Santiago de Chile es la ciudad con mayor cantidad de buses eléctricos en el transporte público después de China

Santiago de Chile es la ciudad con mayor cantidad de buses eléctricos en el transporte público después de China

Un buque de carga masivo atracó en el puerto chileno de San Antonio a fines de noviembre, llevándose los primeros 100 autobuses eléctricos de China que los chilenos esperan que revolucionen su sistema de transporte público.

El ambicioso plan de Chile para enfrentar el notorio problema de smog de su capital, Santiago, incluye el despliegue de scooters eléctricos, automóviles y taxis, así como camiones para su uso en la industria minera.

Chile, rico en minerales, que no solo es el mayor productor mundial de cobre, sino también el segundo mayor productor de litio, un componente clave en las baterías de vehículos eléctricos, tiene como objetivo aumentar diez veces el número de vehículos eléctricos para 2022.

La ministra de Energía, Susana Jiménez, dijo a Reuters que el gobierno quería que los vehículos eléctricos representaran el 40 por ciento de la flota privada de Chile y el 100 por ciento del transporte público en las carreteras para 2050.

La iniciativa coloca a Chile a la vanguardia de la movilidad limpia en América Latina, así como entre los países en desarrollo de todo el mundo.

Pero representa un desafío significativo dado el precio persistentemente alto de los vehículos eléctricos y la escasez de puntos de recarga en el país. Chile tiene solo 40 estaciones de carga públicas, la mitad de ellas en Santiago, según el Ministerio de Energía.

Los entusiastas de la nueva tecnología prefieren centrarse en las ventajas de un motor limpio, como la reducción del ruido y la contaminación del aire, así como los menores costos de combustible.

Según el Ministerio de Transporte de Chile, los costos de operación y mantenimiento de un autobús eléctrico también son alrededor de un 70 por ciento menores que los de un motor diesel.

«Chile será el segundo después de China como una nación con la mayor cantidad de autobuses eléctricos en el mundo», dijo el presidente chileno, Sebastián Piñera, a principios de noviembre, cuando el gobierno recibió seis automóviles eléctricos BMW i3 destinados a uso ministerial.

Los estudios de McKinsey y Bloomberg respaldan sus afirmaciones: de los 385,000 autobuses eléctricos en la carretera en todo el mundo el año pasado, el 99 por ciento se encuentra en China.

Los Países Bajos y Gran Bretaña tienen más de 300 autobuses eléctricos cada uno, pero se distribuyen entre varias ciudades en lugar de concentrarse en una, como será el caso en Santiago.

La capital chilena tendrá 200 en total, dijo el gobierno. Los 100 que llegaron recientemente fueron fabricados por la firma china BYD Electronic International Co Ltd, financiada por la filial local de la empresa eléctrica italiana Enel X y serán operados por Metbus, una empresa privada chilena.

Otros 100 que se agregarán a la flota de Santiago están siendo financiados por la firma francesa de generación de energía Engie Energia Chile SA y fabricados por la china Zhengzhou Yutong Bus Co Ltd.

Otros países latinoamericanos se están dando cuenta.

La Ciudad de México tiene un mercado en auge en scooters y bicicletas eléctricas. También planea introducir entre 300 y 500 autobuses eléctricos.

Perú ha reducido el impuesto a la importación de vehículos eléctricos a cero, mientras que Colombia está convirtiendo los autobuses diesel públicos en motores no especificados y más limpios.

Si las flotas actuales de autobuses y taxis repartidos en 22 ciudades latinoamericanas fueran reemplazadas hoy por vehículos eléctricos, para 2030 se habrían ahorrado casi $ 64 mil millones en combustible, y se habrían bombeado al aire 300 millones de toneladas menos de dióxido de carbono equivalente, según un estudio de la ONU.

Chile ofrece exenciones a los vehículos eléctricos de los impuestos ambientales y las restricciones de tráfico, así como subsidios y licencias rápidas a los taxistas que cambian a autos más eficientes en energía, dijo el Ministerio de Energía.

El gobierno también está alentando a su industria minera a considerar el uso de camiones eléctricos, y la minera estatal de cobre Codelco anunció recientemente un plan piloto para introducirlos.

Pero la industria de los vehículos eléctricos sigue siendo incipiente en América Latina, en parte debido a los altos costos.

Un BMW i3 equivalente a los que están probando los ministros costaría alrededor de $ 60,000 en Chile, un costo prohibitivo para la mayoría de los automovilistas en un país donde el salario mensual promedio es de $ 410.

Matías Asun, director nacional de Greenpeace, dijo que al ritmo actual de penetración de vehículos eléctricos, el gobierno tendría que tomar medidas dramáticas para cumplir su objetivo de 2050.

«Nuestra pregunta al gobierno es esta: ¿a partir de qué año ya no permitirá que se vendan motores de combustión en Chile?», Dijo.

 

Fuente:

World Economic Forum

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

error: Contenido Protegido