La historia del autobús Leyland Titán

La historia del autobús Leyland Titán

El Titán era un chasis con motor instalado en la parte delantera y diseñado para portar carrocería de dos pisos, pensado preferentemente para el mercado del Reino Unido, entre 1927 y 1969.

La afición en España por los vehículos históricos dista mucho de la que hay en otros países. Aquí han recurrido firmas comerciales para su publicidad o fines turísticos a autobuses ingleses, porque en España, a la hora de renovación de flota al finalizar su vida útil, pocos se salvan de ir a la chatarra.

Hoy nos vamos a referir al autobús de dos pisos, modelo “Titán”, de la firma inglesa Leyland, con frontal anterior y motor delantero. La versión de dos pisos con motor trasero, correspondería al Leyland Titán B15, desde 1976 a 1984. El Titán era un chasis con motor instalado en la parte delantera y diseñado para portar carrocería de dos pisos, pensado preferentemente para el mercado del Reino Unido, entre 1927 y 1969. Entre los mercados de exportación, tuvimos la suerte de contar con este modelo en España, el Titán PD2, seguido con el tiempo del PD3. En 1956, la longitud máxima en el Reino Unido para los autobuses de dos pisos se actualizó a 30 pies. La firma Leyland respondió con notable celeridad con el neo chasis PD3, que no era otra cosa que la versión alargada del PD2, saliendo a la calle en 1958, aireando su belleza carrocera y buen gusto.

La historia de los autobuses urbanos Leyland de Madrid se iniciaba en 1932 con los TD2. El primero recibió la matrícula M-43918 y la calca 1. Llevaban 20 asientos en el piso bajo y 25 en el superior. El cobrador solía atender de pie a los usuarios, y para darle el aviso al conductor de que continuara el trayecto, una vez apeados unos y admitidos los que aguardaban en parada, le decía de viva voz al conductor: “¡sigue!”.

En 1957, la Empresa Municipal de Transportes de Madrid, EMT, recibió 50 autobuses Leyland OPD2/6, carrozados por Weymann en Birmingham, con la típica media cabina de los anteriores de dos pisos, tipo Orion, volante a la derecha y motor al aire, tipo “tuerto”, que Pegaso imitó años después con dos modelos de su serie Z. De motor Tiger de 150 CV, las calcas iban desde el 651 al 700, y las matrículas fueron M-177xxx. Se trata de los últimos autobuses de dos pisos en Madrid, funcionando con el cobrador en pie, única entrada y a la voz ejecutiva del “¡sigue!”. Así pues, la era dos pisos madrileña finalizó con la adquisición de este medio centenar, recordando que la EMT también tuvo otras marcas de doble piso: “Aclo” (AEC), “Regent Mark III” y “Guy Arab III”.

Los últimos que circularon por Madrid solían verse, hacia 1972, prestando servicio en la línea 7, que partía desde la Red de San Luis hacia Hortaleza y Alonso Martínez. Cuando este narrador comenzó a viajar a Madrid, de niño, en los años 50 del siglo XX, le resultaba una gran ilusión subirse en los autobuses de dos pisos. Los niños pedían esto antes que otra cosa. Las películas españolas de la época (“Manolo, guardia urbano”, “Las chicas de azul”, “Las chicas de la Cruz Roja”, “La gran familia”…) dieron mucho lucimiento al Madrid de los 50/60 con una muy activa participación de los Leyland Titán.

 

Fuente:

Mi Clásico

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

error: Contenido Protegido