Una mujer de 90 años fue expulsada de un autobús y humillada por tener el boleto caducado

Una mujer de 90 años fue expulsada de un autobús y humillada por tener el boleto caducado

La nieta de Maria Graziani ha denunciado a través de Facebook el caso, que ha generado una ola de indignación.

Una pensionista de 90 años fue expulsada del autobús en el que viajaba y humillada por el supervisor porque su billete había caducado hacía unos días. Los hechos ocurrieron el pasado 6 de octubre en el municipio italiano de Carrara, en la región de Toscana. La mujer, Maria Graziani, se ofreció a pagar in situ un nuevo billete, pero el supervisor le dijo que lo acompañara para informar de la infracción para que fuera multada.

“Me trató mal y me hizo llorar: nunca me había sucedido en 90 años”, ha comentado la afectada al diario la Repubblica. La nieta de Maria Graziani fue quien se encargó de hacer público el caso a través de una publicación en Facebook dirigida al alcalde de la ciudad Toscana, Francesco De Pasquale. El post generó una gran indignación entre los usuarios de la red social.

La mujer se disculpó y pidió abonar el precio del billete

La mujer aseguró que suele coger el autobús todos los días, por eso siempre compraba el billete. No obstante, en octubre se olvidó de hacerlo. “Es cierto, ella no lo ha renovado, pero a los 90 años puede ocurrir un descuido”, comenta la hija de la afectada, que ha detallado que el revisor se dirigió a la mujer de manera brusca, acusadora, al tiempo que le ordenó que se bajara en la siguiente parada, que afortunadamente era la suya.

La hija de Graziani ha explicado que su madre, que ha enfermado, aún llora cuando recuerda lo sucedido. Además, ha detallado que la mujer se disculpó por el descuido y pidió pagar un nuevo boleto de autobús. La hija de la mujer multada también detalla que dos niños le ofrecieron un billete a su madre, pero le sugirieron que no lo cogiera porque procedía de dos menores. “Hay formas y medios para intervenir”, comenta la hija, “se necesita un poco de flexibilidad mental para comprender si el usuario es de mala fe o no”. Y concluye: “Esta actitud hacia las personas mayores es vergonzosa”. A pesar del revuelo que en redes ha suscitado el caso, la anciana deberá pagar 40 euros de multa.

Fuente:

La Vanguardia

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

error: Contenido Protegido