Mejoran las paradas de colectivos en una cuadra clave de San Miguel

0

Sobre Sarmiento, entre Balbín y Tribulato, arreglan veredas y accesos a los comercios. Allí paran seis líneas.

Con la última etapa de arreglos en la plaza Mitre, en San Miguel también comenzó la transformación de las cuadras de la calle Sarmiento donde está la mayoría de paradas de colectivos del centro comercial. “Estamos renovando las veredas del lado donde se detienen las principales líneas de transporte público. Debido al gran tránsito peatonal, queremos darles mayor seguridad y mejores condiciones a los que transitan por ahí”, explican desde el área de Obras Públicas de la Comuna.

La cuadra de Sarmiento, entre Tribulato y avenida Balbín (ruta 23) es desde hace años una de las más complicadas por la gran cantidad de colectivos que se detienen. Allí paran diferentes ramales del 53, 176, 182, 315, 440 y 740, y con señalización escasa, la gente suele esperarlos sobre la calle o amontonarse bajo las marquesinas de locales cuando llueve.

“Ahora, además de señalizar mejora, vamos a poner hormigón en las zonas donde se detienen los colectivos y veredas graníticas cerca de los locales”, agregan en la Comuna.

Antes de que comenzara la emergencia sanitaria por el coronavirus​, se estimaba que las tareas terminaran a mediados de abril. Aunque no hay precisiones sobre cuándo se retomarán y completarán los trabajos y pese al aislamiento social obligatorio, mientras tanto, mudaron las paradas y notificaron a vecinos y comerciantes. El 182 y 53 ahora frenan en Sarmiento, entre Tribulato y España; y el 740, 440 y 315 en Alem (paralela a las vías del San Martín), entre Tribulato y Balbín.

“Se informó a los comerciantes porque ellos también son parte de la obra, y muchas veces contribuyen dando información a los usuarios”, destacan las autoridades.

“Ojalá pongan también refugios techados, bancos y más cestos de basura, porque en la cuadra casi no hay y suelen haber largas filas que se mezclan con la gente que carga SUBE o quienes van a la oficina del gas”, dice Mariela Beraldi, vecina de Muñiz que toma el 53 rápido a Capital desde la calle Sarmiento porque “acá viajo sentada”.

En el barrio, peatones y comerciantes confían en que la obra sea una solución definitiva para la circulación caótica de gente.

 

Fuente:

Clarín

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here