Buscan prohibir taxis y colectivos a nafta/diésel para el 2028 en la Ciudad

Buscan prohibir taxis y colectivos a nafta/diésel para el 2028 en la Ciudad

El proyecto todavía está en comisión, pero se espera que llegue a la Legislatura este año.

Tal como sucede en otras ciudades de Latinoamérica como Medellín, Bogotá y Santiago de Chile, la Ciudad de Buenos Aires busca imponer el uso de energía renovable en el transporte público. El proyecto, que ya ingresó a la comisión de Medio Ambiente de la Legislatura porteña, plantea prohibir a partir de 2028 la circulación de vehículos de transporte público que funcionen a nafta, diesel u otro combustible que no provenga de energías renovables. «Lo que busca es cambiar en 10 años el transporte público para que sea ecológico, con la idea de bajar la emisión de gases. Pero no sólo apunta a vehículos eléctricos, sino también a los híbridos y de hidrógeno», explicó Sergio Abrevaya, legislador porteño por el GEN y autor del proyecto.

De acuerdo al legislador, la Cámara Empresaria de Autotransporte de Pasajeros (CEAP) ya dio el visto bueno a la iniciativa. «En la Ciudad de Buenos Aires todas las líneas tienen la obligación de renovar su flota cada 10 años y ellos ya manifestaron que están dispuestos a hacer el recambio por unidades ecológicas», sostuvo.

Infografía: Así son los 4 modelos de colectivos eléctricos que circularán por Buenos Aires

Para esto, el proyecto prevé una serie de incentivos y créditos para las empresas. De esta forma, si se llega a aprobar, todos los taxis y colectivos que circulen por suelo porteño a partir de 2028 deberán ser eléctricos, híbridos o estar propulsados por hidrógeno u otro combustible no fósil.

En agosto de 2018 la ONU hizo un llamado a los países a América Latina a invertir en movilidad eléctrica. Según explicó el organismo, la región está «sufriendo una contaminación atmosférica muy fuerte en las ciudades» debido al incremento desmedido de la flota vehicular.

En 2024 todos los colectivos urbanos de Jurisdicción Nacional tendrán aire acondicionado

En este sentido, desde la ONU aseguran que si la flota actual de colectivos y taxis de 22 ciudades latinoamericanas fuera reemplazada inmediatamente por vehículos eléctricos, se ahorraría para 2030 casi 64.000 millones de dólares en combustible. Algunos de los países que tomaron la delantera en el tema son Colombia y Chile. Medellín, por ejemplo, prepara el despliegue de 1.500 taxis eléctricos para 2020, mientras que Santiago tiene como objetivo superar los 2.000 colectivos eléctricos en 2025.

Uruguay, por su parte, ya construyó la primera ruta regional con estaciones de recarga eléctrica a los largo de 300 km y eliminó de tasas de importación a los vehículos eléctricos de uso comercial, mientras que Argentina bajó los aranceles también para este tipo de autos de 35% a 2%.

 

Fuente:

Perfil

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

error: Contenido Protegido