Mujeres al volante: la historia de Isabel, una colectivera apasionada

Mujeres al volante: la historia de Isabel, una colectivera apasionada

Trabaja en Mi Bus hace dos semanas. Todos los días realiza el recorrido hasta el cerro Catedral. “La gente se sorprende y me felicita”, remarcó a ANB.

Isabel Salazar tiene 42 años, pelo negro y largo. Posee una mirada fresca, de esas transparentes que no ocultan nada. Hasta hace pocos días estaba desempleada y viviendo en Villa Llanquín, su pueblo natal. Ahora reside en Bariloche, donde se desempeña como conductora de la firma sanjuanina Mi Bus. Logró insertarse en un rubro al que pocas mujeres tienen acceso.

“Un amigo me avisó que la empresa estaba convocando a personas de género femenino y no lo dudé, me anoté enseguida. Es que manejar es mi pasión. Siempre lo fue”, relató “Isa”, como le dice la mayoría.

La mujer sorteó una difícil prueba. “Tuve que circular con el colectivo por una rotonda, estacionar en subida y hacer algunas maniobras más. Lo hice todo de manera perfecta”, contó, orgullosa.

Al día siguiente Isabel atendió su celular y desde el otro lado una voz le dio la mejor noticia: había aprobado el examen y sería contratada por Mi Bus, la empresa a cargo del servicio de transporte urbano de pasajeros en la ciudad. “Estaba sin trabajo, así que me vino bárbaro”, confesó segundos antes de darle un sorbo a su café chico que pidió en una poblada confitería céntrica.

“Isa” comenzó a trabajar el pasado martes 18 de julio. Desde ese día hasta hoy, realiza el recorrido que va desde la terminal de ómnibus hasta el cerro Catedral. “La gente, cuando sube al colectivo se sorprende y me felicita”, sostuvo, y largó una fuerte carcajada.

“Muchos me dicen que las mujeres manejamos mejor que los hombres porque somos más cuidadosas y atentas”, remarcó la trabajadora, en diálogo con ANB. “Durante las primeras cuadras, todos van callados, observándome y estudiando mi manera de manejar”, dijo la colectivera.

“Cuando se dan cuenta de que todo va bien, se relajan y comienzan a hablar. Es muy graciosa la situación que se genera”, resaltó Isabel.

Ver a una mujer manejando un ómnibus de línea no es habitual en los tiempos que corren. Es que es un rubro que históricamente estuvo destinado a hombres.

En este sentido, la colectivera destacó la importancia de la decisión de Mi Bus de incorporar en su plantel a trabajadoras mujeres. “Es un gran avance en materia de derechos y de igualdad de posibilidades”, reflexiona Isabel.

“Actualmente estamos en desigualdad de condiciones a la hora de buscar un trabajo y eso es porque vivimos en una sociedad machista”, subrayó.

“Isa” maneja camionetas y colectivos desde los 12 años, cuando su amigo Gustavo le enseñó todos  los “trucos” de la profesión. “Le debo mucho a él”, resaltó, y añadió que “manejar es mi pasión”. “Me encanta viajar y llevar gente”, indicó.

Isabel vivió toda su vida en Villa Llanquín, ubicado a unos 35 kilómetros de Bariloche. Trabajó durante muchos años para una cooperativa de transporte manejando colectivos, con los que efectuó innumerables viajes de larga distancia.

En febrero Mi Bus se hizo cargo de todo el transporte urbano de pasajeros de la ciudad. Al poco tiempo de estar operando, la compañía lanzó una convocatoria a través de su espacio en Facebook para sumar mujeres al staff de trabajadores. Hasta ahora, son cuatro las colectiveras que ya fueron contratadas por la transportista.

“Seguramente vamos a ser muchas más”, afirmó la mujer.

 

Fuente:

ANB

(Visited 340 times, 340 visits today)

1 comment

  • En la linea 36 de Buenos Aires tambien hay… y tendrian que ver las unidades que manejan! Esas chicas si son unas verdaderas heroinas para manejar con responsabilidad los cachivaches de la empresa…

    Reply

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *