Una familia compró un colectivo para recorrer el mundo

Una familia compró un colectivo para recorrer el mundo

Diego y Cecilia Percivaldi abandonaron la rutina diaria, convirtieron un colectivo en un motorhome y partieron, con sus hijos, sin rumbo fijo. «El trayecto es el viaje en sí», contó Diego

Diego y Cecilia Percivaldi estaban cansados de la rutina y de no pasar suficiente tiempo con sus tres hijos por lo que compraron un colectivo, lo reacondicionaron y partieron en un viaje sin fecha ni rumbo cierto.

El matrimonio y sus tres hijos, Canela (7), Agustin (11) y Tomás (14) comenzaron su viaje hace cuatro meses, en la ciudad de Pilar, Buenos Aires y pasaron por el Litoral, Uruguay, Pilar de nuevo y en este momento están en Brasil.

Diego contó a Cadena 3 que hasta hace unos meses eran «lo que sería una familia normal, con un trabajo normal, pero con los problemas que creo que tenemos todos: trabajo excesivo, que nunca te alcanza la plata, que estás desconforme, que ir a trabajar ya es un martirio, que nunca pasás tiempo con los chicos».

Él, chef de profesión, dijo que «el esfuerzo que hacen los gastronómicos es infernal, trabajás de lunes a lunes, no tenés feriado, sábado, domingo, ni día de la madre, nada, siempre estás trabajando».

«Eso te comienza a alejar del verdadero sentido de tener una familia. La gran pregunta que te hacés es ¿Para qué tuve hijos si no los puedo disfrutar? Ahí empezaron a surgir un montón de interrogantes: ¿Qué voy a hacer? ¿Voy a criar a mis hijos para que cometan los mismos errores que nosotros, de estar trabajando todo el tiempo, de seguir una zanahoria económica que nunca llega?», dijo Percivaldi.

Entonces, hace cuatro años, surgió la idea. En primer lugar necesitaban un transporte. Automáticamente descartaron la idea de un motorhome (promedian los 150 mil dólares) por ser demasiado caros.

«Una persona sugirió que los colectivos usados son económicos, porque después de 10 años sí o sí los tienen que cambiar», narró el gastronómico.

La familia compró finalmente un colectivo de la empresa Coniferal de Córdoba, retirada del servicio publico pero avocada como transporte privado en Tucumán. Ahí comenzó la tarea de acondicionar el vehículo para el viaje.

Sin conocimientos previos, tras ver tutoriales en youtube, Diego dijo que «fueron nueves meses de muchísimo trabajo».

«Cuando nos fuimos vendimos absolutamente todo: los autos, los muebles, la ropa usada, todo. Allá no nos quedó nada, ni un televisor», señaló el cocinero. Para mantenerse usan en parte «ahorro y parte un negocio que yo tenía, un restorán, eso me sigue dando un ingreso fijo que me alcanza para la comida. Todavía no tuvimos la necesidad de comenzar a trabajar».

«El trayecto es el viaje en sí. Nosotros estamos sin destino y sin un tiempo asignado a cada lugar en el que estemos»

Percivaldi describió la experiencia que vive con su familia como «algo mágico. De estar pocas horas por días a estar 24 horas por d{ia encerrados en 20 metros cuadrados».

«Realmente el cambio fue tan hermoso, hoy se levantaron y el de 11 años le dijo al de 14 ‘te quiero, feliz cumpleaños’, más allá de que siempre tuvieron un buen trato, es increible», finalizó, emocionado, Diego.

Se puede seguir el trayecto de la familia Percivaldi y su aventura por el mundo a través de InstagramFacebook y Youtube, en la cuenta «Al mundo en familia»

 

Fuente:

Cadena3

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

error: Contenido Protegido