La historia de la combi Mercedes MB 100 AMG

La historia de la combi Mercedes MB 100 AMG

La historia de AMG está llena de berlinas superlativas (Mercedes 300 SEL 6.3 “Rote-sau”, Mercedes 300 E 5.6 “Hammer”, Mercedes-AMG E 63 S, etc), sin embargo también ha preparado o personalizado modelos menos prestigiosos de la marca de la estrella, como el Mercedes-Benz MB100.

El Mercedes MB 100, esa furgoneta española y predecesora del Vito/Clase V que tanto éxito tuvo a finales de los años 80, recibió el honor de una preparación AMG. Y es que AMG nunca se negó a preparar un modelo de la estrella.

De Auto-Union a Mercedes-Benz

La gama Mercedes-Benz actual es más extensa que nunca. Desde el Clase A hasta el Mercedes-Maybach G 650 Landaulet hay para todos los gustos y bolsillos. En los años 80, Mercedes no disponía de un Clase A o Clase B, pero sí disponía ya de un modelo de hasta nueve plazas para familias numerosas, la MB1 00.

El MB 100 se fabricó de 1981 a 1995 en la factoría Mercedes de Vitoria, de donde ahora salen cada año para Europa y Norteamérica unas 100.000 unidades de los Mercedes Vito y Clase V. Esta factoría, la de DKW-IMOSA, era propiedad del grupo Auto-Union en los años 50 y fabricaba bajo licencia una versión local de la furgoneta de reparto DKW F100, furgoneta de tracción delantera muy popular en Alemania.

En 1958, Daimler-Benz compra Auto-Union, para luego venderla a Volkswagen en 1964, pero conserva la factoría de Vitoria. En esa factoría Mercedes-Benz siguió durante un tiempo fabricando “la DKW”, como se la conocía popularmente, bajo el nombre de Mercedes N1000 y N1300 hasta que en 1981 presentó la MB 100.

La MB 100 era una actualización de la N1000/N1300. A nivel técnico conservaba un chasis de largueros y travesaños, motor longitudinal delantero y tracción delantera. Al igual que la N1000/N1300, la MB 100 se vende principalmente en el sur de Europa. En 1987, sin embargo, Mercedes-Benz quiere ampliar su oferta de vehículos industriales ligeros con un modelo compacto. En lugar de desarrollar un modelo nuevo, actualizan el MB 100 y le abren los mercados del norte de Europa.

En 1986, AMG es todavía un tuner (o preparador) independiente especializado en los modelos de Mercedes-Benz. Creada por dos antiguos ingenieros de Mercedes, AMG goza de un éxito indudable desde su victoria de clase en las 24 horas de Spa con el Mercedes 300 SEL 6.8 “Rote-Sau”. En el Salón de Fráncfort de 1986, se permite el lujo de presentar lo que era entonces la berlina más rápida del mundo, el Mercedes 300 E 5.6 “Hammer”.

Presentado junto al AMG “Hammer”

Ese mismo año, en el stand de AMG y junto al “Hammer” había un MB 100 negro preparado por AMG. La estética es llamativa, deportiva y muy alejada de lo que imaginamos cuando nos hablan de un MB 100. Calandra de doble faros, extensiones de aletas y faldones laterales, así comos poilers delantero y trasero son algunos de los cambios efectuados. Por supuesto, el MB 100 está bajado y asentado sobre un juego de llantas AMG de 8X15 pulgadas (neumáticos de hasta 255/60-15). Simplemente soberbio.

A bordo, AMG propone toda clase de opciones y accesorios en esta suerte de monovolumen de lujo, como los nueve asientos individuales tapizados en cuero con tabletas en los respaldos, techo en Alcantara, equipo car audio de lujo y hasta radioteléfono.

Bajo el capó, el modesto 4 cilindros 2.4 litros de los Mercedes 240D tipo W123 (1976-1985) de 72 CV. Oficialmente, nunca hubo una preparación motor realizada para el MB100, aunque al existir esa preparación para los 240D W123 (sobrealimentación por turbo para alcanzar los 100 CV) existía esa posibilidad, que en el MB 100 se anunciaba por 95 CV.

La conversión estética sí que encontró algunos clientes. Se vendió principalmente en Alemania, Suiza, Austria y Holanda. La MB 100 Kombi básica de nueve plazas costaba en Alemania 34.620 marcos, pero como al cliente se le fuese la mano con las opciones y se pasase por AMG, la MB 100 podía superar los 100.000 marcos. Lógicamente, fueron pocas las furgonetas en recibir el tratamiento cosmético de AMG.

En 1988, Mercedes ya confiaba en AMG para la preparación, mantenimiento y desarrollo de los 190E que corrían en DTM. En los diferentes circuitos en los que se celebraba el DTM, los equipos tenían a disposición una serie de furgonetas MB 100 AMG para trasladar a los miembros del equipo y demás invitados VIP. Por último, AMG realizó unas 50 unidades (90 según otras fuentes) del MB 100 “Rainbow”, cuya llamativa decoración no se realizó con vinilos sino que fueron pintadas todas con esas burbujas y colores.

Bonus Track: MB 100 Brabus

Brabus, el otro gran tuner de Mercedes-Benz, propuso también una lujosa versión especial del MB 100, pero ésta no paso del folleto promocional.

 

Fuente:

Motorpasion

(Visited 47 times, 47 visits today)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *