La curiosa razón por la que los asientos de los buses tienen diseños «raros»

La curiosa razón por la que los asientos de los buses tienen diseños «raros»

Hay muchas cosas en nuestra vida cotidiana que tenemos tan implementadas en nuestra mente que forman parte de nuestro ser y las entendemos tal y como son. No solemos cuestionar nada sobre ellas ni intentar ver más allá, porque son lo que son, lo que vemos… Pero hoy vamos a intentar mirar las cosas de otra forma, puesto que hay cosas que tienen una razón de ser…

Pensá un momento en alguna actividad que hagas cada día, por ejemplo tomar el subte o el bus para ir al trabajo, a clase, a visitar a alguien… ¿No hay nada que os genere algún tipo de duda?

Por ejemplo, al entrar en un bus e intentar encontrar un asiento donde sentarse o si simplemente pensabas estar de pie durante todo el trayecto, seguramente te habrás fijado en lo simples (para qué nos vamos a engañar) que suelen los asientos.

Ya sea un bus público o un autobus con el que nos espera un largo viaje, ciertamente no suelen destacar por ser de un diseño atractivo de ver. Vale, no es algo de vital importancia, pero la verdad es que hay una razón que lo explica y que tiene mucho sentido.

Pues la razón por la que el diseño de los asientos es así es para esconder lo sucios que están. ¿No estas conforme? Espera, que lo contamos con detalle.

Los asientos están diseñados con unos algoritmos complejos de forma que nuestros ojos se distraigan de la suciedad y la porquería que hay en ellos.

A nuestros ojos puede parecer que siempre están relativamente limpios, pero en realidad en ellos hay muchísima porquería que solo podríamos ver si el diseño fuera simple, sin ningún patrón.
Fuente:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

error: Contenido Protegido