Contra la mafia de los taxis: desde fin de mes se podrá saber el valor de los viajes en 4 terminales de transporte

Contra la mafia de los taxis: desde fin de mes se podrá saber el valor de los viajes en 4 terminales de transporte

Funcionarán en Aeroparque, Ezeiza, Buquebús y Retiro. Los choferes deberán respetar la tarifa preestablecida y si hay peajes los pagará el pasajero.

Desde octubre de 2017, cuando en la zona de arribos de Aeroparquecomenzó a funcionar un sistema de control para los taxis que ingresaban a esa terminal, el Gobierno porteño comenzó a trazar una especie de círculo de confianza, en el que pretende contener tanto el funcionamiento legal de estos vehículos como el accionar de sus choferes. Para completarlo, restaba implementar la última medida, anunciada en noviembre: una “tarifa prefijada” que el pasajero podrá conocer antes de subir al auto.

Además de Aeroparque, los tótems del sistema funcionarán en los sectores de egreso del aeropuerto de Ezeiza, Buquebus y la complicada terminal de Retiro, donde los taxistas no deberán prender el taxímetro y sólo podrán cobrar lo que indique el ticket entregado por el pasajero, en efectivo o con tarjeta, y dirigirse al destino dispuesto en el mismo. Aunque todavía resta la confirmación oficial, se supo que el sistema empezará a funcionar antes de fin de mes y estará instalado en los cuatro espacios previstos en los primeros días de abril.

“Se instalarán terminales automáticas en los sectores de arribos donde los usuarios tendrán que marcar su lugar de destino, cantidad de pasajeros y de bultos y se les entregarán dos tickets con el valor prefijado del viaje. Así, la incorporación de este tipo de tarifa permitirá mejorar las condiciones de competencia del taxi respecto a otros modos de traslado“, indican desde la Secretaría de Transporte de la Ciudad.

“El principal objetivo es mejorar la calidad en la experiencia de viaje de los usuarios de transporte y de los turistas y terminar con la discrecionalidad. Ya dimos un primer paso con el sistema de control por barreras que funciona en Aeroparque y que muy pronto llegará a Ezeiza”, expresó Guillermo Dietrich, ministro de Transporte de la Nación.

El valor declarado en ese recibo incluirá la bajada de bandera, la distancia que habrá de recorrerse, el flujo de tránsito y desvíos, los bultos extra y el retorno desde el conurbano bonaerense en el caso de que el viaje termine fuera de los límites de la Ciudad. Además, los valores se actualizarán automáticamente en horario nocturno. En tanto, de existir peajes durante el recorrido, estarán a cargo del pasajero y no se incluyen en la tarifa declarada en el ticket.

La iniciativa fue anunciada por el Gobierno Nacional en el Boletín Oficial, en medio de los conflictos por la llegada de Uber y otras aplicaciones para contratar viajes. Y el objetivo es extenderla a aeropuertos de todo el país. No obstante, el puntapié inicial se da en la terminal aérea más transitada dentro del territorio argentino, Aeroparque, con un flujo que supera los 11 millones de pasajeros al año. Traducido al servicio de taxis, por la zona de arribos nacionales se mueven alrededor de 120 unidades por día y otras 10 en el sector de internacionales, muchas de las cuales formaban parte de la legendaria “mafia de los taxis”.

Combatir esta problemática instalada es uno de los objetivos primordiales del Gobierno de la Ciudad, que busca disolver a las organizaciones que ocupan estas paradas y no permiten el ingreso de vehículos que no pertenezcan a su red. En ese sentido, la barrera sincronizada que funciona hace un año en el sector de arribos de la terminal aérea, y que cuenta con un sistema de cámaras lectoras de patentes que permite verificar que los papeles de los vehículos (licencia, multas impagas y VTV, en otros) estén en orden, limitó notoriamente las operatorias ilegales e incrementó la rotación.

En Ezeiza, una situación similar derivó en una investigación que llevó más de un año y que concluyó con la detención de nueve personas acusadas de “asociación ilícita y extorsión”. El negocio fue denunciado por varios taxistas que recibieron aprietes e incluso amenazas de muerte, para pagar una especie de peaje que les permitía tomar pasajeros dentro del aeropuerto y no salir vacíos. Existía un recaudador y llevaban una planilla con lo que “debía” cobrarse a cada chofer.

​”En nuestra jurisdicción, lanzamos un Plan de Modernización para mejorar la movilidad de los vecinos y profesionalizar el servicio y trabajo de los choferes creamos BA Taxi, una app gratuita para pedir un vehículo desde cualquier lugar, y mejoramos la parada en Aeroparque. Con la implementación de la tarifa preestablecida en paradas de ascenso masivo, el usuario va a contar con un servicio más transparente y de calidad“, refirió Juan José Méndez, secretario de Transporte porteño, cuando se presentó la medida.

En el resto de la Ciudad, donde no opere el sistema de tótems, los choferes deberán seguir utilizando el taxímetro. Al menos hasta el segundo semestre de este año, cuando a medida que los taxis deban ir renovando sus licencias, se les exigirá equipar el auto con una tablet -que reemplazará al taxímetro- y una aplicación asociada (BA Taxi o cualquier otra aprobada por la Ciudad). Así, será obligatorio el uso del sistema de pedido de viajes digitales, al tiempo que todos estarán conectados con el nuevo Sistema de Gestión Integral de Taxis, que también será obligatorio.

Éste último servirá para validar que el vehículo de pasajeros tenga la licencia y la VTV al día, que el chofer esté habilitado y que no haya superado la cantidad de horas de trabajo permitidas por jornada. El pago con tarjeta de débito y crédito, que actualmente pocos usan, también será implementado.

 

Fuente:

Clarín

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

error: Contenido Protegido