Uruguay: Se cumplieron 65 años de la tragedia del ómnibus N° 216 de la empresa ONDA

0

El 18 de Julio de 1955, el ómnibus de onda número 216 quedó atascado en un puente, cuando el arroyo santa Lucía tenía una gran crecida, después de muchas horas resistiendo el autobús de onda termina arrastrado por la crecida, murieron 27 personas.

Algunas imágenes del accidente del interno 216

 

A continuación les dejamos un relato de un testigo de hecho, el Soldado López (Pancho). La publicación fue realizada por su nieto, Jonathan Lopez:

A 65 años de la tragedia del ómnibus Nro 216 de la empresa ONDA, que marca a San Ramón como participe, tengo el orgullo y honor de tener a mi abuelo como testigo de aquel fatal hecho, que se cobro la vida de 25 personas, siendo así el mayor siniestro de carretero registrado en la historia uruguaya.
Cada poco tiempo mi abuelo me cuenta lo que se vivió esa fría noche del 18 de julio de 1955.
Con tan solo con 20 años de edad “Pancho” (como así conocen a mi abuelo) prestaba servicio como soldado del Grupo de Artillería Nro 4, que en aquel entonces estaba ubicado en ésta localidad.
Se tocó “tropa y bota silla”, que consistía en ensillar y montar a caballo, procediendo bajo el mando del Mayor Rivas Gómez.
Una vez en el río, las autoridades presentes se dieron cuenta que los equinos no serían de utilidad, por lo que retornaron y volvieron “pie a tierra”. El Mayor ordenó a realizar una cadena humana, pero la corriente era demasiado fuerte y era imposible llegar al ómnibus, que se encontraba barado del lado del Dpto. de Florida.
Pidieron 20 voluntarios, los cuales dieron un paso al frente, entre ellos el Soldado López (Pancho), el Mayor dio la orden de cruzar al otro lado, por el puente ferroviario, el cual no es inundable, pero al momento de cruzar un tren de carga se aproximó y 18 de los voluntarios retrocedieron continuando adelante el Sargento Cuello y el Soldado López, los que pudieron llegar a orillas del Dpto. de Florida.
Una ves en tierras floridences comenzaron a caminar hacia el ómnibus pero la fuerte corriente los venció.
Aquella noche el Sargento Cuello y el Soldado López ayudaron a descender a dos Señoras que habían sido rescatadas por dos civiles en canoa, los valientes de aquella noche Héctor Ferres y Salvador Fierro, arduos conocedores del Río Santa Lucía, quienes en una canoa, arriesgaron sus vidas para rescatar a los tripulantes del ómnibus de ONDA.
La noche transcurrio y los intentos para rescatar a los pasajeros fueron infinitos, Bomberos, Policías, la Armada, el Ejército y la Fuerza Aérea con su primer helicoptero, que participó de su primer intervención rescatando a unos de los Bomberos.
La noche acababa y los medios se agotaban, finalizando con el trágico y esperado hecho, el ómnibus con 25 de sus 41 pasajeros cae al fondo del río Santa Lucía.
A 65 años de aquella trágica noche, mi abuelo lo recuerda como si fuera hoy y a mi personalmente me llena de orgullo, porque el Soldado Francisco López fue voluntario y arriesgo su vida para intentar salvar la de otros, como lo hicieron muchos esa noche, pero el Soldado López no sabía nadar, si, mi abuelo nunca supo nadar y con 20 años demostró su valentía, su vocación de servicio y su compromiso como soldado.
Y este es mi pequeño homenaje para las víctimas, para los que participaron del rescate y para mi abuelo, que para mí es y va a ser siempre un héroe.
Por último, una entrevista donde se cuenta la historia de la empresa ONDA y como llegó a su fin.
El viaje final fue realizado por el interno 318 , un “Camello”, desde la Plaza Independencia de Montevideo hasta el Pueblo de San Gregorio de Polanco el 20 de Julio de 1991.
Fabián Iglesias cuenta la historia de la empresa y brinda datos muy curiosos
Fuente:
Jonathan Lopez, el nieto de Francisco “Pancho” Lopez

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here