Viedma: La empresa de colectivos Ceferino de la Comarca cumplió 50 años

Viedma: La empresa de colectivos Ceferino de la Comarca cumplió 50 años

En la actualidad cubre con varios recorridos la zona céntrica y la totalidad de los barrios de la capital rionegrina.

Ceferino cumplió 50 años de vida este 16 de diciembre con servicios ininterrumpidos en autotransporte de pasajeros. En la actualidad cubre con varios recorridos la zona céntrica y la totalidad de los barrios de la capital rionegrina.

Además de dos frecuencias diarias a Bahía Blanca, y otras dos a la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, con coches ejecutivos y cama; pero los inicios fueron muy modestos y sacrificados, con un precario servicio barrial que sufría los inconvenientes propios del mantenimiento del único colectivo disponible, un Ford con carrocería de madera y dos décadas de antigüedad.

Aquellos comienzos estuvieron a cargo de Ervin Balogh, mecánico y camionero, que un día decidió lanzarse a la aventura del servicio de colectivos urbanos. Uno de sus hijos, Carlos Balogh, actual presidente de la empresa, evoca así esos inolvidables días de diciembre de 1968.

Recórdó que “era un domingo 15 de diciembre, que estaba lluvioso. Mientras mi papá terminaba de arreglar la operación de compra, con (los antiguos propietarios) Cambarieri y Otero, mi mamá y nosotros los chicos salimos a la vereda, y enseguida ella se puso a limpiar el colectivo por adentro, para barrerlo para que quedara en óptimas condiciones para el día siguiente”.

El primer coche era un chasis Ford de 1948 con motor Perkins cuya carrocería era de madera y asientos grandes dobles, en dos filas que dejaban un pasillo angosto. Este coche había pertenecido mucho antes a una línea de la empresa La Puntual que cubría una frecuencia entre Bahía Blanca y Cerri.

Señaló que “como teníamos un solo coche si se rompía en medio de una vuelta había que meterlo a taller, para repararlo y después seguir”.

El esfuerzo y la tenacidad de don Ervin, con el acompañamiento de todo el grupo familiar, fue dando resultados en forma paulatina. A principios de 1972 llegaría la compra del primer coche cero kilómetro, y desde entonces –sorteando todos los avatares de la inestabilidad económica y los momentos hiperinflacionarios- la empresa Ceferino pudo construir el actual presente.

Carlos Balogh sostuvo que “después de tantos miles de kilómetros recorridos, es oportuno el agradecimiento a concesionarios –Brandauer, Panau, Diesel San Miguel, Colcam, Eiroa, Megacar, Autobus y Alenco-, que nos han ayudado en la compra de los coches, así como a las fábricas de carrocerías –El Indio, Ala, El Lucero, Favorita, Niccolo, Marcopolo-, dotándonos de las mejores comodidades para nuestros pasajeros.

También mencionó el taller El Alemán de Artigas que nos recibía los motores el lunes a la mañana y los tenía listos el miércoles a la noche, en solamente tres días para una reparación integral.

Balogh agradeció también a los conductores, mecánicos y personal de administración que han pasado durante estos 50 años y a los que forman parte del presente de Empresa Ceferino “porque ellos han puesto el hombro, muchas veces, comprendiendo las dificultades en la percepción de sus haberes en el momento correspondiente, y con auténtico profesionalismo cuidan el material rodante y aseguran la calidad del servicio”.

Aquella aventura Ervin Balogh, que hoy es una realidad importante que proporciona una fuente laboral para 200 personas, entre personal en relación de dependencia y trabajos tercerizados.

 

Fuente:

RíoNegro

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

error: Contenido Protegido