Llega la instrumentación 3D a los vehículos y a los buses

Llega la instrumentación 3D a los vehículos y a los buses

Según el proveedor alemán Bosch, más grande, más atractivo visualmente y con más y más funciones, las pantallas digitales se están convirtiendo en una característica clave de las cabinas de los vehículos. Sus ingenieros creen que en las cabinas del futuro, las pantallas digitales jugarán un papel clave en la interacción entre los conductores y sus vehículos. Con sus nuevos productos de visualización en 3D, Bosch responde a esta tendencia.

Los productos utilizan tecnología 3D pasiva para generar un efecto tridimensional realista que permite captar la información visual más rápido que cuando se muestra en pantallas convencionales. «Las pantallas se están convirtiendo cada vez más en sistemas interactivos que pueden anticipar mejor las necesidades individuales de los conductores», dice el Dr. Steffen Berns, presidente de Bosch Car Multimedia. 

En su comunicado de prensa sobre esto, Bosch dice que las previsiones sugieren que el mercado global de exhibición de vehículos se duplicará de 15 mil millones de dólares (13.4 mil millones de euros) a 30 mil millones de dólares (26.7 mil millones de euros) para 2025 (fuente: Global Market Insights). Y Bosch cree que las pantallas se están convirtiendo cada vez más en sistemas interactivos. Berns: «Las alertas que parecen saltarse de la pantalla son mucho más obvias y urgentes». Al estacionar, además, la imagen de la cámara de visión trasera es más realista, permitiendo detectar obstáculos antes. Al navegar por los cañones de la calle, este efecto 3D también juega un papel decisivo, ya que la profundidad espacial de la visualización del mapa deja en claro de inmediato qué edificio marca el próximo giro. 

Los ojos son responsables del 90 por ciento de toda la percepción sensorial humana. Bosch cree que el futuro tiene que ver con la interacción entre usuarios y pantallas. Su cartera incluye aplicaciones de todo tipo, desde pequeñas y planas hasta grandes y curvas, y a veces en formas inusuales, como redondas o con esquinas recortadas. La interacción incluso puede tomar la forma de control de voz o táctil, este último también con retroalimentación háptica. Especialmente cuando los conductores del futuro dejen que su piloto automático conduzca, la interfaz hombre-máquina (HMI) será crucial para la interacción entre el automóvil y su conductor. 

Al navegar por los cañones de la calle, este efecto 3D también juega un papel decisivo, ya que la profundidad espacial de la visualización del mapa deja en claro de inmediato qué edificio marca el próximo giro. Los ojos son responsables del 90 por ciento de toda la percepción sensorial humana. Bosch cree que el futuro tiene que ver con la interacción entre usuarios y pantallas. 

Su cartera incluye aplicaciones de todo tipo, desde pequeñas y planas hasta grandes y curvas, y a veces en formas inusuales, como redondas o con esquinas recortadas. La interacción incluso puede tomar la forma de control de voz o táctil, este último también con retroalimentación háptica. Especialmente cuando los conductores del futuro dejen que su piloto automático conduzca, la interfaz hombre-máquina (HMI) será crucial para la interacción entre el automóvil y su conductor. Al navegar por los cañones de la calle, este efecto 3D también juega un papel decisivo, ya que la profundidad espacial de la visualización del mapa deja en claro de inmediato qué edificio marca el próximo giro. 

Los ojos son responsables del 90 por ciento de toda la percepción sensorial humana. Bosch cree que el futuro tiene que ver con la interacción entre usuarios y pantallas. Su cartera incluye aplicaciones de todo tipo, desde pequeñas y planas hasta grandes y curvas, y a veces en formas inusuales, como redondas o con esquinas recortadas. La interacción incluso puede tomar la forma de control de voz o táctil, este último también con retroalimentación háptica. 

Especialmente cuando los conductores del futuro dejen que su piloto automático conduzca, la interfaz hombre-máquina (HMI) será crucial para la interacción entre el automóvil y su conductor. ya que la profundidad espacial de la visualización del mapa deja en claro de inmediato qué edificio marca el próximo giro. Los ojos son responsables del 90 por ciento de toda la percepción sensorial humana. Bosch cree que el futuro tiene que ver con la interacción entre usuarios y pantallas. Su cartera incluye aplicaciones de todo tipo, desde pequeñas y planas hasta grandes y curvas, y a veces en formas inusuales, como redondas o con esquinas recortadas. 

La interacción incluso puede tomar la forma de control de voz o táctil, este último también con retroalimentación háptica. Especialmente cuando los conductores del futuro dejen que su piloto automático conduzca, la interfaz hombre-máquina (HMI) será crucial para la interacción entre el automóvil y su conductor. ya que la profundidad espacial de la visualización del mapa deja en claro de inmediato qué edificio marca el próximo giro. Los ojos son responsables del 90 por ciento de toda la percepción sensorial humana. 

Bosch cree que el futuro tiene que ver con la interacción entre usuarios y pantallas. Su cartera incluye aplicaciones de todo tipo, desde pequeñas y planas hasta grandes y curvas, y a veces en formas inusuales, como redondas o con esquinas recortadas. La interacción incluso puede tomar la forma de control de voz o táctil, este último también con retroalimentación háptica. Especialmente cuando los conductores del futuro dejen que su piloto automático conduzca, la interfaz hombre-máquina (HMI) será crucial para la interacción entre el automóvil y su conductor. Los ojos son responsables del 90 por ciento de toda la percepción sensorial humana. Bosch cree que el futuro tiene que ver con la interacción entre usuarios y pantallas. 

Su cartera incluye aplicaciones de todo tipo, desde pequeñas y planas hasta grandes y curvas, y a veces en formas inusuales, como redondas o con esquinas recortadas. La interacción incluso puede tomar la forma de control de voz o táctil, este último también con retroalimentación háptica. Especialmente cuando los conductores del futuro dejen que su piloto automático conduzca, la interfaz hombre-máquina (HMI) será crucial para la interacción entre el automóvil y su conductor. Los ojos son responsables del 90 por ciento de toda la percepción sensorial humana. Bosch cree que el futuro tiene que ver con la interacción entre usuarios y pantallas.

 Su cartera incluye aplicaciones de todo tipo, desde pequeñas y planas hasta grandes y curvas, y a veces en formas inusuales, como redondas o con esquinas recortadas. La interacción incluso puede tomar la forma de control de voz o táctil, este último también con retroalimentación háptica. Especialmente cuando los conductores del futuro dejen que su piloto automático conduzca, la interfaz hombre-máquina (HMI) será crucial para la interacción entre el automóvil y su conductor. y a veces en formas inusuales como redondas o con esquinas recortadas. 

La interacción incluso puede tomar la forma de control de voz o táctil, este último también con retroalimentación háptica. Especialmente cuando los conductores del futuro dejen que su piloto automático conduzca, la interfaz hombre-máquina (HMI) será crucial para la interacción entre el automóvil y su conductor. y a veces en formas inusuales como redondas o con esquinas recortadas. 

La interacción incluso puede tomar la forma de control de voz o táctil, este último también con retroalimentación háptica. Especialmente cuando los conductores del futuro dejen que su piloto automático conduzca, la interfaz hombre-máquina (HMI) será crucial para la interacción entre el automóvil y su conductor.

 

Fuente:

Bosch Press

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

error: Contenido Protegido