Desembarco chino para fabricar buses eléctricos que no contaminan

Desembarco chino para fabricar buses eléctricos que no contaminan

BYD invierte US$ 75 millones en una planta sobre la ruta 6. Eligen Argentina por sus reservas de litio.

Decididamente, los chinos no descansan en su estrategia de expansión internacional. Y sobre la ruta 6, en la que es una zona parcialmente despoblada de industrias hasta ahora pero uno de los mejores lugares por su conexión con grandes centros urbanos como Buenos Aires y Rosario, BYD destinó US$ 75 millones para levantar una planta de buses eléctricos.

Estaciones de carga de baterías de BUYD en Shenzhen, China.


BYD significa Build Your Dreams (construye tus sueños). Nació en 1993 y creció velozmente hasta 220.000 empleados en el mundo de los cuales 15.000 son ingenieros. Se trata del mayor fabricante chino con presencia fabril en varios países. El año pasado facturó US$ 20.000 millones. Su llegada con buses que tienen cero emisión es toda una novedad para un país como Argentina en el que autos y colectivos causan el 80% de la contaminación.

Infografía: Así son los 4 modelos de colectivos eléctricos que circularán por Buenos Aires

La elección de Argentina por parte de BYD se relaciona también con las inmensas reservas de litio, la materia prima de las baterías. Aquí aún está pendiente la renovación de la flota del transporte y BYD tendrá que remar contra la corriente que impulsa comprar vehículos más contaminantes pero más baratos.

La planta en el Parque Industrial Ruta 6 será en los comienzos una armaduría pero el régimen automotor les exige rápidamente integrar la producción con piezas locales. El proyecto se concreta de la mano de los socios argentinos, las familias Attie y Rossi que poseen un 35% de la sociedad que operará en el país.

Los buses eléctricos de BYD son una realidad en la universidad de Stanford y se pueden ver entre los de doble altura que recorren Londres. Se utilizan en el campus de Facebook, en Israel, Kyoto, Malasia y en los aeropuertos de Sidney, Amsterdam, entre otros lugares que decidieron renovar flota.

BYD invertirá 100 millones de dólares para producir colectivos eléctricos en Argentina

Pero aquí nomás, en Montevideo, ya circulan los autos y los taxis eléctricos de BYD que Uruguay importa. En este continente tienen fábrica en Lancaster, California y en Campinas, Brasil. En Europa poseen planta en Hungría y Francia. Y están en Marruecos, la India y por supuesto China.

El verdadero impulso para este conglomerado le llegó por el lado menos pensado. En 2009 Warren Buffet, esa especie de rey Midas global, se convirtió en uno de sus accionistas en la que fue su primera inversión en el sector automotriz y en China. Este año Warren Buffett dijo que Wang Chuanfu, fundador y CEO de BYD, es uno de los ejecutivos a los que más admira junto con Tim Cook de Apple y Jeff Bezos de Amazon. Aunque interesada, su opinión impactó en los mercados globales.

Stella Li, la CEO para la región que atiende en Miami, se inclinó por la provincia de Buenos Aires después de analizar lo que ofrecían las provincias de Jujuy, Córdoba y Santa Fe. Optó por la cercanía con los grandes centros urbanos.

En BYD aseguran que los buses eléctricos tienen 300 kilómetros de autonomía y que las baterías poseen el sistema de carga inteligente nocturna.

Fuente:
(Visited 172 times, 173 visits today)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *