Carroceras: importaciones atentan contra la industria

Carroceras: importaciones atentan contra la industria

Después de que el gobierno de Cambiemos anunciara un programa para potenciar la industria carrocera de Santa Fe –que concentra en Rosario y Villa Gobernador Gálvez toda la fabricación del país y emplea a 2.500 trabajadores– el ministro de Producción provincial, Luís Contigiani, cargó contra la medida. “Venir a ofrecer un plan de reconversión difuso, sin hablar de protección de importaciones, es igual a desindustrializar. Estamos hablando de localidades que tienen la superficie de las empresas brasileras con las que compiten”, dijo el funcionario. Además, recordó que las autoridades nacionales incumplieron con el compromiso asumido en abril de 2016 con los fabricantes de la región de garantizar una relación de 70 a 30 entre las unidades nacionales y las importadas.

El subsecretario de Integración de Políticas Productivas de la Nación, Gustavo Perego, y el diputado nacional de Cambiemos José Núñez presentaron un programa conjunto del Ministerio de Producción de la Nación y el Instituto Nacional de Tecnología Industrial (INTI) destinado a potenciar la industria carrocera de Santa Fe y  sectores afines. Perego aseguró que el equipo del Ministerio de Producción llegó a la región para interiorizarse de la situación de las carroceras y “trabajar junto a ellas y acompañarlas en la resolución de sus necesidades y problemáticas”.

Pero para Contigiani el plan anunciado por el Gobierno de Cambiemos “es difuso y nada concreto”. Según el ministro, “plantear un esquema de reconversión sin proyección industrial y sin protección de las importaciones, es lo mismo que desindustrializar”.

“Estamos hablando de localidades como Villa Gobernador Gálvez, que tienen la superficie de las empresas brasileras con las que compiten por la apertura de las importaciones”, cargó Contigiani.

Como contrapropuesta, planteó que el gobierno de Cambiemos disponga que los subsidios con los que cuentan las empresas de transporte sean usados para comprar carroceras nacionales y no importadas. “Es una medida que no hicieron este gobierno ni el anterior y que implicaría una solución para la industria nacional”, explicó.

Compromiso incumplido

En abril del año pasado, las firmas de Rosario y Villa Gobernador Gálvez habían conseguido la promesa del gobierno de Cambiemos de establecer un cupo importador. El compromiso establecía garantizar una relación de 70 a 30 entre la producción nacional y las piezas importadas.

Pero, según Contigiani, el acuerdo no se cumplió. En el 2016, casi el 50 por ciento de las carrocerías de colectivos de media y larga distancia fueron importadas. Según los datos publicados por el ministro de Producción, en el 2015 entraron al país 332 carrocerías, por un valor de casi 75 millones de dólares. En el 2016, el número subió a 447 unidades, por 100 millones de dólares. El número representa el 48 por ciento del total. Las autopartes llegaron de Brasil e implicaron un revés para la industria de Rosario y Villa Gobernador Gálvez, que emplea a 2500 trabajadores.

“PARECE QUE QUISIERAN REEMPLAZAR LA INDUSTRIA POR CALL CENTERS”

La preocupación por la situación de los trabajadores de Mefro Wheels sigue creciendo. Después de que este lunes los 170 operarios decidieran en asamblea aceptar una indemnización del 60 por ciento de lo que corresponde por ley, desde la empresa alemana aún no informaron cuando realizarán el pago y si lo van a hacer. Desde la UOM pidieron al gobierno de Cambiemos que interceda ante la Embajada de Alemania y ante el grupo accionista para que paguen. El ministro de Producción, Luis Contigiani, volvió a cargar contra la política de apertura de importaciones: “Queremos saber cuál es la política de desarrollo industrial del gobierno nacional. Salvo que quieran poner call centers en todo el país y reemplazar a la industria, ¿cómo no van a pelear por la continuidad de una empresa como Mefro Wheels?”. La ex presidenta Cristina Fernández se metió también en el debate. “Desde principios de año se importaron 78.162 llantas de acero. En el mismo período del año pasado no hubo importaciones”, sostuvo.

El abogado de la UOM, Pablo Cerra, contó a este medio que “la prioridad es cobrar todo lo posible”. Por eso, en una audiencia que se llevará adelante hoy en el Ministerio de Trabajo, pedirán que todo el dinero disponible en las cajas vaya a los trabajadores.

Según Contigiani, junto con el gremio y la cartera de Trabajo, barajan distintas alternativas de continuidad de la planta. “Le pedimos al embajador alemán y al gobierno argentino que intercedan para que el grupo venda la planta y no la cierre, porque pueden haber inversores interesados”, dijo y agregó: “Es una empresa viable económica y tecnológicamente presa de un contexto de apertura de importaciones y de un grupo global que prefiere traer llantas de afuera”. Según el ministro, el gobierno de Cambiemos no quiso involucrarse: “Podría haber dado Repro o, como mínimo, comunicarse con el directorio de la empresa, pero estuvo totalmente ausente en todas las negociaciones”.

En el debate sobre la continuidad de la fábrica, se metió hasta la ex presidenta Cristina Fernández. “Desde principios de año se importaron 78.162 llantas de acero. En el mismo período del año pasado no hubo importaciones”, dijo en Twitter.

 

Fuente:

ElCiudadanoWeb

(Visited 452 times, 453 visits today)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *