Alaska: Estaba de luna de miel, quiso llegar hasta el micro de “Into the Wild” y el río helado se la llevó, ahora las autoridades removieron el bus

0

Su cadáver fue encontrado 30 metros más abajo. Otro caso de cinco italianos terminó de definir la decisión. Lo retiraron con un helicóptero

Un sendero aislado y peligroso, en un Parque Nacional de Alaska (Estados Unidos) en el que no hay señal de celular y donde temperaturas llegan a descender por debajo de los 20 grados bajo cero. No suena nada tentador, pero el poder de la leyenda de Christopher McCandless lo transforma en un atractivo hipnótico para cientos de turistas que arriesgan su vida por llegar hasta allí cada año. ¿Qué hay? Un paisaje hermoso, un viejo micro abandonado y, por sobre todas las cosas, una historia de aventura, amor por la naturaleza y búsqueda de la felicidad encarnada por un joven que llegó hasta allí en 1992, tras dejar atrás la vida que llevaba y entregarse a la naturaleza.

McCandless perdió la vida por inanición en aquel lugar, después de haber sufrido una herida en un río cercano que lo imposibilitó de buscar ayuda. Fue encontrado dentro del micro, donde llevaba dos semanas muerto. A su lado había un diario con sus memorias que relataban su aventura, y lo convirtieron en un ícono popular que inspiró a miles de personas de todo el mundo. Su historia fue replicada en libros y ganó gran masividad a través de la película («Into the Wild») dirigida por Sean Penn en 2007.

Desde entonces es una gran inspiración para miles de personas que, a pesar de la complejidad del camino, las dificultades del clima y la imposibilidad de comunicarse en caso de algún accidente, tratan de llegar allí todos los años. Sin embargo, los accidentes y víctimas fatales que hubo en el lugar alertaron a las autoridades, que recientemente retiraron aquel viejo micro para tratar de que el afán por llegar hasta allí se detenga.

Into the Wild: Alaska analiza las medidas de seguridad mientras los fanáticos realizan viajes peligrosos en busca del autobús Christopher McCandless

Los turistas van hasta allí siguiendo el mismo recorrido Chris por el Stampade Trail, un sendero muy difícil de transitar junto al Parque Nacional Denali, que es atravesado por el embravecido río Teklanika, donde McCandless sufrió su herida que derivó en su muerte.

En febrero de este año comenzó el debate sobre lo que se podría hacer ante los recientes casos de accidentes. El más dramático lo protagonizó una pareja de bielorrusos de 24 años, que se encontraban de luna de miel por Alaska en julio de 2019. Trataron de cruzar aquel caudaloso río con cuerdas, pero Veramika Maikamava perdió el equilibrio y fue arrastrada por el agua. Su cadáver fue encontrado 30 metros más abajo.

Piotr Markelau, su marido, se convirtió en uno de los referentes de la discusión sobre lo que se podría hacer para aumentar la seguridad del mítico lugar. «La gente sigue viniendo a pesar de los numerosos accidentes que ha habido», señaló el hombre que propuso un puente para que se pueda cruzar el río. «Hacer que el cruce sea más fácil es una responsabilidad social. También es una forma constructiva y humana de aprender de la gente que falleció allí».

Sin embargo, ese no es el único problema. Las bajas temperaturas y las dificultades del terreno llevaron a muchas personas a quedar atrapadas necesitando ayuda urgente. Un puente no hubiera cambiado nada, por ejemplo, en el más reciente de los rescates, sucedido en los inicios de este año. Cinco turistas italianos fueron rescatados tras visitar el desvencijado micro, uno de ellos tenía los pies congelados. De acuerdo a los rescatistas, la gente no está preparada para semejante expedición.

En total se habla de cerca de 20 rescates a turistas que estaban al borde de la muerte y otro episodio fatal en 2010, cuando una turista suiza de 29 años también murió ahogada en el Teklanika. La acumulación de los casos, llevó a la determinación de las autoridades del lugar: el micro se va. «La decisión busca priorizar la seguridad pública», dijo este jueves el comisionado de Recursos Naturales de Alaska, Corri Feige.

El alcalde de Borough Clay Walker propuso la idea meses atrás: «Este autobús es muy importante para mucha gente», manifestó en febrero. «El reto que tenemos por delante es elaborar un plan que satisfaga a todos». En marzo, los funcionarios del distrito de Denali con sede en Healy, a unos 40 kilómetros del micro, votaron por unanimidad la iniciativa para removerlo.

La Guardia Nacional del Ejército de Alaska movió el micro como parte de una misión de entrenamiento «sin costo para el público o costo adicional para el Estado», dijo Feige.

En un comunicado, informaron que el autobús fue retirado utilizando un helicóptero de carga pesada. La tripulación garantizó la seguridad de una valija con valor sentimental para la familia McCandless, describe el mensaje. Además, se apuntó que el micro se mantendrá en un lugar seguro mientras su departamento sopesa las opciones para saber qué hacer con él.

«Alentamos a las personas a disfrutar de las áreas salvajes de Alaska de manera segura, y entendemos la influencia que este autobús ha tenido en el imaginario popular», declaró Feige. «Sin embargo, este es un vehículo abandonado y deteriorado que requería esfuerzos de rescate peligrosos y costosos. Más importante aún, les estaba costando la vida a algunos visitantes».

Los familiares de McCandless y el autor de su biografía Jon Krauker habían mostrado su rechazo a las ideas de cambios. El escritor dijo que se sentía «entristecido y horrorizado» por las muertes de gente que trata de cruzar el Teklanika. Pero que no le convencía mucho la idea de construir un puente y tampoco la de trasladar el vehículo a otro sitio porque no cree que eso resuelva el problema.

«No sé qué se puede hacer respecto a estos ‘peregrinos’ que no están preparados, se meten en líos y mueren o deben ser rescatados», expresó en un correo electrónico a la agencia AP. «No me opongo a que trasladen el bus o construyan un puente si esto va a resolver el problema. Pero me siento escéptico respecto a esas dos propuestas».

Carine McCandless, hermana del protagonista de la historia, sostuvo que la gente seguirá yendo al sitio donde falleció su hermano. ¿En qué se basa? Todos los días recibe mensajes de gente de todo el mundo que se identifica con la historia de su hermano y comprende por qué siguen tratando de repetir su viaje.

«No siguen los pasos de Chris, sino que escriben su propia historia, por más que no lo entiendan en ese momento», manifestó. «En cuanto al atractivo del micro, no es el micro lo que los llama. Si fuese trasladado a otro sitio, pondrían alguna marca allí y seguirían yendo al sitio original».

El micro está ubicado a poco menos de un kilómetro del Parque Nacional Denali. Según el Departamento de Recursos Naturales era de la década del 40 y fue utilizado por una empresa de construcción para alojar a los empleados durante el trabajo en una carretera de acceso en el área. Fue abandonado cuando el trabajo se terminó en 1961.

 

Fuente:

Reuters

AP

Clarín

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here