Con el alza del dólar aumenta 40% el precio de los coches para colectivos

Con el alza del dólar aumenta 40% el precio de los coches para colectivos

Los dueños de las 144 líneas que circulan en la jurisdicción aseguran que hay una diferencia de casi $ 750 millones entre lo que reciben y el costo mensual para que funcione el sistema.

En medio de una creciente presión de los gobernadores para que se reduzcan los subsidios de la Nación al transporten público de pasajeros en la Ciudad de Buenos Aires y el Conurbano, las empresas de colectivos que circular por el Área Metropolitana aseguran que están en “estado de emergencia” y culpan al Ministerio de Transporte.

En el Amba circulan 140 compañías de colectivos que ponen en la calle algo menos de 20.000 unidades y vienen reclamando que frente a lo que denomina como “recorte de ingresos de manera drástica. En un comienzo afectaron la rentabilidad de las empresas, después la posibilidad de renovar unidades y en la actualidad la diferencia entre los costos reales y los formalmente reconocidos por el Estado comienzan a impactar en la cadena de pagos”.

Este último punto es fundamental para entender la discusión que llevan adelante las cámaras empresarias del sector con el ministro Guillermo Dietrich discusión que supo subir mucho de tono en uno de sus encuentros. El gobierno fija los valores del sistema que no sólo la tarifa sino también el valor de los chasis para su renovación y de los combustibles, entre otros, y fija los subsidios como diferencia entre los ingresos y lo que se necesitaría para que el sistema circule por los metrobuses.

El sistema recibe mensualmente por compensaciones tarifarias $ 3.385.000.000 (considerando el subsidio directo más lo que equivale al precio diferencial del gasoil) y por recaudación $ 1.875.000.000 (neto de IVA), dando un ingreso total de $ 5.260.000.000. Pero según los empresarios los servicios del AMBA tiene un costo de operación más de $ 5.975.000.000, lo que provoca un déficit mensual de $ 715 millones.

Parte de esta situación se podría resolver, según explicaron los empresarios a El Cronista, con una suba de la tarifa o con un incremento de los subsidios. Lo último es casi seguro que no vaya a pasar ya que el Gobierno se encuentra en plena discusión con los gobernadores Schiaretti le reclamó la quita de subsidios a los servicios, la justicia y la seguridad en la última reunión con el presidente Macri y en la carrera por reducir el déficit. Pero los empresarios señalan que prefieren compensación a tarifa “para que “no recaiga sobre los pasajeros”.

Respecto de las tarifas, según el cronograma establecido a principio de año no habría más aumentos del boleto. Pero, teniendo en cuenta que el precio del gasoil comenzó una carrera alcista que en el año suma más de 16% y que se esperan más incrementos las petroleras quieren un reacomodo de 3% por mes el gobierno deberá definir cuál de las dos columnas tocará para que el sistema no se desfinancie totalmente.

Según los datos del sector, la tarifa media sin compensación reconocida por el Ministerio de Transporte en mayo pasado está en $ 18,50 mientras que la que denominan “real” es $ 23,20. El valor de los vehículos según las facturas que muestran los empresarios es de $ 3,5 millones (sin IVA) y el gobierno lo estableció en $ 2,4 millones.

En este contexto los empresarios aseguran que si el gobierno “continúa desoyendo al sector, se producirá inevitablemente un resentimiento de la calidad, frecuencia y cobertura de los servicios, así como el mantenimiento de la fuente de trabajo”.

 

Fuente:

Cronista

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *