Cinco empresas se anotaron en la licitación de los colectivos eléctricos

Cinco empresas se anotaron en la licitación de los colectivos eléctricos

Saeta adquirirá 40 unidades para los corredores urbanos de la capital salteña. Los sobres con las ofertas se abrirán el lunes 31 de julio. La china BYD y la alemana Volkswagen están entre las interesadas.

Bondis eléctricos: Autorizan a operar a una nueva automotriz en Argentina

Cinco grupos empresarios adquirieron los pliegos de la licitación que lanzó Saetapara incorporar los primeros 40 buses eléctricos en los corredores urbanos del área metropolitana. La apertura de sobres, que estaba prevista inicialmente para el pasado lunes, fue reprogramada para el 31 de julio. Así lo confirmaron a El Tribuno fuentes de la sociedad del Estado provincial que administra los corredores de la ciudad de Salta y municipios vecinos del Valle de Lerma.

BYD invertirá 100 millones de dólares para producir colectivos eléctricos en Argentina

Las firmas que adquirieron los pliegos de bases y condiciones son CTS Auto, Buswagen, Vía Bariloche, Hanaq y Colgas. Dos empresas más podrían sumarse en los próximos días.

De capitales chinos

CTS Auto es una subsidiaria del grupo asiático BYD, el mayor fabricante de vehículos eléctricos y baterías recargables a base de litio del mundo. Tras ser autorizada por el Gobierno nacional a radicarse como industria automotriz en el país, la empresa CTS Auto suscribió el pasado 20 de junio con el Gobierno de Salta un acta de entendimiento para instalar una planta de buses eléctricos en el parque industrial de General Gemes, con una inversión inicial de más de 100 millones de dólares.

Con sello alemán

Buswagen es la concesionaria oficial de autobuses de la compañía alemana Volkswagen. El grupo germano fabrica desde 2014 automóviles híbridos y eléctricos en diferentes plantas. En los últimos tiempos también incorporó nuevas líneas de desarrollo y fabricación enfocadas a las nuevas demandas de colectivos cien por ciento eléctricos, con cero emisión de gases y ruidos. Entre sus principales mercados se cuentan Estados Unidos, China, Holanda y Noruega.

Empresa del transporte

Vía Bariloche es uno de los grupos de transporte de pasajeros más grandes de la Argentina. La empresa matriz fue fundada en 1970 en Río Negro, por la familia Trappa, y registró una fuerte expansión en las últimas tres décadas con servicios ejecutivos, de turismo y transporte público. Hoy su flota cubre más de 100 destinos en todo el país. Su principal sede está en la localidad bonaerense de Pablo Nogués. Los titulares del grupo son Sebastián y Luciano Trappa.

Inscripta en Salta

Hanap es una empresa que se constituyó con una amplia variedad de fines, incluida la minería, la producción industrial, la exportación e importación de bienes, equipos y maquinarias. Un ingeniero ambiental oriundo de china, Xiaohuan Tang, y un abogado salteño, Agustín Saravia Frías, la registraron en el Juzgado de Minas y de Comercio de la Provincia el pasado 16 de febrero. Tang ocupa la presidencia y Saravia Frías es el vicepresidente.

Una distribuidora de GLP

Colgas es una empresa de capitales colombianos y chilenos dedicada, principalmente, a la distribución de gas propano (GNL). Es una de las firmas que se presentaron en 2016 en la licitación que lanzó el Ministerio de Ambiente de la Nación para adquirir 400 buses eléctricos. Ese proceso, del que también participaron BYD y Vía Bariloche, terminó anulado en medio de un cortocircuito con la cartera de Transporte y un fuerte “lobby” de empresarios del sector que ven a los nuevos colectivos ecológicos como una amenaza para sus negocios y los susbsidios al gasoil.

Las condiciones

Los pliegos piden buses 100% eléctricos, a batería, que puedan recorrer 220 kilómetros, como mínimo, con una sola carga.

Deberán ser unidades con piso bajo, largos de entre 11,40 y 12,60 metros, con 26 o más asientos, pisos bajos y rampas retráctiles para personas discapacitadas.

Se piden motores con potencias pico no inferiores a 260 kilovatios (KW) y baterías a base de litio, sin plomo ácido, metales pesados ni sustancias tóxicas para el ambiente.

La vida útil mínima requerida es de 12 años o un millón de kilómetros. También deberán contar con aire acondicionado, frenos ABS, dirección servo asistida y cámaras de vigilancia con grabación, entre otros equipamientos.

La carga de las baterías se realizará en horario nocturno en las terminales de las líneas. Los equipos deberán garantizar una carga total en no más de 5 horas.

Las oferentes cotizarán sus buses eléctricos con los respectivos sistemas de cargas que se instalarán en las terminales de las operadoras del área metropolitana.

 

(Visited 119 times, 119 visits today)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *