriles habilitados para los automovilistas y colectivos.

En la esquina de Calchaquí y Jujuy, mientras aguarda que en la gomería le emparchen la rueda de su bicicleta, Roberto se muestra conforme con la repavimentación: “Trabajé mucho tiempo en el rubro de la construcción y lo que veo es que están haciendo bien las cosas. Creo que esta avenida tiene vida al menos por 50 años. Era más que necesario que la arreglaran porque el estado era deplorable”.

Por distintos tramos de Calchaquí circulan las líneas 85, 98, 129, 148, 257, 293, 324, 338 y 582. A diario miles de usuarios viajan en colectivo hacia Capital Federal y también a distritos vecinos. El ministro de Transporte de la Nación, Guillermo Dietrich, indicó en su última visita a Quilmes: “La repavimentación de Calchaquí es justamente la primera etapa para la instalación del Metrobus. Estimamos que los carriles estarán en funcionamiento en 2018”.

Para los vecinos, la obra era necesaria

“Es un proyecto útil y esperado por todos los vecinos. A veces se arman unos embotellamientos tremendos. Desde acá hasta Capital en colectivo, el viaje en hora pico se hace eterno porque ni siquiera están coordinados los semáforos. Son muchas las líneas que pasan por Calchaquí y también hay muchísimos autos”, manifiesta Malvina Velázquez, que todas las mañanas va a Capital en la línea 148.

Javier Maldonado tiene su negocio sobre la Avenida. Si bien admite que varias veces al día limpia el polvo que genera la obra y soporta el ruido que provocan las máquinas, dice que está contento con las mejoras. “Hay que aguantar. Esto siempre estuvo lleno de pozos y los vecinos reclamábamos mejoras. Si queremos que la avenida quede bien hay que ser pacientes en esta etapa de obra. Los trabajos eran necesarios en el barrio”.

Por su parte, la vecina Eugenia Torres comenta: “A todos nos gusta ver que la plata de nuestros impuestos la usan para hacer mejoras. Pero tendrían que haber previsto algún espacio para que paren los colectivos porque ahora tenemos que esperar en el medio de la calle y eso es peligroso”.

 

Fuente:

Clarín

(Visited 162 times, 162 visits today)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *