Montevideo: Uno de cada cuatro ómnibus multado por falta de limpieza

Montevideo: Uno de cada cuatro ómnibus multado por falta de limpieza

En los primeros tres meses del año, la Intendencia de Montevideo (IMM) aplicó 832 sanciones a ómnibus por no tener las unidades en condiciones. El monto total de las multas ascendió a 1.347,5 Unidades Reajustables (UR), equivalentes a $ 1.441.276 (unos 51.400 dólares), de acuerdo a cifras que fueron obtenidas por El País a través de un pedido de acceso a la información pública.

En octubre de 2017, la IMM firmó una resolución por la cual se proponía mejorar las condiciones de viaje en el sistema de transporte colectivo por lo que se incluía una regulación del uso de la radio y un control de calidad, limpieza y conservación de las unidades. Para ello se elaboró una grilla en donde se establecieron las distintas exigencias para el aseo de los vehículos, las categorías de infracciones, así como los montos de las multas y el plazo que tenían las empresas para comenzar a cumplir con la norma luego de que se detectaba alguna contravención.

La limpieza no sólo incluía el interior del ómnibus, sino también el exterior: se tendría en cuenta el estado de la carrocería (si hubiera roturas, ausencia de partes o pintura deficiente); la presencia de grafitis o no; el estado de la publicidad de todo el vehículo; y el mantenimiento y la limpieza de las luces, los espejos, las ruedas, las ventanas y el parabrisas.

En cuanto al interior se consideraría el estado y la limpieza en los accesos, los escalones, las papeleras, la cabina del conductor y del guarda, el panel posterior del conductor, los asientos, las ventanas, las cortinas, los techos, las luminarias, los pasamanos y las agarraderas.

En todos los casos, de constatarse infracciones tanto adentro como afuera, dependiendo de los niveles, se realizaba una observación escrita con un determinado plazo para revertir la situación o se aplicaba una multa que podía ir de 1 a 2 UR ($ 1.069 a $ 2.138).

Multas y empresas.

Desde el 1 de enero al 9 de abril de este año, la comuna realizó 797 procedimientos de inspección sobre calidad, higiene y conservación de las unidades del Sistema de Transporte Metropolitano. A partir de ellas se constataron un total de 1.445 contravenciones (situaciones inaceptables) a la reglamentación, “de las cuales 832 derivaron en sanción directamente, mientras que 613 cuentan con plazo para la adecuación de las unidades, a efectos de alcanzar el nivel óptimo exigido”, explicó la IMM en el pedido de informe.

“Pasado el tiempo de tolerancia, de persistir la situación inaceptable y de ser observada nuevamente, se aplicará la sanción directamente”, agregó la comuna.

De las cuatro empresas de ómnibus que se inspeccionó (Coetc, Comesa, Cutcsa y Ucot), la que recibió mayores sanciones fue Cutcsa con 547 multas aplicadas por distintos motivos de limpieza. Se realizó a la empresa 403 inspecciones y 256 coches (el 63,5%) fueron sancionados. En total debió abonar a la comuna 863 UR ($ 923.401). A Cutcsa le siguió Coect, con 109 inspecciones, 63 coches sancionados (57,7%) y 136 multas aplicadas por un valor total de $ 254.122. En el caso de Ucot, la IMM realizó 93 inspecciones: 54 coches (58% de los evaluados) fueron penalizados y se les aplicó en total 102 multas por un costo de $ 178.688, unos US$ 6.300. Por último Comesa recibió 47 multas por 79 UR ($ 84.529), luego de inspeccionar 89 unidades. De ellas, el 37% (33 coches) fueron sancionados. En total la comuna realizó 797 procedimientos de inspección y más de la mitad de los coches (406) fueron sancionados. Considerando que Montevideo tiene casi 1.600 ómnibus, uno de cada cuatro recibió una penalización.

Las radios.

La IMM reglamentó también el uso de radios en los ómnibus. Con el objetivo de “no perturbar el normal desempeño del servicio y no generar molestias a los usuarios”, se prohibió desde octubre del año pasado “la utilización de parlantes en los salones de las unidades, debiendo circunscribirse las emisiones única y exclusivamente a los habitáculos del conductor y del guarda”.

En relación a ese tema, desde el 1 de enero al 9 de abril de 2018, la comuna constató tres coches con los parlantes del salón funcionando los cuales fueron sancionados cada uno con 5 UR ($ 5.350).

De repetirse la infracción la multa se elevará a 15 UR ($ 16.050) y la tercera a 25 UR ($ 26.750). En caso de incumplimiento en el pago, se retirará la unidad del servicio hasta que la empresa abone y cumpla con la reglamentación.

 

Fuente:

El País

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *