Las paradas de colectivo con más demanda, en extremos de la ciudad

Las paradas de colectivo con más demanda, en extremos de la ciudad

Son las 8.30 de un miércoles de mayo. Un interno de la línea de colectivos 28 se detiene en la parada de la avenida General Paz a pocas cuadras de la estación ferroviaria de Liniers. Ascienden más de 20 pasajeros y el rodado prosigue viaje. Pero no bien se aleja unos pocos metros, otra fila comienza a formarse en la vereda para esperar el siguiente servicio. La escena se repite casi toda la jornada. Es incesante el movimiento de gente en ese punto en particular y no es extraño que suceda eso: se trata de una de las cinco paradas más concurridas en la ciudad.

La amplia distribución geográfica de las paradas con mayor demanda respalda otro dato: que el colectivo sigue siendo el medio de transporte más utilizado en los distintos barrios porteños por su gran alcance territorial. Más de la mitad de los viajes diarios en transporte público dentro de la Capital (el 57,5% de ocho millones) se realiza en el servicio automotor, ya sea para cruzar de un extremo a otro, para movilizarse entre barrios o para llegar hasta los límites del distrito.

Esta parada de la línea 159 tiene la mayor cantidad de ascensos de toda la ciudad. Foto: LA NACION / Santiago Filipuzzi

“Siempre hay esta cola. Todos los días a toda hora. Y eso que el colectivo pasa cada cinco minutos, más allá de alguna que otra demora en particular”, comenta Lidia mientras aguarda por el ramal rápido en la parada de Liniers de la línea 28. Mientras dialoga con la nacion, más pasajeros se suman, uno tras otro, a la hilera que hay detrás de ella. Las cifras oficiales indican que en promedio unas 1184 personas toman ese colectivo cada día en esa parada sobre General Paz, entre Ibarrola y Coronel Ramón Falcón.

Marcelo, un usuario, se conoce “de memoria” el recorrido. Ratifica que en la parada de General Paz siempre hay mucha gente. “¡Ni te cuento en horarios pico!”, agrega. Algo lo inquieta: “Hay una bandita que espera que lleguen los colectivos para manotear los celulares y billeteras de quienes suben al micro. Se aprovechan del amontonamiento”, comenta, preocupado tras presenciar algunos hechos.

 

En la plaza Roma

El nodo de la línea 28 en Liniers es otro de los puntos neurálgicos. Foto: LA NACION / Emiliano Lasalvia

Pero hay otra línea con una zona de detención aún “más popular”, indican las fuentes. Se trata del colectivo 159, que une el bajo porteño con Quilmes y Berazategui; el servicio cuenta con varios ramales y el rincón donde más movimientos contabiliza está en Lavalle al 100, en la plaza Roma, en San Nicolás.

A diario, alrededor de 1380 personas ascienden allí a los micros de esta línea, que a lo largo de esa cuadra -entre la avenida Alem y Bouchard- congrega cuatro ramales distintos. Marcela Bota, que acaba de finalizar su jornada laboral, explica a la nacion: “Podría ir a otra parada que me quede más cerca, pero vengo a ésta porque de acá sale y viajo sentada”. El interno al que se sube la mujer pone primera y parte hacia el sur bonaerense; en menos de un minuto, ya hay tres pasajeros que empiezan a formar la hilera para ascender al siguiente.

Algo similar ocurre en la parada que tiene la línea 31, con sentido al sur de la provincia, en avenida Sáenz al 1100, en Nueva Pompeya. Samuel, un asiduo usuario de este colectivo, lo vive a diario en la entrada y la salida de la escuela de su hija. En esos momentos, la mitad de los pasajeros que esperan para regresar a sus hogares visten guardapolvos y uniformes escolares. Pablo Elcone, inspector, afirma: “Igual, la hora pico sigue siendo la más concurrida. Entre las 16.30 y las 19 no para de llegar gente acá”.

La estadística del hombre no se equivoca. La hora 17 continúa al tope de la lista de demanda: en promedio, en toda la Capital, poco más de un millón de personas se toman colectivos en ese momento del día. A las 7 de la mañana ocurren unos 934.592 ascensos, apenas 11.000 más que al mediodía. Así surge del relevamiento de la Secretaría de Transporte porteña.

El informe incluyó también un ranking de las líneas más utilizadas, liderado por la 60, la 152 y la 28.

Las otras paradas con mayor concurrencia son la de la línea 34 ubicada en Francisco de Viedma y Casco, también en Liniers (hasta la semana pasada se había corrido momentáneamente a Juan B. Justo por obras en una calle) y la de la línea 28 que funciona en General Paz y Cabildo.

Desde la Secretaría de Transporte destacan que algunas de las cinco paradas más populares están en distintos corredores de Metrobus. “Estamos optimizando la calidad del transporte público para que sea la opción más atractiva de movilidad”, dijo el responsable del área, Juan José Méndez.

Las líneas de colectivos más utilizadas en CABA

 

 

 

Fuente:

La Nación

(Visited 129 times, 130 visits today)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *