Terminan de incorporar colectivos y normalizan las líneas 112, 165 y 243 tras más de un año con problemas

Terminan de incorporar colectivos y normalizan las líneas 112, 165 y 243 tras más de un año con problemas

Llegaron 96 unidades y en los próximos días sumarán 19. Así, ya se achicó el tiempo de espera para unos 50.000 usuarios de la Zona Sur del GBA.

A poco más de dos meses del final de una huelga que paralizó todos los colectivos de Expreso Lomas por 35 días, la empresa está terminando la incorporación de nuevos colectivos para que, por fin, se normalice el servicio de las líneas 112, 165 y 243.

Lentamente los usuarios de los distritos de Lomas de Zamora, Almirante Brown, Esteban Echeverría y Lanús comenzaron a ver las mejoras, especialmente en lo que refiere a la frecuencia, un gran problema que ya venía generando infinidad de reclamos desde inicios de 2017, mucho tiempo antes del paro de abril pasado.

Ya sumaron 85 colectivos, la semana pasada otros 11 y en los próximos días esperan los últimos 19 coches necesarios para alcanzar el objetivo firmado al momento de levantar el paro: tener 115 vehículos más que los 60 existentes al momento de la huelga para poder cubrir los recorridos sin demoras.

La primera tanda de colectivos se habían dirigido a la línea 165 ramales 1 y 3, y a la 112. De los que llegaron en los últimos días, diez van al ramal 8 de la 165, que une Burzaco con Pompeya y tiene un recorrido especial a la estación de Lomas de Zamora. El colectivo restante irá al ramal “Loma Verde”, que conecta Pompeya y Malvinas Argentinas, en Brown. No son unidades 0 kilómetro, pero según los choferes “cuentan con aire acondicionado y están en perfecto estado”.

“Son usados pero mucho mejores que los que teníamos. Estamos mejor, mejoramos la frecuencia y tenemos unidades en condiciones, que andan bien”, puntualizó Patricio Alomo, chofer y uno de los portavoces de la medida de fuerza de este año.

El estado de los coches era otro de los puntos críticos para la empresa. No sólo los choferes se quejaban de eso. “Los colectivos estaban destruidos, la verdad que había algunos que no sabías cómo seguían andando. Ahora están mejor, no se rompen tan seguido hasta donde vengo viendo”, sostiene Luisa Gambeti, usuaria habitual de la línea 165.

Antes del conflicto, los choferes advertían que todos los días se rompían alrededor de diez colectivos. “Eso generaba demoras en zonas donde deberíamos pasar cada 10 minutos y lo estábamos haciendo cada 40, era insostenible. Se llegó al punto de que mandábamos 25 coches a arreglar y nunca regresaban”, afirma Alomo.

El paro de 35 días generó enormes contratiempos para los 50.000 usuarios de esos tres colectivos. Los choferes denunciaban vaciamiento y falta de pago en los salarios. En ese momento, la empresa Expreso Lomas se comprometió ante la Justicia a sumar unidades para volver a salir a la calle. Al momento de destrabar el conflicto la empresa recibió los primeros colectivos hasta completar 85. Esas unidades fueron entregadas por las compañías Mega Cars y El Puente.

Ahora se nota una buena aceptación de los vecinos al funcionamiento actual de las tres líneas. “Creo que la protesta dio sus frutos porque hoy espero el colectivo diez minutos como mucho, cuando antes estaba media hora o directamente me iba porque nunca venía”, destaca Julián, vecino de Esteban Echeverría.

“La mejora se nota porque realmente la situación anterior era un desastre. Los colectivos eran viejos y estaban muy deteriorados. La frecuencia también mejoró”, indica María Luisa, también vecina y usuaria frecuente del 165. En promedio, hoy los colectivos pasan cada 10 y 15 minutos contra los 40 que podían llegar a demorar antes del conflicto, cuando Expreso Lomas llegó a sacar a la calles sólo 60 colectivos.

No obstante, los choferes advierten que la situación de fondo no está solucionada: “Estamos funcionando, pero desde el grupo societario de la empresa siguen con denuncias y recusaciones a los jueces, una situación que también se dio durante el paro. En estos días supuestamente se iba a firmar un gerenciamiento pero denunciaron a la jueza y quedó todo trabado”, señaló Alomo en referencia a la denuncia “por vaciamiento” que varios choferes de la empresa presentaron al momento del paro . Y agregó: “Mientras nos paguen y tengamos los coches en condiciones, seguimos. Por ahora vienen habilitándolos y pagando los sueldos”.

 

Fuente:

Clarín

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

error: Contenido Protegido