San Vicente: los choferes denuncian despidos, mal servicio y patoteadas

San Vicente: los choferes denuncian despidos, mal servicio y patoteadas

Choferes de la empresa San Vicente, que involucra a 10 líneas de colectivos que unen a la zona sur del conurbano con la ciudad de Buenos Aires, denuncian despidos, patoteadas y pésimas condiciones laborales. Tras realizar una medida de fuerza por el despido arbitrario de un chófer, el próximo miércoles se movilizarán hacia la Secretaria de Trabajo de Burzaco. Solicitan la solidaridad del público usuario y de los trabajadores del sector.

La empresa San Vicente involucra a diez líneas de colectivos que unen a la zona sur del conurbano bonaerense con la Capital Federal. Luego de ser adquirida por el grupo DOTA -uno de los monopolios del transporte público de pasajeros-, sus trabajadores denuncian despidos, persecusión contra el activismo, vaciamiento y la reducción deliberada del servicio.

En el mes de enero, el directorio de la empresa San Vicente despidió sin causa a Ariel Bermúdez, chófer de la línea 79. Tras el hecho, y cansados de soportar las suspensiones arbitrarias, los trabajadores realizaron una medida de fuerza que abarcó los servicios de las líneas: 51, 74, 79, 177 263, 370, 385, 388, 435 y 503. Luego de la medida, los empresarios encuadraron el despido bajo el artículo 245 de la Ley de Contrato de Trabajo, abonandole la indemnización.

Pero el ataque de los empresarios contra los trabajadores no se detuvo con la medida de fuerza. Los choferes denuncian que el grupo DOTA persigue y despide a los activistas, y manifiestan que: “después de mandar a golpear a un chófer que terminó en cama, lo echan con parte médico. Este muchacho (golpeado y despedido) estuvo en la lucha por el compañero Bermúdez, dando la lucha contra el vaciamiento”.

El historial patoteril del grupo DOTA viene de larga data: en la Línea 60 fueron denunciados por mandar barras bravas del club Nueva Chicago y de despedir a 52 choferes sin causa; lo que desencadenó el lock out patronal de 42 días, en el año 2015. Además, en el medio, está metido el gremio, la Unión Tranviarios Automotor (UTA), quien mantiene una disputa con los empresarios de DOTA por las licitaciones del sector.

Consultados sobre los motivos del último despido, los choferes aclaran: “A este muchacho, Víctor Gianella, lo echan supuestamente porque él no quiere salir a trabajar, él lo que hace es cortar una unidad que no estaba en condiciones de salir a la calle y, por eso, le hacen un informe; a partir de ahí buscan echarlo. Los coches se cortan por problemas de freno, temperatura, falta de mantenimiento y problemas mecánicos: esto se hace para que no corra riesgo el transportado ni el chófer”.

Además de las suspensiones y los despidos arbitrarios, los choferes de la San Vicente denuncian que el grupo DOTA recorta servicios y frecuencias: “para que los pasajeros tengan que abonar dos boletos en lugar de uno, esperando más tiempo el colectivo”. Por esto, sostienen que no cortaran el servicio, a la vez que solicitan el apoyo del público usuario, denunciando a la CNRT y a la Secretaria de Trabajo. El próximo miércoles, 27 de febrero desde las 10 horas, se movilizarán hacia la sede provincial del Ministerio de Trabajo (Roca y 9 de julio, Burzaco).

 

Fuente:

ANRed

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

error: Contenido Protegido