¿El primer autobus eléctrico circuló en Barcelona en 1900?

¿El primer autobus eléctrico circuló en Barcelona en 1900?

En los registros históricos de la empresa española Hispano-Suiza, la indicación de que el primer autobús eléctrico de la firma predecesora Emilio de la Cuadra, presentado en Barcelona 1899/1900, no funcionaba, aunque tres especialistas suizos hicieron lo mejor es. Sin embargo, una publicación reciente en un periódico político español de 1900 dice algo muy diferente. ¿Todo fue manipulado nuevamente?

En los documentos históricos de la empresa española Hispano-Suiza se encontró la información, que el primer autobús eléctrico de la empresa antecedente Emilio de la Cuadra, presentado en Barcelona en 1899/1900, no funcionó satisfactoriamente, a pesar de que tres expertos suizos lo intentaron todo. Una publicación encontrada recientemente, un diario de Barcelona de 1900, “La Dinastia”, nos cuenta otra historia del mismo tema. ¿Algo se ha olvidado, o manipulado, posteriormente?

Que más profundizo en la historia del vehículo eléctrico, más contradicciones encuentro. Y lo último encontrado es realmentre revelador:

El diario político barcelonés “La Dinastia” publicaba el 6 de diciembre de 1900 algo completamente distinto de este tema. Veamos:

“La Compañía General Española de Coches Automóviles ha realizado ayer un acto que le hace acreedora al aplauso del público en general, toda vez que ocasiona el medio de desterrar en muchos puntos la histórica diligencia. Es el coche ómnibus, un soberbio carruaje de magnífica construcción con tres departamentos: la delantera destinada al maquinista conductor; la berlina para seis asientos y la caja general donde cogen cómodamente diez pasajeros. Además de los dieciséis viajeros el coche puede llevar hasta 400 kilogramos de peso. La velocidad media es de 22 kilómetros por hora y el consumo medio de fluido no pasa de 20 céntimos por kilómetro.

Este sistema es a no dudarlo el mejor: los acumuladores eléctricos van en dos cajas colocadas en la parte inferior del coche y el mecanismo de éste no puede ser ni más sencillo ni más seguro. Las pruebas verificadas ayer tarde no pudieron dar resultado más satisfactorio. El coche recorrió las rondas a las que dio dos vueltas, desviándose en una de ellas para pasar por las ramblas, sin que ocurriera el menor incidente a pesar de las aglomeraciones de coches, ómnibus y tranvías.”

O sea, lo que fue oficialmente declarado un desastre – y probablemente lo fue en agosto de 1900 – cuatro meses después fue todo un éxito, con grandes elogios hacía sus protagonistas, entre las cuales se encontraba ya Marc Birkigt, quien años después llevaba la parte técnica de los Hispano-Suiza. Pero este detalle del éxito no esta recopilado en las anales de la historia de Hispano-Suiza, si no, más bien, se habla de que Marc Birkigt, viendo que lo del vehículo eléctrico no funcionaba, dijo que recomendaría a la empresa dejar el desarrollo del vehículo eléctrico para dedicarse exclusivamente al vehículo con motor de gasolina.

En agosto de 1900, el autobús fue inaugurado frente a periodistas y funcionarios de la ciudad. La primera prueba de conducción fue frustrante, el vehículo ni siquiera pudo subir una ligera pendiente. Cuatro meses después, sin embargo, el diario español “La Dinastía” publicó algo completamente diferente: la presentación de este autobús eléctrico en diciembre fue un éxito total. Toda la construcción fue elogiada sobre todo y el vehículo pudo completar un viaje de ida y vuelta en Barcelona de manera muy satisfactoria. Pero, ¿por qué este éxito nunca se incluyó en la historia del español Hispano-Suiza? Digamos:luego trabajó por tres expertos suizos en el autobús eléctrico español, el fabricante de la batería Carl Vellino Bock – poseía una producción de baterías en Barcelona – su colega Georges Bouvier y el joven relojero Marc Birkigt (más tarde director técnico de la Hispano-Suiza). En los documentos de Hispano-Suiza se transmite que Birkigt aconsejó a la empresa no invertir más fuerzas en vehículos eléctricos, uno debe concentrarse mejor en vehículos de gasolina.

 

Fuente:

Historias del Coche

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *