Córdoba: 10 kilómetros, a los “bocinazos”, en hora pico: la frenética carrera del colectivero que llevó a una embarazada a dar a luz

Córdoba: 10 kilómetros, a los “bocinazos”, en hora pico: la frenética carrera del colectivero que llevó a una embarazada a dar a luz

Con los minutos contados, el chofer tuvo que cruzar la ciudad. Los pasajeros lo ayudaron sacando pañuelos por las ventanas.

Ezequiel Gamba y su pareja Romina subieron al colectivo de la línea 53 en la ciudad de Córdoba, sin imaginar que Felipe estaba a punto de nacer. Subieron, se sentaron y se relajaron pensando en que los esperaba uno de los últimos controles antes del parto. Pero a los pocos minutos todo cambió. Ella se descompuso y sólo atinó a decir que el dolor que sentía era muy fuerte y «no daba más».

De inmediato el resto de los pasajeros reaccionaron. Le avisaron al chofer, Mauro Giupponi, el héroe de esta historia, que había una embarazada a punto de dar a luz y la odisea comenzó. La frenética carrera para cruzar la capital cordobesa a las 7.30 de la mañana se puso en marcha con el rumbo claro: el hospital Misericordia.

No había alternativa: Mauro frenó el vehículo y anunció que cambiaba el recorrido para dirigirse al hospital porque la mujer estaba por tener a su hijo. Bajaron casi todos. «Cinco o seis se quedaron y me dijeron que me iban a ayudar», explicó el chofer al canal 12 de Córdoba.

La siguiente imagen es la de un colectivo «decorado» con varios pañuelos y telas blancas flameando desde las ventanas y a puro bocinazo para hacerse lugar en medio de una Avenida General Paz, plagada de coches.

Los autos le fueron abriendo paso y la extenuante recorrida llegó a su fin justo a tiempo. «Por suerte llegamos a destino, la mamá fue atendida y el bebé nació sin problemas. Fue una mezcla de nervios y después de alegría porque salió todo bien», expresó el colectivero, que cuando cumplió con su jornada laboral regresó al hospital con su mujer y un regalo para el recién nacido.

«Yo le quiero agradecer porque hizo un recorrido de una hora en 20 minutos», dijo Ezequiel el padre del niño, todavía emocionado tras el nacimiento de Felipe Nahitán que nació con 3,900 kilos.

Fuente:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

error: Contenido Protegido