Para mejorar la seguridad vial y prevenir delitos, ponen cámaras en colectivos

Para mejorar la seguridad vial y prevenir delitos, ponen cámaras en colectivos

Cada unidad tendrá cuatro dispositivos que tomarán imágenes del interior y hacia el exterior. Además de grabar, transmiten en vivo en casos de emergencia. Buscan evitar robos y también controlar si hay excesos de velocidad o desvíos del recorrido.

Los 19.000 colectivos que circulan por la Ciudad y el GBA estarán controlados por cámaras de seguridad. La colocación de los equipos empezará en dos semanas y durará hasta fin del año que viene. La idea es prevenir delitos y accidentes, porque los artefactos registrarán lo que pasea dentro del vehículo y también en la calle.

El plan involucra a los gobiernos de la Nación, la Ciudad y la provincia de Buenos Aires. Su aplicación se dividirá en etapas. A partir de agosto y hasta fines de enero colocarán las primeras 2.000, y luego otras 2.000 hasta fin de marzo. Comenzarán por 1.000 colectivos de las líneas 7, 10, 23, 26, 42, 44, 50, 59, 70, 76, 101, 135, 150, 165 y 166.

Luego continuarán por el resto de las unidades hasta cubrir todo el parque para fines de 2018. Los equipos estarán en los colectivos tanto de las líneas de jurisdicción nacional (unen Capital y GBA y van del 1 al 199), las provinciales (200 al 499) y las que sólo andan dentro de los municipios (500 en adelante).

Cada colectivo tendrá cuatro cámaras. Una enfocará a la puerta delantera, dos al interior del vehículo y la cuarta estará sobre el frente de la unidad, apuntando hacia la calle. En total serán 76.000 dispositivos.

Los equipos emitirán las imágenes y también la geolocalización del coche y la velocidad a la que está circulando. Si un pasajero denunciara al 911 un hecho de inseguridad, o si el colectivo se detuviera o saliera de su ruta, los operadores del Centro de Monitoreo de la Ciudad o la Provincia podrán tomar la señal y ver qué pasa. En la Nación comentaron que están evaluando un sistema de alertas con botones antipánico para que los casos de inseguridad se puedan reportar en el momento.

Además, las imágenes quedarán grabadas durante 30 días, con lo cual servirán como prueba judicial en caso de un delito o un accidente.

Según explicaron en el Gobierno nacional, una de las grandes ventajas a favor de la seguridad será la disuasión. Cada unidad tendrá carteles que informarán que el coche tiene cámaras. Pero lo más importante es que todos los pasajeros quedarán filmados: de hecho, cuando la gente pague con la SUBE se podrá ver en una pantalla que estará arriba del parabrisas.

Este sistema también servirá para identificar a eventuales agresores de los colectiveros. En los últimos años hubo varios episodios violentos, incluidos asesinatos y choferes a los que les amputaron dedos. En el área metropolitana trabajan 47.000 colectiveros. Según la Unión Tranviarios Automotor (UTA), hayhasta 15 asaltos diarios a conductores.

La otra gran ventaja vendrá por el lado de la seguridad vial. Es que entre la cámara frontal y los GPS que incluyen los equipos se podrá detectar si un colectivo excede la velocidad, si cruza en rojo o si el conductor realiza maniobras peligrosas, por ejemplo. En la ciudad, los colectivos participan de cerca del 12% de los accidentes viales, pero causan más del 26% de las víctimas fatales.

También puede servir para hacer más eficiente el servicio: si un colectivo tiene un desperfecto técnico y se detiene, en el centro de monitoreo rápidamente lo notarán y podrán mandarle la asistencia.

La instalación de estos equipos también abre la puerta al sistema que se conoce como “predictivo” y que permitirá que los pasajeros sepan cuánto falta para que el próximo colectivo llegue a la parada. Esta herramienta se empezaría a probar hacia fin de año.

La inversión para este plan será afrontada por los tres Estados. Equipar cada colectivo cuesta unos 7.000 dólares, con lo cual el total ascenderá a 133 millones de dólares. Todos los fondos serán públicos, las empresas de colectivos no pagarán porque, de hecho, hoy dos tercios de sus ingresos provienen de los subsidios estatales.

La red metropolitana de colectivos transporta cada día a10.000.000 de personas. El programa de videovigilancia ya existe en los subtes y los trenes. A la seguridad en el transporte se le agrega el Anillo Digital, el sistema de lectura de patentes de autos que manejan en conjunto la Ciudad y la Provincia.

La instalación de tecnología para seguridad en los colectivos se mencionó varias veces en los últimos años pero no estuvo ni cerca de concretarse. En 2010, tras una seguidilla de accidentes fatales en la Ciudad, el entonces ministro del Interior, Florencio Randazzo, anunció la colocación de GPS en los colectivos. En 2014, luego de un paro por el asesinato del colectivero Leandro Paz, el ministro de Seguridad bonaerense, Alejandro Granados, prometió la colocación de cámaras en los vehículos, pero nunca se realizó.

 

Fuente:

Clarín

(Visited 120 times, 120 visits today)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *