El 90% de transportes escolares de Mendoza no cumple con la nueva Ley

El 90% de transportes escolares de Mendoza no cumple con la nueva Ley

Cuando la norma entre en vigencia – setiembre- la antigüedad máxima permitida de los vehículos será de 10 años, y hoy casi todos tienen más.

Aunque es de lo que más se ha hablado en las últimas semanas en Mendoza, la nueva ley provincial de Movilidad y Transporte no solo gira en torno a la llegada de Uber.

De hecho -y entre otras cosas-, la norma limita la antigüedad exigida para todo tipo de vehículo que preste el servicio de transporte de pasajeros, como son taxis, remises y transportes escolares.

Y es este último uno de los rubros que más afectados se verá por esta modificación. Mientras que actualmente se les permite un máximo de 20 años de antigüedad, una vez que entre en vigencia la nueva ley –se estima que será en setiembre, cuando se reglamente-, ninguno de los vehículos podrá tener más de 10 años.

“El panorama está bastante complicado, porque la ley se aprobó con los mismos plazos con que había sido presentada y por el que nosotros protestamos. Ahora estamos esperando que el Gobierno nos convoque para trabajar en la reglamentación, como se comprometieron. Pero la realidad es que 90% de las unidades que están en la calle tendrían que salir de circulación a priori, porque tienen más de 10 años”, destacó elpresidente de la Cámara que nuclea a los dueños de transportes escolares en Mendoza (Caprotem), Jorge Bono.

El empresario indicó que la antigüedad promedio de los vehículos que prestan este servicio es de entre 11 y 12 años, al tiempo que insistió en que hay 270 transportes habilitados.

Sin embargo, desde la Secretaría de Servicios Públicos aclararon hace 2 meses que aquellas unidades que tienen permisos de circulación son sólo 179.

A esta preocupación se suma otra para los transportistas: adquirir un vehículo 0 kilómetro supera ampliamente el millón de pesos.

Preocupados

Según destacó Bono, en el proceso de reglamentación de la ley se fijarán los detalles definitivos sobre la gradualidad de plazos para cumplir con la antigüedad permitida de los vehículos. No obstante, la reducción de 20 a 10 años ya es un hecho (algo que también confirmaron desde Servicios Públicos).

“El Gobierno también ha previsto crear un Fondo de Movilidad (NdR: a éste deberán tributar Uber y otras plataformas electrónicas por operar en Mendoza, 1% por cada viaje) y la idea es que parte de lo recaudado allí se destine a la renovación de los transportes. Pero se necesita más de un millón pesos para comprar un nuevo vehículo que pueda funcionar como transporte escolar”, destacó el titular de la Cámara.

En la misma sintonía, Jorge Arenas -también dueño de un transporte escolar- resaltó que la nueva ley “ha sido para poder tener Uber en Mendoza y nada más, aunque con este objetivo hemos caído todos los que estamos en el transporte”.

Renault (Master), Mercedes Benz (Sprinter) y Fiat (Ducato) son algunas de las automotrices que fabrican vehículos que pueden adaptarse como transportes escolares. Estos modelos rondan nuevos entre los 800.000 y 1.600.000 pesos y a ello hay que sumarle casi 100.000 pesos más para adaptarlos como minibuses (asientos y cinturones, entre otras cosas).

Además -según explicaron los transportistas- hay que pintarlo o plotearlo de naranja (otros 20.000 pesos) y -por último- inscribirlo y alistarlo para que sea legal (cerca de 60.000 pesos más).

“El más barato, que es un Master L1H1 y con toda la inversión para que sea un transporte escolar, cuesta cerca de 1.010.000 pesos -0 kilómetro-. Para amortizar ese gasto en 20 años, se necesitan 4.204 pesos por mes. Eso si tomamos los 240 meses, pero de ahí hay que calcular que en diciembre, enero y febrero no tenemos los mismos ingresos. Entonces, se necesitan 5.600 pesos pesos por mes durante 20 años para poder amortizar la compra”, resumió Arenas, quien resaltó además que han bajado cerca de 40% los ingresos en el rubro.

“Uno usado y que todavía tenga algo de vida útil (es decir, que no esté próximo a cumplir los 10 años -de acuerdo a la nueva ley-) cuesta entre 500.000 y 600.000 pesos. Se hace muy difícil así”, sintetizó.

 

Fuente:

Los Andes

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *