El Impuesto Automotor con el que se financian los colectivos

El Impuesto Automotor con el que se financian los colectivos

El 96 por ciento del esfuerzo de los contribuyentes con autos de menos de una década va a parar a los colectivos.

«Estoy enojado porque con mis impuestos tengo que pagar el subsidio al transporte de un montón de gente; no uso el colectivo en la ciudad ni viajo en colectivo al interior, pero es una locura lo que ha llegado de Automotores este año; paren un poco”, se queja Antonio. Vive en Río Ceballos, trabaja en Córdoba y le llegaron de la Provincia 5.100 pesos por una Chevrolet Tracker, 79 por ciento más que en 2018.

Puesta la lupa sobre el caso, da lugar para múltiples miradas.

La Provincia de Córdoba cobra una tasa sobre los automotores que este año dio un salto fenomenal: como sigue la valuación que estipula Acara (Asociación de Concesionarios Automotores) y los autos en el año de la devaluación subieron entre 60 y 90 por ciento, el valor de los cedulones se disparó.

Para este año, se prevé recaudar 3.312 millones de pesos por Automotores, que provienen de los 683 mil autos que tributan en la provincia. En realidad, el parque automotor es más grande, pero lo curioso es que Rentas deja de cobrarles el impuesto a los autos con una antigüedad superior a 10 años, aunque en la ley impositiva para este año se agregó que los de alta gama seguirán pagando en el año 11.

En la Provincia explican que quien posee un “auto viejo” tiene baja capacidad de pago y resulta más costosa la gestión de cobro que lo que se recaudaría en sí.

Eso podría ser discutible. Podría leerse esa postura como un aliciente a no renovar el parque automotor, lo que explicaría en buena parte la razón de que autos muy deteriorados sigan circulando en la ciudad.

La Argentina recicla (lo que se conoce técnicamente como enviar al desarmadero) unos 80 mil autos por año, cuando las ventas totales están arriba de los 800 mil. El stock envejece cada vez más.

Un auto viejo seguramente posee menores condiciones de seguridad y de emisión de gases, dos cuestiones que afectan a quienes conviven en el mismo espacio vial. Es más, podría hasta plantearse a la inversa: que el impuesto sea mayor cuanto más viejo sea el auto, en una especie de incentivo a mantener la renovación.

El dato de este 2019 es que casi todo lo que se recaude de Automotores se destinará a financiar el transporte de pasajeros. ¿Y por qué? Porque la Provincia beneficia a alrededor de un millón de cordobeses con los diferentes programas de subsidios con esa orientación.

El más masivo es el Educativo, con 540 mil beneficiarios: es gratuito para estudiantes de todos los niveles y docentes durante el ciclo lectivo. Rigen dos viajes diarios para el transporte urbano, suburbano y de larga distancia.

El Boleto Obrero Social consiste en 16 pasajes mensuales gratuitos a quienes viajen distancias de hasta 60 kilómetros y no perciban ingresos que superen los 16 mil pesos netos. En la práctica, para quien viaja de lunes a viernes implica un subsidio del 50 por ciento.

El Boleto del Adulto Mayor consiste en 20 pasajes urbanos gratuitos al mes, ocho pasajes a distancias de hasta 60 kilómetros y dos para larga distancia. Se otorga a mujeres mayores de 60 y a hombres mayores de 65 y es universal, lo que significa que no importa la condición económica del solicitante.

En tanto, el Boleto Social beneficia a las 90 mil familias que hoy perciben la tarjeta social: les permite hasta 20 viajes urbanos sin costo al mes, en cualquier empresa y horario.

En estos cuatro programas, la Provincia invertirá este año 1.200 millones de pesos. El Educativo, con 759 millones, acapara el 63 por ciento del gasto.

Además, este año habrá subsidios directos a la red de 624 coches suburbanos que hace foco en todo el Gran Córdoba, y algo menos a los 574 interurbanos. La ayuda a estas 47 empresas con cuatro mil choferes llegará este año a 1.999 millones de pesos de la Provincia (más 1.236 millones que seguirá aportando la Nación).

Este esfuerzo fiscal es nuevo, porque la Nación retiró el subsidio al transporte y la energía desde 2019, atendiendo a un pedido expreso de los gobernadores, que veían un mayor beneficio para la provincia y para la ciudad de Buenos Aires.

A algunos les parecerá justicia redistributiva. A otros, una evidencia clara de que tantos programas gratuitos sólo se sostienen con mayor presión fiscal.

Lo cierto es que, siguiendo un razonamiento lineal, el 96 por ciento del esfuerzo de los contribuyentes con autos de menos de una década va a parar a los colectivos.

 

Fuente:

La Voz

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

error: Contenido Protegido