Colectivos: UTA cerró un acuerdo, pero choferes autoconvocados seguirán de paro

Colectivos: UTA cerró un acuerdo, pero choferes autoconvocados seguirán de paro

A pesar de que el gremio y la parte empresarial acordaron el pago del 5,7% adeudado y una parte del aguinaldo, los colectiveros de Ersa aseguran que no volverán a trabajar hasta tener diálogo con la comisión directiva y les garanticen otras mejoras.

Una jornada nuevamente complicada en materia de traslado se espera hoy en la ciudad por la continuidad del conflicto entre los choferes autoconvocados y Ersa. Hasta anoche, al cierre de esta edición, los trabajadores que permanecen afuera del galpón de la empresa comentaron a El Litoral que la medida de fuerza seguirá vigente hasta que no haya una respuesta directa por parte de la firma.

En diálogo con El Litoral,   Mariano Zacarías, uno de los choferes autoconvocados, comentó que “nosotros vamos a continuar con la medida hasta que la empresa nos garantice los puntos que les comunicamos en el petitorio”. De esta manera, se espera que hoy nuevamente el servicio de colectivos se vea disminuido severamente, circulando coches de las líneas 101 y 110, algunos de Ersa con choferes alternativos y el servicio de combis de emergencia que dispuso el Municipio desde el sábado.

Esta situación se repetirá a pesar de que el gremio firmó un acuerdo con el sector empresarial. Si bien la reunión entre las partes estaba prevista para hoy, finalmente se realizó ayer y en la Subsecretaría de Trabajo rubricaron el compromiso de la empresa de abonar lo adeudado, un 5,7% y un saldo que había quedado del medio aguinaldo.
Más allá de esto, los choferes autoconvocados reiteraron que ellos no se sienten identificados por la cúpula de la Unión Tranviarios Automotor (UTA) y que, además, reclaman otros puntos. En este sentido, uno de los choferes dijo que “pedimos el blanqueo de nuestros compañeros y la bancarización”.

Desde la UTA señalaron que hubo un compromiso de que los contratados pasen a planta permanente, aunque el documento firmado estipula, sobre todo, que el monto adeudado se depositará hoy para que los trabajadores puedan cobrar.
El gremio insistió nuevamente ayer con que la medida de fuerza de los choferes de Ersa debería ser levantada por considerarla ilegal y dado que afecta a miles de usuarios.
“El gremio firmó el acuerdo, pero hay otras intenciones en este tema, buscan dividir y desestabilizar a la UTA que renovó autoridades hace muy poco, ganando por una amplia diferencia”, aseguró Omar Correa, secretario adjunto. En tanto, los choferes que permanecen en el galpón de Ersa sentenciaron: “Si no se acerca nadie de la empresa a hablar con nosotros, el paro va a seguir”.

En el acta firmado ante la Subsecretaría de Trabajo, la empresa expresó que acuden a un extraordinario esfuerzo que excede su real capacidad para cumplir con el 5,7% de recomposición salarial acordada. Además, Ersa señala que es necesaria una actualización de la tarifa y, mientras tanto, solicita al Municipio una compensación económica.
Por su parte, la UTA aceptó el acuerdo “para preservar la paz social”, por lo que levantó el paro de 24 horas para hoy, aunque los autoconvocados no acataron la medida dispuesta por el gremio.

Complicaciones
De esta manera, pese al acuerdo formal de ayer, la situación parece seguir siendo complicada en materia de transporte, con miles de usuarios que aguardan una resolución entre incertidumbre, enojo y apoyo a la lucha de los choferes.
En este escenario, el servicio de emergencia del Municipio seguirá, según señalaron. Así, las combis y minibuses continuarán circulando por la ciudad con algunos recorridos puntuales hasta que el conflicto se resuelva y la empresa Ersa vuelva a prestar el servicio.
Las unidades que circularon ayer lo hicieron acompañados por una patrulla policial o bien con un efectivo a bordo, para evitar dificultades. Es que en días anteriores se dieron ataques a las unidades, con roturas de vidrios que generaron alerta entre los trabajadores y pasajeros de los distintos ramales que funcionan de manera reducida.
La situación se complejiza y, más allá del paro, la interna gremial gana la escena con acusaciones cruzadas desde el sindicato y de los colectiveros que se encuentran sosteniendo la medida de fuerza. En tanto, en los usuarios reina la incertidumbre y las molestias por el servicio.

 

Fuente:

El Litoral

Foto: Guardia. Personal policial custodió las unidades para evitar ataques como los que se dieron en días anteriores.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

error: Contenido Protegido