Luego de la polémica, aprobaron el ingreso de colectivos a Nordelta en medio de una sesión muy caliente

Luego de la polémica, aprobaron el ingreso de colectivos a Nordelta en medio de una sesión muy caliente

El Concejo Deliberante votó a favor de que la línea 723 entre al predio. Sin embargo, los vecinos tendrían 90 días para poner a prueba su propuesta alternativa.

Después de que la Municipalidad de Tigre propusiera que las líneas de colectivos entraran a Nordelta para mejorar el transporte público en la zona, los vecinos del lugar, descontentos con la medida municipal, presentaron un proyecto alternativo que ellos llaman «superador» y que propone combinar un circuito privado con el público. Este jueves la propuesta oficial fue aprobada Concejo Deliberante, en medio de una sesión extraordinaria muy caliente, donde hubo gritos de victoria por parte de empleadas domésticas, quienes estaban presenten en la sala y habían denunciado discriminación a la compañía de transporte privado.

Quién es el dueño de MaryGo, la empresa de ómnibus de Nordelta

Sin embargo, la Comisión de Transporte habría pactado con los vecinos un periodo de 90 días para que ellos puedan poner aprueba su propuesta y demostrar que funciona.

El proyecto presentado por los vecinos, llamado Estudio de Transporte Integral, combina el servicio público de la línea 723 con un circuito privado. Consta de dos etapas. La primera continúa con el servicio privado actual, proporcionado por Mary Go, pero con más frecuencias, cada 30 minutos, en la hora pico. Y una segunda etapa, la cual estará a cargo de la empresa Nordelta Río, cuyo trayecto combinará paradas en la puerta de todos los countries internos, más centros de transferencia público y privado.

La historia detrás de la 723, la línea de colectivos que quiere entrar a Nordelta

«El transporte interno será solventado enteramente por los vecinos«, contó a Clarín María Eugenia Tomasello, vicepresidente de la Asociación Vecinas de Los Castores.

Tomasello también asegura que la primera etapa, que es de transición, durará entre 90 y 120 días, hasta que se pueda implementar la segunda etapa, que será la definitiva.

«Dentro de Nordelta también habrá un circuito de bicisendas que conecten todos los centros de traslados. Además también vamos a ir implementando vehículos eléctricos al circuito interno para cuidar el medio ambiente», sostiene Tomasello.

Por otro lado, está la propuesta oficial de Municipio de Tigre, que busca dejar entrar al circuito interno la ruta pública de la línea 723. Esta idea generó un fuerte rechazo de los vecinos del lugar, quienes aseguraron que este proyecto generaría más inseguridad en la zona.

La sesión extraordinaria en el Concejo Deliberante para debatir los dos proyectos arrancó a las 10 de la mañana. «De aprobarse la propuesta oficial, nosotros vamos a pedir una prórroga de cuatro meses para acercar posiciones y adaptar el recorrido de la 723 al circuito interno de Nordelta», agregó Tomasello.

 

Fuente:

Clarín

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

error: Contenido Protegido