Por reclamo de subsidios, los colectivos amenazan con no circular de noche por el GBA

Por reclamo de subsidios, los colectivos amenazan con no circular de noche por el GBA

Son más de 100 líneas provinciales y municipales. Las cámaras del sector le piden al Gobierno bonaerense que les pague la compensación tarifaria.

De concretarse la medida anunciada por las Cámaras que agrupan a las empresas de transporte público del Área Metropolitana de Buenos Aires (AMBA), desde el próximo lunes los usuarios de la franja nocturna podrían quedarse sin colectivos para volver a sus hogares. El cese de servicio entre las 22 y las 6 de la mañana alcanzaría a unas 110 líneas provinciales y comunales, y se da en medio de una puja con el Gobierno provincial por el pago de subsidios que ya acumula dos meses de mora.

«Se decidió suspender los servicios nocturnos porque son los más costosos, los más riesgosos y los de menor producción. Al no sacar las unidades son kilómetros que no se hacen, lo que también supone un menor gasto, además de que los sueldos nocturnos son más elevados. Recortando estos horarios las empresas buscan generar un ahorro para paliar la falta de pago de las compensaciones«, detalla José Troilo, presidente de la Asociación Civil de Transporte Automotor (ACTA).

La entidad que preside Troilo, junto a CETUBA, CTPBA y CEAP, nuclean al 95% de las empresas de colectivos que circulan por el conurbano bonaerense pero sin ingresar a la Ciudad de Buenos Aires. Son precisamente estas líneas las que, desde enero de este año y mediante una resolución emitida por el Gobierno nacional, deben ser subsidiadas por la Provincia.

«Hasta diciembre de 2018 la totalidad de las compensaciones tarifarias que se conocen como subsidios eran costeadas por el Estado Nacional. En enero esas cargas se transfirieron a la provincia, y desde entonces comenzaron los atrasos. Hay una porción del subsidio que cubre la comisión por el servicio del sistema SUBE, y ya van dos meses sin pagarla», especifica Troilo Ese porcentaje equivale al 7% de la venta de boletos en cada unidad y, según las cámaras, representa entre $ 95 y $ 100 millones de pesos al mes.

De avanzar con la suspensión del servicio nocturno, lo que definen como «una última instancia tras los incesantes reclamos de las cámaras», los choferes afectados a ese horario serán reubicados en las franjas de mayor demanda. En cuanto a los usuarios que alcanza la medida, quedarán a la deriva, obligados a manejarse en taxis o remises.

«Se mandaron cartas a la gobernadora María Eugenia Vidal de las que nunca hubo respuesta. Lo único que nos contestan es que tienen que negociar los pagos con Nación. Pero el Estado Nacional, por otro lado, nos advierte que la Ciudad, a la que también se traspasaron los subsidios de las líneas que circulan por territorio porteño, ya los está pagando por su cuenta», indican.

Fuentes del Gobierno bonaerense explicaron que con los subsidios operativos están «al día». En tanto, y según pudo averiguar Clarín, Provincia y Nación están analizando cómo compensar esa diferencia que existe desde marzo por los servicios de la SUBE.

Las últimas cifras conocidas, con fecha de junio 2018, referían una erogación cercana a los $ 26.200 millones destinados al subsidio del transporte público en el AMBA. De ese total, $ 16.752 millones se los llevaba el Gran Buenos Aires.

Más allá de la situación que describen, desde el sector descartan que la interrupción programada del servicio pueda extenderse al horario diurno. «Por el momento la decisión de las empresas es recortar la nocturnidad», refieren.

 

Fuente:

Clarín

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

error: Contenido Protegido