Mundial 2018: Guía para moverse en transporte público en Rusia

Mundial 2018: Guía para moverse en transporte público en Rusia

La capital rusa es una de las ciudades más grandes de Europa y para moverse por ella hay diferentes opciones. El metro es conocido en todo el mundo por su arquitectura y es una manera cómoda de desplazarse por la ciudad.

Rusia 2018: El transporte público de San Petersburgo y la tarjeta Podorozhnik

En bicicleta

En muchos países europeos las bicicletas en las calles se han convertido en algo habitual. Empleados, estudiantes y turistas las utilizan en sus desplazamientos.

Recientemente en la capital rusa se ha introducido un sistema que pretende impulsar el uso de la bicicleta: hay zonas de aparcamiento, así como servicios de alquiler. Estos servicios son útiles en el centro de la ciudad ya que las distancias en la capital rusa pueden ser enormes. Además, las carriles-bici no están en todas partes de la ciudad y no aconsejamos viajar en la calzada junto a los automóviles, porque los conductores moscovitas suelen ser agresivos.

 

En el metro

El metro de Moscú es un tema aparte. Conviene recordar que es habitual referirse a las diferentes líneas según sus colores. El único lugar donde se puede oír los nombres de las líneas es dentro del propio vagón, en los anuncios que dan por megafonía.

Para quedar con alguien en la estación Smolénskaya o Arbátskaya hay que especificar la línea, ya que hay estaciones homólogas en dos líneas. Puede resultar confuso, de hecho lo es incluso para la gente local.

En general, en comparación con los mapas del metro de Londres o Nueva York, el de Moscú es muy comprensible y es difícil perderse.

Además, hay un hecho irrefutable: el metro de Moscú es una joya arquitectónica.

Creadas por la Unión Soviética como una vidriera de sus logros, están decoradas con mosaicos, estatuas de mármol y vitrales que cuentan la historia del Estado comunista 

Cuando fue inaugurada en 1935, la red subterránea de Moscú constaba de apenas 11 estaciones, y en el primer día de funcionamiento atrajo a 285.000 curiosos pasajeros. Actualmente, la red tiene 206 estaciones, por las que pasan hasta 9 millones de pasajeros por día.

El fixture del Mundial Rusia 2018 ¡de BUSES!

En septiembre de 2016 se inauguró el Anillo Central de Moscú, una línea con 31 nuevas estaciones. Los trenes, con nombres poéticos como “Lástochka” (golondrina, en español), fueron trasladados desde Sochi, donde se utilizaron durante los Juegos Olímpicos de 2014. También se restauraron algunas de las estaciones de transbordo, lo que recibió un respaldo unánime de la ciudadanía, algo que no suele ser habitual.

La única incomodidad consiste en que para hacer un transbordo desde una estación terrestre del Anillo Central a menudo hay que pasar por distritos poco recomendables y por eso hay muchos que prefieren seguir en el metro, sin salir a la calle.

 

Transporte público terrestre

¿Y cómo moverse por Moscú si no les gustan los trenes? Lo cierto es que hay muchas opciones.

Por ejemplo, el trolebús de la ruta B circula por la calle Sadóvoye koltsó hasta altas horas de la noche y resulta muy conveniente para numerosos destinos en el centro. También hay autobuses, pero no siempre se adecuan al horario.

También se pueden utilizar los tranvías. Por alguna razón no son tan populares como los autobuses o los trolebuses, por lo cierto es que es uno de los medios de transporte más recomendables en la capital. Suele haber menos gente y es una buena oportunidad para disfrutar de los paisajes urbanos.

Conviene recordar que Moscú es una de las ciudades más congestionadas del mundo, por eso los medios de transporte público facilitan mucho la vida a los habitantes y turistas.

 

Fuentes:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *