Mendoza: El 65% de los taxis tienen más de cinco años y hay uno solo 2018

Mendoza: El 65% de los taxis tienen más de cinco años y hay uno solo 2018

De los 1.456 que hay en Mendoza, el 61% son Corsa Classic, que se dejó de fabricar en 2016.

La puerta se abre y el primer problema es “bajar” hasta el asiento y ubicar las piernas. El siguiente paso es amoldarse al tapizado, de una cuerina helada en invierno y más que pegadiza en verano, porque es raro que los taxis mendocinos tengan aire (o lo usen).

Cuando empiezan a andar, aparecen los ruidos del motor, las chapas o el tren delantero. La vieja leyenda “Cierre con amor” ya no está en las puertas y no lucen su negro brillante como antes.

Los registros oficiales confirman  lo que cualquier observador callejero, más si es usuario del servicio, percibe: la gran mayoría de los taxis mendocinos son viejos, sobre todo si se tiene en cuenta el uso intensivo al que son sometidos, además de que en su mayoría no son vehículos para esa actividad.

Hoy,  de los 1.456 taxis que hay en la provincia, 239 (16%) tienen de 10 a 12 años de antigüedad y 940 (65%) tienen más de 5 años de uso. La ley dice que pueden circular hasta los 10 años y si tienen GNC el permiso se estira a 12.

Fernando Sáez, titular de Aprotam (Asociación de Propietarios de Taxis de Mendoza), reconoce que después de cuatro años, los autos empiezan a romperse cada vez más y dejan de ser rentables porque “viven en el taller”. Igual, siguen andando.

Los datos oficiales muestran con claridad los extremos, más difíciles de detectar a simple vista: aún hay 36 vehículos del año 2006 (el más viejo permitido), entre los que se cuentan Corsa, Siena y Fiesta, y sólo uno 2018, un Fiat Siena.

La permanencia en las calles aún de vehículos 2006 y la incorporación de apenas un 0 kilómetro este año muestran la desinversión del sector, que bajó su ritmo de renovación en los últimos cinco años.

Aprotam culpa por esta situación a la tarifa de los últimos años, que asegura está lejos de haber acompañado el proceso de alta inflación y  devaluación nacional. Hoy la bajada de bandera está en $ 20,90 y la ficha a $ 1,10. Según Sáez, es de las más bajas del país.

También explicó Sáez que, como está permitido por ley incorporar como taxis vehículos de hasta 7 años de antigüedad, hay muchos propietarios que van avanzando de a cuatro o cinco modelos, sin llegar al 0 km, que consideran “inalcanzable” por los precios. Así, dan de baja a un 2008 y compran un 2013, por ejemplo.

Causas y consecuencias

Aunque en 2014 ya bajó el ritmo de renovación, fue el año pasado cuando se produjo la gran caída: hay sólo 24 taxis 2017.  Esto está relacionado con otro factor, además del económico, y es que a fines de octubre de 2016 dejó de fabricarse el Chevrolet Classic y con ello los taxistas se quedaron sin su modelo “preferido”.

El 61% de los taxis que circulan en Mendoza (895) son Chevrolet Corsa Classic (en sus diferentes versiones desde 2006 a 2016). Este auto fue diseñado por Opel en Alemania, a principios de los ’80 y sus creadores seguramente nunca imaginaron su destino pintado de negro y amarillo.

Claramente, el Corsa no es un auto amplio en su interior para albergar cómodamente a cuatro pasajeros, el máximo que pueden transportar los vehículos afectados a este servicio. Tampoco su baúl sirve para llevar un par de valijas una vez que le ponen el “obligatorio” tubo de GNC.

El Corsa pudo ser usado desde 2010 (cuando le cambiaron el motor) hasta ahora porque antes se había bajado la cilindrada mínima permitida para los taxis de 1.600 centímetros cúbicos a 1.400. También se hizo lo mismo con los remises, que debían tener motor 1.8 y luego se permitieron los 1.6.

Cuentan que la decisión de Chevrolet de dejar de fabricar el Classic llevó al dueño de una flota de taxis a comprar 30 a precio de liquidación para asegurarse la renovación a futuro. Otros propietarios, con menos poder económico, son los  que han ido cambiando sus Corsa de la década pasada por otros de 5 o 6 años de antigüedad.

Segundo en el ranking aparece el Renault Logan, con 124 unidades, un auto que según dijo Sáez “anda muy bien” y por su precio bajo en relación al resto del mercado puede ser el sucesor.

En tercer lugar en cantidad está el Corsa II,  algo más amplio y más potente que el Classic, pero que dejó de fabricarse mucho antes. Son 114 y si se suman a los 895 del “preferido” de los taxistas, lleva la “cuota Corsa” de la flota a 69%.

El “top five” de los modelos más usados lo completan el Volkswagen Voyage (51) y el Chevrolet Prisma (47). Estos dos y el Logan son más potentes, algo más grandes y seguramente más confortable para los pasajeros que el “Corsita”.

Desde el Gobierno admiten que el atraso tarifario, similar al que tuvieron otros servicios públicos, llevó a que cada vez se flexibilizaran más los requisitos.

Los remises, más nuevos y con mejores autos

El de los remises es un servicio “diferencial” entre los autos de alquiler y aunque la flota está lejos de ser de alta gama, si es más nueva y tiene mejores vehículos que la de taxis.

El modelo más usado es el Volkswagen Voyage, con 134 unidades sobre 409 vehículos en total. El podio lo completan el Renault Logan, con 68, y el Chevrolet Cobalt, con 58, que es el más potente y cómodo de los tres.

También hay varias unidades de otros dos Chevrolet: Aveo (41) y Corsa II (31).

Los autos de “alta gama”, que podrían considerarse más apropiados para este servicio, no son muchos: hay 20 Toyota Corolla,  15 Renault Fluence, 4 Volkswagen Bora y 4 Peugeot 408.

En cuanto a la antigüedad, hay seis de 2018, que no son muchos pero sí son más que el único taxi 0 km de este año.

La renovación estuvo en el orden de los 30 vehículos en cada uno de los tres años previos y el 2013 es el modelo que concentra más autos: 103.

En el caso de los remises, la antigüedad máxima permitida es de 6 años y de 7 si tienen GNC y hay 80 en el límite.

Contrapunto entre el Gobierno y los dueños de las unidades

“Nosotros le pedimos a Aprotam la incorporación de herramientas digitales y que le den a los pasajeros la posibilidad de pagar con Posnet, y no fueron muchos los que se sumaron”, reprochó Natalio Mema, Secretario de Servicios Públicos.

El funcionario de Cornejo aseguró que desde el Gobierno entienden “que es necesario renovar la flota y hay pocos vehículos para Mendoza hoy” y agregó: “Sin dudas, dentro de los servicios de transporte el de los taxis es en el que hay que trabajar más para mejorar la calidad”.

Desde Aprotam, Fernando Sáez asegura que ellos quisieran cambiar los Corsa por autos más nuevos y cómodos para el pasajero, pero enfatizó que no pueden invertir los 400.000 pesos que se necesitan como mínimo “porque no hay financiación ni tarifa y esto es responsabilidad del Gobierno”.

A la vez contradice a Mema al afirmar que tanto Radiotaxi como Llámenos han creado plataformas digitales para que los pasajeros puedan pedir autos, aunque reconoce que no hay más de 100 unidades con Posnet.

Por esto en particular vuelve a culpar al Gobierno, la baja tarifa y los altos costos: el servicio de pago con tarjeta de débito tiene un costo para el dueño del vehículo.

En lo que sí Sáez está de acuerdo con Mema es en que Mendoza necesita más taxis porque “hay muchos remises truchos”. También coinciden en la comparación con la ciudad de Buenos Aires, con taxis más nuevos y mejores, aunque “con más tarifa y menos costos”, según Sáez.

 

Fuente:

Los Andes

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *