Neuquèn: El “lechero” cruza 30 barrios y el viaje dura dos horas

Neuquèn: El “lechero” cruza 30 barrios y el viaje dura dos horas

La línea 5A de Autobuses Santa Fe es la de recorrido más extenso. Traslada a miles de vecinos por día, de empleados a escolares, de jubilados a universitarios.

Se abre la puerta y a las 12:20 del mediodía la linea 5A inicia su tercera vuelta. Precisamente donde termina el barrio Z1, en el extremo noroeste, pegado a las bardas, donde la tierra es roja y las casas siguen en construcción. Allí está la cabecera de esta línea de colectivo, la de más extenso recorrido que va de un extremo al otro de la ciudad y que atraviesa 30 barrios de la ciudad.

Arranca, pasa dos paradas y sube la primera pasajera, Paola Mella. Vive en el barrio hace un tiempo y trabaja en el Bajo neuquino. Todos los días viaja alrededor de una hora y media para llegar a destino. “Yo trabajo como secretaria en la Ciudad Deportiva. Muy de vez en cuando me tomo el 5A y doy toda la vuelta que hace. Te podés dormir una siesta tranquilamente. No es muy lindo ni muy agradable. A veces me bajo en la calle Novella y me tomo el 5B. Hago trasbordo porque si hago todo el recorrido pierdo mucho tiempo” comenta Paola.

Mientras sigue el viaje el chofer David Lazcano cuenta que gracias a esa línea ha podido ver y recorrer la parte nueva y vieja de Neuquén.

“Hace un año y medio que manejo esta línea. Y hace cinco que trabajo en la empresa, pero soy chofer hace 30 años. He vivido y lidiado con muchas cosas acá arriba”, expresa, mientras esquivaba los pozos de calle Necochea.

Los pasajeros responden a todas las características: niños y adolescentes que salen o entran al colegio; jóvenes que van a la universidad; adultos que van o vienen de trabajar; ancianos que tiene que realizar algún trámite.

“Hay horas de mayor cantidad de pasajeros. Cerca de las 13 comienza el movimiento. Después a la tarde, cuando salen los nenes de la escuela o más tarde, alrededor de las 20, también viaja mucha gente”, señala el chofer mientras abre y cierra las puertas del transporte amarillo.

Los que viajan seguido afirman que aunque hagan el mismo recorrido, en horario central tardan más. “En horas pico a veces tarda mucho más y hasta se atrasa, porque no va tan rápido”, dice la docente, Mercedes Marenco.

Y agrega: “llega unos 20 minutos atrasado, pero no es culpa del chofer. Esta línea justamente tiene muchas paradas y para en todas, no deja a nadie afuera. Los choferes son buena gente, la empresa es la que falla, por ahí tendría que mejorar los recorridos y agregar más colectivos”.

Por otro lado, están los que hacen trasbordo y se bajan en lugares donde las opciones son mejores. “Yo vivo en el Z1 y hay veces que hago trasbordo y tomo otros coles que vayan más rápido. Hoy me tomé el 5A porque es uno de los pocos que pasa por el híper La Anónima, por ejemplo”, comenta Leonardo Lucero.

El 5A avanza y se acerca al centro, pero antes ya pasó nueve barrios de los 30 que recorre. Depende del lugar donde se lo tome, tarda entre 30 a 45 minutos tarda en llegar al centro. Desde el lugar de partida hay exactamente 10 kilómetros.

En la parada del hospital se sube el jubilado Luis Salazar Cid. “Yo vivo en Luis Beltrán y Saavedra. Solo dos coles pasan por mi barrio, el 4 y éste. En ese trayecto que hace tarda unos 20 o 30 minutos, más o menos”, asegura.

El 5A es definitivamente el colectivo urbano que tiene el recorrido más largo de la ciudad. En completar la vuelta, un poco más de 33 kilómetros, tarda dos horas. En línea recta sería similar a un viaje hasta Senillosa.

Cuenta con cuatro unidades que circulan de lunes a viernes con una frecuencia de 25 minutos. Los sábados la frecuencia es de 40 minutos y sólo hay tres coches prestando el servicio. Los domingos es de una hora y transitan dos colectivos.

En la calle Carmen de Patagones y Alderete esta el “punto de línea”. Ahí se marca que el colectivo comienza su regreso a la base. “Acá medimos cuanto vamos atrasados o si vamos bien”, explica Lazcano.

El colectivo llega a su cabecera y ahí empieza el descanso para Lazcano. “Son de 5 o 10 minutos, re pocos, pero bueno, por lo menos alcanzo a estirar las piernas e ir al baño. La vuelta es larga”, dijo el chofer.

 

El viaje en números

2

horas tarda el colectivo, desde que comienza la ronda en el barrio Z1 hasta que regresa
al punto de partida.

30/40

kilómetros por hora: promedio de marcha de la unidad de un extremo al otro del circuito.

33 km

es el recorrido total que cubre el micro, el más extenso de los 27 que tiene el servicio de Autobuses Santa Fe.
En línea recta, la distancia que cubre el ramal 5A en la zona urbana sería similar a la que separa Neuquén capital de la localidad de Senillosa.

“No me gusta dejar a nadie sin que pueda viajar”

“Soy chofer hace 30 años. He vivido y lidiado con muchas cosas acá arriba del colectivo. Pero me gusta lo que hago, después de tanto tiempo aprendí a querer este oficio”, dijo David Lazcano.

Admite que más de una vez ha terminado el día con mal humor, pero lo atribuye a “simples gajes del oficio”.

“Hay horas en las que el coche se llena y tengo que pedirle a los pasajeros que hagan lugar. No es lo mejor, pero es que no me gusta dejar a la gente sin que pueda viajar, porque es el único que pasa por algunos barrios”, comentó.

También la conducta de los automovilistas y algunos pasajeros quedaron bajo su análisis. “Hay veces que tengo que enojarme con los que estacionan sobre las paradas sabiendo que no lo deben hacer. Por otro lado algunas personas no aportan su granito para que el servicio sea mas ágil. Con algunos discuto, pero sin llevar la situación más allá de lo lógico. Trato de respetar a los pasajeros”, afirmó .

En la lista de situaciones que complican su tarea incluyó el ingreso a la ruta 22. “Muchas veces en esta parte tardamos entre 10 a 15 minutos. En oportunidades tengo que desviar del camino porque sino me quedo estancado”, señaló David .

 

El Metrobus, con pronóstico favorable

“Es una muy buena idea para mejorar los recorridos. Aunque ahora mientras lo construyen retrasa a los colectivos”. Leonardo Lucero (músico)
“A mí no me serviría tanto porque si pasa por el Bajo, tendría que ir a otras paradas. Tendría que hacerse algo en la meseta”. Mercedes Marenco (docente)
“Será bueno porque se agilizarán los servicios de los colectivos. Pero a mí no me servirá porque no pasará por donde yo vivo”. Paola Mella (administrativa)

Un trayecto que va del centro a la periferia

En las dos horas que le demanda al 5A cubrir su recorrido circula por calles de tierra, algunas en buenas condiciones y otras pobladas de pozos, y otras de asfalto roto. Los 30 barrios que atraviesa el 5A son: Z1, Hipódromo, Cuenca XV, Gran Neuquén Sur y Norte, Gregorio Alvarez, Melipal, Ceferino, Islas Malvinas, Área Centro Este, Área Centro Oeste, Santa Genoveva, Provincias Unidas, Villa Farrel, Sapere, Confluencia Rural, Confluencia Urbana, Belgrano, Área Centro Sur, Barrio Nuevo, Villa María, Villa Florencia, Limay, Sirena, Bouquet Roldán, Valentina Sur Huiliches, Canal Cinco, San Lorenzo Sur y Norte.
Fuente:
(Visited 91 times, 91 visits today)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *