Uruguay: 1.000 Choferes se encuentran cobando seguro de desempleo y otros 850 de licencia ante disminución de la movilidad

Uruguay: 1.000 Choferes se encuentran cobando seguro de desempleo y otros 850 de licencia ante disminución de la movilidad

Crece la caída en la venta de boletos, que ya supera el 70%, tras las recomendaciones de hacer cuarentena en el hogar ante el avance del coronavirus.

El dirigente de la Unión Nacional de Obreros y Trabajadores del Transporte (Unott) José Fazio informó ayer que unos 1.000 empleados han sido enviados al seguro de paro y que otros 850 tomaron licencia por la caída en la venta de boletos. Estos últimos pertenecen en su totalidad a la empresa Cutcsa.

La movilidad en la capital del país se encuentra reducida a mínimos históricos tras las recomendaciones de hacer cuarentena en el hogar: la venta de boletos cayó 72% y la flota se redujo 35% (datos hasta el viernes pasado). En el interior, los guarismos son similares, al punto que algunos departamentos como Canelones han resuelto prestar servicios entre semana como si fuera domingo.

El viernes, el presidente de Cutcsa, Juan Salgado, dijo que las empresas manejan dos mecanismos para hacer frente a la crisis: hacer que los empleados tomen licencia o enviarlos al seguro de paro. Informó que la principal compañía de transporte colectivo de la capital no ha utilizado aún el envío al seguro de paro, aunque hay “850 funcionarios que están gozando su licencia anual”.

“Si esto se extiende, el segundo paso será la utilización del seguro de paro”, anticipó.

Según informó Fazio, Come envió a 150 personas a seguro de paro; Ucot a 220 y Coetc a 250. En cuanto a los suburbanos, Copsa envió a 350 al seguro, la empresa Tala Pando a 180 y Casanova a 110.

En el caso de Copsa, las medidas habían comenzado el pasado viernes cuando advirtió el fuerte impacto que venía causando la pandemia en sus servicios. Un total de 195 choferes y 155 empleados se vieron afectados. Pero además, la compañía decidió cerrar todas sus agencias.

Fazio agregó que el 50% de los trabajadores del taxi y el 50% de los remises corrieron la misma suerte.

Menos flota

Pese a que es notoria la menor cantidad de ómnibus en las calles, el viernes hubo quienes compartieron en redes imágenes de viajes en ómnibus atestados de personas, que no guardaban la distancia prudencial para evitar la propagación del virus.

La Intendencia envió una comunicación a las cuatro empresas de ómnibus que prestan servicios en la capital (Come, Coetc, Cutcsa y Ucot), instándolas a que la situación denunciada por los usuarios fuera corregida “de inmediato”.

En la carta, se señala que “la nueva red debe dimensionarse de modo tal que disminuya notoriamente el grado de ocupación de las unidades con respecto a un día habitual, generando condiciones de seguridad sanitaria en el traslado”.

Operativos de control

Tras los reclamos de los usuarios, la Intendencia de Montevideo pudo verificar situaciones en algunas líneas y recorridos que no se adecuaban “a los objetivos acordados en materia de capacidad del sistema”.

Durante la hora pico de la tarde del viernes, un equipo de la División Transporte de la IMM realizó un operativo de control en 1.069 servicios de 83 líneas (59% del total de líneas de la ciudad), para “dar rápida solución a los inconvenientes registrados en materia de sobreocupación y retiro de cortinas”. El personal de la IMM trabajó en 11 puntos, entre las 16:00 y las 18:00 horas.

El resultado del primer control fue que el 80% de los servicios inspeccionados no tenían pasajeros de pie, mientras que el 16% tenían hasta 10 pasajeros parados. El 4% tenía más de 10 usuarios de pie. En cuanto a las cortinas, el 81% de los servicios las habían retirado.

Como se informara, la IMM adoptó una serie de medidas a partir de las sugerencias hechas por su División Salud, con base en las recomendaciones generales del MSP y el Sistema Nacional de Emergencias.

Al finalizar los recorridos se realiza la higiene de la unidad con agua y jabón, y la desinfección con agentes de uso habitual (hipoclorito o cloro orgánico), haciendo especial hincapié en la desinfección de pasamanos, asientos y todas las superficies de contacto con pasajeros y personal del ómnibus.

También se ordenó mantener todas las ventanas y escotillas abiertas desde el comienzo hasta el final de cada viaje. Y retirar las cortinas, dada la imposibilidad de higienizarlas correctamente todos los días.

Fuente:
El País

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

error: Contenido Protegido