Cuarentena día 53: colectivo retenido, choferes sin descanso

1

Un micro de larga distancia que salió de Ezeiza para trasladar repatriados con autorización del Ministerio del Interior quedó varado en la Terminal de Ómnibus santafesina por desacuerdos protocolares entre el mismo Ministerio y la CNRT, que obligó a los choferes a tomar su descanso reglamentario. Mientras, los pasajeros quedaron librados a su suerte.

“Se quiso dar a la fuga y los choferes no tienen descanso”, manifestó a El Litoral un agente de la CNRT. Se refería a al chofer de un micro con pasajeros repatriados que salieron desde Ezeiza con destino a distintos puntos del país, al que pretendía obligar a retroceder la unidad hacia la dársena de la Terminal de Colectivos de Santa Fe.

El conductor, en tanto, aseguró ofuscado: “Nosotros tenemos autorización de nuestro contratante, que es el Ministerio del Interior, donde dice origen y destino, ¿no saben que desde Ezeiza a Jujuy no llegás en doce horas?”. “Hacemos el servicio de los repatriados, que nadie lo quiere hacer porque tienen miedo a los contagios -prosiguió-; la empresa pone lo mejor de ella y pone a los conductores que queremos hacer patria para que puedan regresar a sus hogares, y demás es una de las pocas empresas que está poniendo la cara y el pecho a la situación”.

El conflicto, según indicó el chofer, se suscitó cuando los agentes de la CNRT presentes en la terminal santafesina los quisieron obligar a demorar la partida para tomar su descanso obligatorio. “Y pretendían que demos marcha atrás para volver al estacionamiento de la Terminal; es una negligencia del agente de la CNRT, ¿qué pasa si llegamos a tocar a alguna persona que viene caminando o algún auto estacionado?”, manifestó.

Sin embargo, los choferes cedieron ante el requerimiento de la autoridad y decidieron demorar la partida, lo que generó a su vez un conflicto con los pasajeros: “Yo vengo de Florianópolis y me avisó Cancillería que tenía un viaje hasta Buenos Aires y llegué a Ezeiza y a partir de ahí ha sido un periplo”, lamentó un hombre, visiblemente cansado.

A su turno, una mujer confesó a El Litoral que volvía desde Brasil hacia Mendoza y “ha sido toda una odisea”; “quienes teníamos que ser protegidos hasta llegar a casa porque teóricamente venimos de lo peor de la pandemia estamos donde nos ven, a expensas de las peleas entre la policía, la CNRT y todo lo demás”, reflexionó.

“Nosotros somos de Salta, somos cinco, estoy con mi mamá, mi hermano y dos amigos, fuimos a Miami, llegamos el 11 y tendríamos que haber vuelto el 25 de marzo”, explicó luego un muchacho. “Llegamos acá después de mil gestiones -continuó-, salimos el sábado 9 a la noche de Miami, llegamos a Ezeiza, nos metieron en un hotel, a la noche salimos, el Ministerio de Transporte hizo las planillas, aprobó todo y llegamos acá y el mismo Ministerio nos dice que el colectivo no está habilitado, que los choferes no pueden o no sé qué y nos tienen acá, sentados en el cordón”.

«Nos van a tener por doce horas, que no sabemos si nos van a dar comida, nos dieron un sanguchito a cada uno anoche y en ningún lado nos reciben, no nos dejan bajar al baño, acá tuvimos que bajar porque vamos a esperar doce horas pero no sabemos cúando nos vamos, si nos vamos con los mismos choferes…la prepotencia de los choferes, de los inspectores, esto es un desastre”, concluyó.

 

Fuente:

El Litoral

1 Comentario

  1. Y ahora se hacen los que quieren hacer que sea todo normal ,manga de corruptos hdp si hace más de 20 años que uta los adorna y todos hacen la vista gorda

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here