La odisea de subir a un colectivo en Buenos Aires

La odisea de subir a un colectivo en Buenos Aires

El tránsito en el centro de la Ciudad de Buenos Aires es intenso y si a eso le sumamos a los conductores que estacionan en paradas de colectivos, la ciudad se convierte en un caos. No solo porque no se respeten los carteles y leyes de tránsito, sino también porque dificulta el ascenso y descenso de los pasajeros de los colectivos, poniéndolos en riesgo al tener que bajar en medio de una calle.

Pero ese no sería el problema mayor si nos ponemos en el lugar de una persona en silla de ruedas, la cual tiene una movilidad reducida para bajar cordones y subir colectivos, los cuales no pueden «bajar la rampa» ya que no se encuentran próximos a la vereda.

En este caso, deben ser ayudados por varios pasajeros, choferes o familiares que los acompañan (en algunos casos) para alzar la silla y subirla al colectivo.

¿Por qué deben hacer esto? Porque hay conductores que estacionan en lugares no permitidos obstaculizando espacios y zonas que deben estar despejadas para que los colectivos puedan acercarse y facilitar el ascenso y descenso de pasajeros con movilidad reducida.

Esta secuencia de fotos fue publicada en el Twitter oficial de la Línea 39 y muestra el día a día de la problemática que sufren las líneas de colectivos en la ciudad.

Fuente:

Twitter Linea 39

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

error: Contenido Protegido