Uruguay: La tarjeta STM será obligatoria para trabajar en los ómnibus

Uruguay: La tarjeta STM será obligatoria para trabajar en los ómnibus

A partir del próximo 1° de julio, los artistas o vendedores que trabajan en el transporte urbano, no podrán subir a los ómnibus de Montevideo a realizar su tarea si no cuentan con una tarjeta STM. Este martes la Intendencia capitalina entregó los primeros 48 plásticos a quienes empezaron a inscribirse en diciembre como parte de un plan de la comuna para regularizar el trabajo arriba de los ómnibus. La intendencia abrirá una “ventana” de cuatro meses, antes de que se les prohíba subir sin una tarjeta STM, para que todos se informen sobre las nuevas reglamentaciones y obtengan sus tarjetas.
La expedición de la tarjeta STM no tiene costo ni para aristas ni vendedores, y permitirá a guardas y conductores identificar a la persona que sube a trabajar. Para sacar la tarjeta deben presentar carné de salud vigente, estar cubiertos en la seguridad social y, en el caso de los vendedores de comida, acreditar haber realizado un curso de manipulación de alimentos impartido por la intendencia.
Al pasar la tarjeta por los lectores, a los trabajadores no se les cobra un boleto pero quedan identificados por la máquina como vendedor o artista. Finalizada la tarea deben bajarse del ómnibus ya que la tarjeta no puede ser utilizada como un “pase libre”. La tarjeta no tiene límite de viajes pero el trabajador solo puede subirse entre las 6 de la mañana y la 1 de la madrugada.
Si no se bajan una vez cumplido su trabajo, o incurren en otras inconductas, pueden ser denunciados por el personal de la unidad, y su caso será derivado a un Tribunal del Faltas creado en la órbita de la comuna que puede determinar la cancelación de la tarjeta. El tribunal está conformado por delegados de la Intendencia, de las empresas de transporte y de los sindicatos de artistas y vendedores.
Hoy el personal del ómnibus tiene la potestad para no dejar subir o hacer bajar a vendedores y artistas. El sociólogo del departamento de Movilidad de la intendencia, Richard Rodríguez, quien se encargó de diseñar el plan, explicó a El Observador que la tarjeta “es una herramienta más para que el personal puede evitar que se suban trabajadores en condiciones irregulares. Hay veces que se sube gente que no trabaja habitualmente y esto busca controlar estas situaciones. Sabemos quién subió y en qué lugar y si hay denuncias los podemos individualizar”, dijo. Aunque el vendedor o el artista cuente con una tarjeta, el personal del ómnibus puede impedirle subir por “razones de servicio” como, por ejemplo, la falta de capacidad en la unidad.
Por otro lado, un decreto de la Junta Departamental aprobado en 2013 (y reglamentado en diciembre del año pasado) prohíbe la mendicidad en el transporte. “Toda persona que quiera vender algo, aunque sea una curita a cambio de una moneda, debe registrarse”, explicó Rodríguez. Además, la reglamentación prohíbe que el vendedor deje el producto en la falda del pasajero, sin su consentimiento, para promocionar el producto que está comercializando.
Además de los 40 vendedores y los ocho artistas que ya cuentan con su tarjeta, hay 200 trabajadores que hicieron el curso de manipulación de alimentos, y otros 120 están anotados para las clases que se impartirán en marzo o abril.
La intendencia estima que unos 500 artistas o vendedores quedarán registrados antes de julio. La medida abarca al transporte urbano de Montevideo pero no a los ómnibus metropolitanos ya que estos se encuentran bajo la órbita del Ministerio de Transporte.
Fuente:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *