A pocos días de su inauguración, así se ve desde el aire el Paseo del Bajo

A pocos días de su inauguración, así se ve desde el aire el Paseo del Bajo

La autopista exclusiva para micros y camiones está casi terminada. La habilitarán en mayo.

Cuando el Paseo del Bajo esté habilitado, recorrer una extensión de 7,1 kilómetros que antes demandaba al menos 50 minutos, llevará 7 minutos. La velocidad ya se palpita en este video tomado desde un dron, en el que se ve a la autopista exclusiva para micros y camiones casi terminada. En su mayor parte, la calzada está lista y sólo faltan las demarcaciones. La obra finalizará este mes y a mediados de mayo será inaugurada.

El nuevo corredor vial se extiende desde la calle Brasil y la bajada de la autopista 25 de Mayo hasta el Peaje Retiro de la Autopista Illia, con un ramal de ingreso a la Terminal de Ómnibus de Retiro y otro que lo conecta con el Puerto de Buenos Aires.

La obra se dividió en tres tramos, uno de los cuales corresponde a los extremos sur y norte, donde se hicieron estructuras elevadas en altura, similares a las de los viaductos.

El viaducto sur empieza en el empalme con las autopistas 25 de Mayo y Buenos Aires-La Plata, desde donde parten 2 ramas de vinculación, a lo largo de 700 metros. Entre Humberto Primo y Carlos Calvo comienzan a perder altura. Mientras tanto, el viaducto norte es el nexo con la autopista Illia y los ingresos al puerto y a la Terminal de Retiro. Comienza a elevarse a la altura de la Avenida de los Inmigrantes y tiene una extensión de 2,3 kilómetros, hasta la autopista Illia.

El Paseo del Bajo se completa con un tramo de 1,5 kilómetro en trinchera semicubierta subterránea, entre Humberto Primo y Bartolomé Mitre, y otro de 2,5 kilómetros también en trinchera, desde Bartolomé Mitre hasta Córdoba. Allí se eleva para eludir un triducto pluvio-cloacal y, después, vuelve a descender para pasar por debajo de las vías ferroviarias y culminar en el inicio del viaducto norte.

La autopista tendrá 12 carriles: 4 de vía rápida y exclusivos para camiones y micros de larga distancia, que correrán en trinchera, soterrados y por viaductos de enlace. En la superficie, en donde ahora está el eje Madero-Huergo y Alicia Moreau de Justo, habrá ocho carriles para vehículos livianos.

Sólo en los cuatro carriles de la vía rápida para el tránsito pesado se cobrará peaje. El Gobierno porteño propuso una tarifa de $ 70, que el 15 de este mes será debatida en audiencia pública.

Será la primera autopista sin barreras del país: contará con peaje «free flow» en su totalidad. Habrá lectores de patentes y de Telepases que, a medida que pasan los vehículos, los dejarán registrados.

El costo de la obra alcanza los 650 millones de dólares, de los cuales 400 fueron aportados por un préstamo de la Corporación Andina de Fomento (CAF). El resto saldrá de la venta del playón ferroviario que está al lado de Catalinas Norte.

 

Fuente:

Clarín

GCBA

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

error: Contenido Protegido