La Subsecretaría de Transporte inhabilitó a la empresa Río Paraná para la prestación de servicios de pasajeros » REVISTA COLECTIBONDI | La Primer Revista de Bondis
La Subsecretaría de Transporte inhabilitó a la empresa Río Paraná para la prestación de servicios de pasajeros

La Subsecretaría de Transporte inhabilitó a la empresa Río Paraná para la prestación de servicios de pasajeros

El 28 de marzo de 2018 quedará grabado como el día en que la empresa de transporte de pasajeros Río Paraná quedó inhabilitada para seguir prestando servicios.

Un final anunciado se podría decir, analizando todo lo que surgió desde que la empresa Plusmar se presentó a trabajar en la ciudad. A partir de aquel momento, en pleno verano tandilense, salió a la luz no solo el deficiente servicio que Río Paraná ofrecía a los pasajeros, quienes se encargaron mediante distintas redes sociales de exponer lo que acontecía en cada viaje, sino también las enormes deudas e inhibiciones que la familia Morel tenía y que le impedían tomar créditos para mejorar la flota.

Con la presencia de la UTA seccional Mar del Plata, más la complicada situación económica de no poder pagarle a los empleados en tiempo y forma, sumado a los sucesivos paros que se registraron, se llegó a un camino sin retorno para la empresa.

El panorama era pagar para poder seguir, pero las deudas acumuladas tampoco le dieron respiro a Morel, que debió salir a buscar una fusión que finalmente no encontró.

Le soltaron la mano

En la edición de la víspera se dio cuenta de que el subsecretario de Transporte bonaerense, Mariano Campos, no había acudido a la reunión prevista y que tanto quienes estaban en Buenos Aires como los empleados que aguardaban en Tandil esperando novedades sobre su futuro intuían que definitivamente a Morel le habían quitado el apoyo, cosa que se conoció oficialmente horas después.

Una vez bloqueada legalmente Plusmar, la empresa Río Paraná respiró por la batalla ganada y buscó revertir la situación manteniendo reuniones de todo tipo con los principales actores políticos de la ciudad, quienes le dijeron que la única solución pasaba por fusionarse con otra empresa.

Ahí, Morel sabiendo que lo que debía negociar eran los porcentajes de su familia, buscó otras alternativas, mientras mantenía esporádicos contactos con empresas interesadas en trabajar en la ruta transitada por los tandilenses.

Se dilató la historia en el tiempo y Morel recibió un ataque que no lo tenía previsto. La presencia del Sindicato de la Unión Tranviaria Automotor, seccional Mar del Plata, complicó el panorama aún más. La UTA encontró incumplimientos en los pagos e impidió el trabajo hasta tanto se regularizara la situación. Y todo lo que rodea a la familia Morel en este tiempo está asemejado al dinero. Había que pagar como correspondía a los empleados, y no en cuotas; necesitaba abonar las cargas sociales impagas más las multas no saldadas en el Ministerio de Trabajo, en ARBA y AFIP. Demasiados frentes abiertos y la única solución era lo que realmente estaba faltando, que era la plata con la que se solucionan muchas cosas en los distintos órdenes de la vida.

Recientemente buscó con Expreso Tigre Iguazú SRL -que sería parte de Vía Bariloche-, esa fusión que le permitiera sobrevivir. Claro que la unión dejaba con poco margen de acción a una familia que tuvo el absoluto poder. Solo un 20 por ciento de participación, algo que resultaba muy escaso. Pese a esto, las negociaciones avanzaron y se llegó a la noche del pasado martes 27 de marzo, día en que el empresario tandilense se dio cuenta oficialmente que le habían soltado la mano, quizás mucho antes que él supiera. Los principales referentes de Trasporte bonaerense brillaban por su ausencia, dando un claro indicio de que la historia de Río Paraná estaba sentenciada.

Resolución

La Subsecretaría de Transporte de la provincia de Buenos Aires comunicó que, debido a los incumplimientos registrados por parte de la firma Río Paraná SA, dicha empresa quedaba definitivamente inhabilitada de operar en las líneas número 208 (Necochea-Mar del Plata-La Plata), 255 (Bahía Blanca-Mar del Plata-Gesell-Dolores-La Plata), 270 (Azul-Rauch por Ruta 60), 292 (Rauch-Ayacucho por Ruta 29) y 416 (Tandil-La Plata), de transporte público intercomunal de pasajeros, a partir del 29 de marzo de 2018.

En ese marco, en base al artículo 29 del Decreto Ley 16.378/57, y hasta tanto se resuelva la adjudicación definitiva de las trazas, la firma Expreso Tigre Iguazú SRL asume en forma provisoria por el plazo de 180 días la titularidad de las líneas de transporte mencionadas.

En un plazo de cinco (5) días la empresa Expreso Tigre Iguazú SRL deberá habilitar la totalidad del parque móvil requerido a los efectos de la prestación de servicios, deberá ajustarse a los recorridos autorizados a las Líneas 208, 255, 270, 292 y 416 y presentar inspecciones técnicas de los vehículos, pólizas de seguros, cuadros tarifarios y horarios, para su aprobación por parte de este organismo.

Irregularidades

Debido a diversas falencias en el servicio de Río Paraná, registradas por la Dirección Provincial de Fiscalización de Transporte, y ante reiterados incumplimientos que atentan contra el confort y la seguridad de los pasajeros, la Subsecretaria de Transporte resuelve dejar inhabilitada la prestación de los servicios de transporte de pasajeros.

 

Fuente:

El Eco de Tandil

1 comment

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *