¿Reparar o sustituir paneles de autobuses?

¿Reparar o sustituir paneles de autobuses?

La reparación para integrar las condiciones originales de la carrocería en autobuses, se basan en la sustitución parcial o total de los paneles para guardar las condiciones estéticas y de calidad.

Pese a las dificultades que presentan algunos materiales para ser sometidos a procesos de reparación, hace pensar que, al momento de la valoración de daños de un autobús, se exijan amplios conocimientos técnicos como la forma de construcción de las carrocerías, los métodos de unión y los materiales de fabricación de las piezas; gracias a estos conocimientos, se determinan las piezas afectadas, su nivel de daño y el proceso de reparación o sustitución según corresponda.

Es imprescindible que la persona que evalúa los daños conozca los distintos materiales con los que está ensamblado el vehículo, su comercialización y las formas más adecuadas de afrontar la reparación o sustitución de sus elementos exteriores.

Daños en piezas de grandes dimensiones, como paneles laterales con longitudes, a veces superiores a 8 metros, se reparan o sustituyen convenientemente. El objetivo es que el acabado final no muestre ondulaciones una vez finalizado todo el proceso incluso el pintado.

Si el área y la intensidad del daño permite realizar una reparación técnica posible con los procesos adecuados, que garanticen un acabado estético final de calidad, se puede llevar a cabo la reparación, para que esto sea posible, se recomienda que el panel no presente deformaciones de mayor importancia, rasgaduras, desprendimientos de material o quiebres pronunciados, dado que recobrar la plenitud en este tipo de piezas es bastante dispendioso y muchas veces más costoso que realizar el cambio total o parcial de la sección del panel.

Si el daño ocasionado en el panel, no supera el 60% respecto al área del mismo, se recomienda hacer una sustitución parcial de la sección del panel. Se debe asegurar que la línea del perfil del corte realizado de la lámina descanse sobre alguna de las caras de los perfiles de la estructura.

Si el daño ocasionado en el panel de la carrocería supera el 60% respecto al área del mismo, se recomienda realizar la sustitución total de la pieza.

Supervisión del daño

Cuando se identifican los paneles afectados de la carrocería de un autobús y con base a los criterios adecuados de valoración, se puede determinar la viabilidad de una reparación o la sustitución parcial o total de los paneles, para esto se debe tener en cuenta que los procesos de reparación con medios mecánicos en este tipo de piezas, no es muy frecuente debido a que se trata de piezas de grandes dimensiones, lo que dificulta su reparación, incluso, controlar hasta los tratamientos térmicos cuando se requieren, y demás procedimientos para restituir sus condiciones originales.

En cuanto al acabado estético, no resulta fácil conseguir la plenitud o tensado de la superficie tal como se consigue en fabricación, los tiempos de reparación resultan demasiado elevados, tanto así, que se opta por la sustitución de los paneles preferiblemente.

Cuando se habla de sustitución de paneles de carrocería en autobuses, se debe saber que el proceso así como la fabricación, consiste en instalar los paneles de lámina galvanizada (calibre 18 mm a 20 mm) en los costados y otras partes de la carrocería, teniendo presente que para el tensado de los paneles laterales, primero se prefijan con puntos de soldadura en un extremo del panel y se tensa por el otro aplicando calor a una temperatura entre 70°C a 80°C sobre la superficie; cuando el material se contrae, la pieza se fija definitivamente y se logra un excelente tensado evitando ondulamientos en la lámina.

A las caras de los perfiles que van a recibir el panel se les ha aplicado antes un cordón de adhesivo poliuretano de secado rápido y alta resistencia a la tensión, estos se denominan adhesivos estructurales.

De cara a los costos-beneficio de la reparación frente a la sustitución de los paneles de la carrocería, teniendo en cuenta los aspectos en cuanto a la dificultad de la reparabilidad, se recomienda la sustitución de los paneles afectados, cuando estos presenten algún tipo de daño y el proceso da reparación no garantice un acabado estético final de calidad.

 

Fuente:

Revista AutoCrash

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *