Choferes de colectivos: los que mejor conocen las calles de Buenos Aires

Choferes de colectivos: los que mejor conocen las calles de Buenos Aires

Según datos oficiales, en la Ciudad de Buenos Aires, hay 24.315 choferes de colectivos en 137 líneas. Quiénes son los protagonistas que conducen el famoso “bondi” argentino.

Sin dudas, fue un vehículo que cambió la historia argentina. En 1928, una línea de colectivos circuló por primera vez en la calles de Buenos Aires. Claro que por aquel entonces no transportaba gran cantidad de pasajeros y el recorrido que se realizó fue corto: desde Primera Junta, en Caballito, hasta la Avenida Lacarra, en Floresta.

La creación de este medio de transporte, con acento bien porteño, surgió en el café La Montaña, ubicado en Rivadavia y Carrasco, donde unos taxistas se juntaban a conversar sobre temas de la época. Entre ellos se encontraban Pedro Echegaray, Rosendo y Manuel Pazos, Felipe Quintana, Lorenzo Forte y Rogelio Fernández. A partir de ahí, con la idea de generar un dinero extra y establecer recorridos fijos, nació el icónico auto-colectivo.

Con la llegada del “bondi”, la Ciudad comenzó a llenarse de estos vehículos. Detrás quedaron los tranvías o los trolebuses. Hoy, los colectivos se distinguen con números y colores diferentes, aunque las verdaderas protagonistas no son las estructuras metálicas que llevan casi 90 años en circulación, sino las personas que los conducen.

Todos los días, 24.315 choferes transportan miles de pasajeros en las 137 líneas de colectivos que recorren la Ciudad de Buenos Aires de norte a sur y de este a oeste. Conocen como nadie las calles, avenidas, barrios y sobre todo a los vecinos. Saben dónde están las mejores pizzerías, los bares, las escuelas y hospitales.

Fanáticos de los fierros desde chicos, devotos del clásico “1114”, el modelo emblema del colectivo argentino durante los años 70. Algunos son nostálgicos de la época en que Cabildo solo tenía dos semáforos, y recuerdan con placer y orgullo cuando eran ellos los que cortaban boletos, cobraban, daban el vuelto y, sí, también manejaban. Muchos son hijos y nietos de choferes de la época del fileteado, las decoraciones en peluches y las luces de colores.

Saben a qué hora llega el tren a una estación e, incluso, esperan un poquito para hacer el trasbordo si el tren se retrasó. Hay hasta quienes tienen grupos de Whatsapp con sus pasajeros para avisarles cuando inician el recorrido, así no tienen que esperarlo en la parada con el frío de alguna madrugada invernal.

Pero si hay algo que tienen en común, indistintamente de la línea o el trayecto que hagan, es que ellos tienen la responsabilidad de que se viaje bien y que los pasajeros lleguen perfecto a destino.

El Gobierno acaba de lanzar un concurso para que los pasajeros reconozcan a los “Grandes choferes” con los que viajamos todos los días. La iniciativa es parte del programa Vamos los Vecinos y busca fomentar y mejorar la relación entre ellos y los pasajeros, y contribuir a una mayor seguridad vial.

Los choferes que reciban mayor cantidad de reconocimientos serán beneficiados con un viaje a un destino turístico del país y el pasajero participa en un sorteo por un año de viajes gratis en su tarjeta SUBE. La mecánica es muy simple: a través de las redes sociales de Participación Ciudadana, del chat de http://www.buenosaires.gob.ar/vamoslosvecinos o llamando al 147 los vecinos podrán reconocer a los choferes que consideren ejemplares basándose en que cumplan con las normas de tránsito, respeten las paradas, eviten los movimientos bruscos y tengan buen trato con los pasajeros.

Como Claudio Gorosito, de la línea 29, con más de 32 años al volante. Según sus compañeros, es el primer chofer en llegar a la luna. Conocé su historia.

 

Fuente:

Clarín

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *