Historias: la maldición de la línea San Vicente

0

El presente, el pasado, y el futuro se nos entrelazan, no sé si con un hilo rojo, pero con un hilo al fin. En estos momentos, muchos usuarios se ven afectados por el «Pase a Retiro» de la empresa San Vicente pordiversos motivos. Miles de usuarios se ven varados y no saben como llegar a sus respectivos destinos.Sin embargo, conozco un lugar, mi barrio, donde la noticia no fue tomada tan a mal…

Si siguen leyendo, sabrán por que….

Observando como «Cuentos de la cripta» han tenido tantas repercusiones, incursionaré en contar una de las vivencias mas extrañas -y a la vez violentas- que he tenido que presenciar, como periodista. Es algo común tener que presenciar tiroteos, o accidentes con heridos, pero si bien cualquiera que le toca vivir esos momentos como testigo ya le es difícil, imagínense lo que es para un periodista, y si la tragedia sucede en el propio lugar donde uno vive…son los momentos donde es muy difícil mantener la objetividad y la cordura, mientras van pasando los acontecimientos…tal cual lo que les voy a contar…

Corría el mes de marzo de 1994…era un día domingo a la madrugada. Yo lo recuerdo porque los domingos a la mañana hacía un programa de radio, y por razones de salud, el cual me impedía madrugar temprano, debía mantenerme en vela toda la noche, ya que si me iba a dormir iba a ser muy difícil poder cumplir los compromisos con ese medio de comunicación. Todavía era verano…hacía calor…para pasar la noche iba buscando y seleccionando el material, tanto musical como periodístico que iba a pasar en el programa. Claro que la noche era larga…y el programa solo tenía dos horas. Para pasar el tiempo, comencé a caminar por dentro de la casa, sin hacer ruido, ya que no quería despertar a mi familia. Como la noche estaba linda, decidí, tras observar por la ventana la calle, salir al jardín de mi casa. La noche estaba realmente apacible. No había un alma. Fue por eso que me atreví a salir del jardín de mi casa, y caminar hasta el borde de la calle. Cuando llego hasta el cordón, observo hacia ambos lados, y al ver la tranquilidad, doy la vuelta y regreso lentamente hacia mi casa. Una vez adentro, cierro los cerrojos de la puerta de entrada -a pesar que no había nadie-, y camino desde el living hasta la cocina. Todo esto que estoy contando habrá pasado en un par de minutos, o quizá menos.

Cuando llego a la cocina, el voraz sonido similar al de una explosión, proveniente desde la calle me paraliza, pero automáticamente vuelvo hacia la ventana que da a la calle para ver que había pasado. No se ve nada. Toda una nube tóxica de color negro no dejaba ver absolutamente nada. Fue cuando decidí salir, y vi, que justamente por donde yo había caminado hacia menos de dos minutos, un enorme colectivo -autobús para los de otros países que no sean Argentina-, había pasado por el mismo pasillo donde yo había caminado…sólo que en ese trayecto se llevó consigo tres árboles, un refugio de la parada de colectivos, y unos metros mas allá un automóvil que estaba estacionado sobre la vereda, y que justo un vecino había adquirido esa misma semana, para terminar estrellándose contra un local que estaba en el misma cuadra donde vivo…un par de minutos antes y me podría haber matado…el chófer, alcoholizado, perdió el control del vehículo luego de que pisara con el colectivo un lomo de burro, que se había formado por deficiencias en el mantenimiento de la calle, y provocó semejante desastre.

Todos los vecinos salieron a la puerta. «A mí se me vino encima el coche», le decía a la policía el chófer, a pesar que el auto estaba parado, sin nadie adentro y sobre la vereda. Fue preso en forma preventiva, no sé que sucedió con el luego…luego del siniestro hecho un vecino con una cámara de esas que se usaban en televisión o para videos sociales -las Super VHS- filmó el estado de como había dejado el colectivo de la Línea 79, los agujeros en la tierra donde antes habían árboles, el lugar donde ya no estaba el refugio de ómnibus, lo que había quedado del auto, que había quedado destruido y aplastado entre el colectivo y el comercio, que había quedado con una pared agujereada, y por último la trayectoria que el colectivo había llevado desde pisar el lomo de burro hasta el impacto final. Y la verdad es que no le fue difícil a pesar de ser de madrugada, ya que las marcas en el pavimento de los neumáticos delataban todo lo que había ocurrido. Días mas tarde, se supo que el vecino que filmó esas secuencias, había vendido las cintas a un noticiero de televisión, ya que alguno del barrio vio esa filmación en un programa informativo. A mí no me consta, pero eso fue lo que contaron.

Luego del tumultuoso hecho, no faltó quienes criticaron al camarógrafo que filmó el hecho, ya que, para muchos vecinos, actuó como un verdadero «pirata» que lucro con una tragedia de gente conocida. Yo recuerdo que también realicé una nota para el medio gráfico donde trabajaba. Pero en la nota que yo escribí no solo puse ese accidente, sino otro de un auto que, pisando ese mismo lomo de burro se había estrellado contra un poste de alumbrado destruyéndolo, y tan solo unos días antes. Pero, claro, no es lo mismo la repercusión obtenida por un medio gráfico que por la televisión, aunque sea el mismo hecho. No creo que en el barrio me haya leído la gente, ya que no hice propaganda de mi hecho, pero si, tanto el camarògrafo como toda su familia hicieron propaganda de esa filmación, ya que con eso también era una forma de promocionar otro negocio que hacían, que era filmar partidos de fútbol infantil y luego vender copias del partido a los padres de los niños. Un negocio que hacían gracias, un poco de promocionarse con una tragedia. En cambio yo hacía seis años que trabajaba en esto, es el día de hoy que los vecinos no saben a que me dedico -los recaudadores de impuestos sí, a pesar de todo-. Pero por ese y todos los factores, el accidente del interno de la línea 79 quedó grabado en la memoria del barrio, por la violencia inusitada y la voracidad de esas tremendas moles de hierro sin control…a pesar que solo el chófer recibió algunos rasguños.

Once años mas tarde, el asfalto había sido renovado en su totalidad. Aquella loma de burro erigida por el desgaste de la obra púbica había sido subsanada. De hecho, como la arteria era muy transitada, los accidentes no dejaban de ser moneda corriente en el lugar. Por esa razón, para evitarlos, o hacer que disminuyeran, el municipio decidió hacer una loma de burro, no donde estaba la otra, pero si a treinta metros del lugar, además de algunas otras para hacer que el tránsito disminuyera su velocidad. Porque lo cierto era que todos aún recordaban el estigmatizado accidente de la línea 79.

Otra vez domingo…otra vez de madrugada…muchos dicen que las historias no se repiten, pero este pareciera no ser el caso. Otro interno de la línea 79 se dirigía con la misma calle y hacia la misma dirección. Ya la loma de burro estaba treinta metros después de la original. El chófer no estaba ebrio. Pero lo cierto fue que la nueva loma de burro, a pesar de no haber sido por defecto, no había sido señalizada aún, ya que la otra no estaba terminada en su totalidad…otra vez el colectivo 79 pisa la loma…el chófer pierde el control, pero se mantiene sobre el asfalto…pero cuando va llegando a la esquina, aparece a toda velocidad un automóvil que habían robado unas cuadras antes…otra vez la sangre llegaba…otro impacto con hierros retorcidos…el colectivo aplasta al automóvil, matando al delincuente que lo había robado, y ahí otra vez el raid descontrolado lo lleva a estrellarse contra una vivienda…tan solo treinta metros del anterior impacto…entrando de lleno en el dormitorio de la casa del camarógrafo que había filmado el otro accidente…en el anterior casi me mata a mí, que había cubierto el accidente para la gráfica…esta vez fue el turno del pobre cámara, que de milagro no salió herido…curiosamente todos dejaron de hablar de los accidentes de la línea 79 en el lugar…será por el temor que vuelvan a suceder???

 

 

Fuente:

Artículo publicado en la sección «Rincón Literario» de AsíTodo

AsíTodo

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here