La odisea de viajar a Mar de Ajó en 1952, contado en primera persona

0
Micro de la empresa San Miguel encajado producto de la crecida del mar, foto de los años 50 gentileza de Ladislao San Miguel, publicada por Adriana Pisana en su libro “Desierto de mar: historias de otros tiempos en las playas de ajó”.

Una verdadera travesía que duró unas 36 horas con una sucesión de inconvenientes increíbles. Fallas técnicas, lluvias intensas, crecidas del mar y mucho más en una anécdota con un gran valor histórico.

Un lector envió la historia de un hombre que contó, con lujo de detalle, la aventura del recorrido realizado el verano de 1952.

La crónica del viaje de vacaciones narrado en primera persona por César Carballeda, fue publicada en 2013 por BusArg y cuenta cómo fue el recorrido con destino a Mar de Ajó.

Foto de tres ómnibus marca Ford, ACLO y Chevrolet, tomada en 1943 – Geronimo Gnecco

“Les escribo para contarles un viaje-odisea a Mar de Ajó en el año 1952. Mi hermana mayor se encargaba de programar las vacaciones y los destinos. Ese año se le ocurrió visitar Mar de Ajó, pues tenía referencias de sus hermosas playas. Fue así que un mes de enero, con mi otra hermana, una amiga de ellas y mi primo hermano Rogelio que tenía 15 años, salimos de viaje rumbo a esas playas.

Mi hermana había sacado los pasajes en la empresa San Miguel, que salía de la calle Güemes, a una o dos cuadras de Plaza Italia. Debíamos viajar a las 23.30 hs. Yo vívia en el pasaje La Fronda entre Gavilán y Boyacá. Recuerdo que mi primo llegó a casa acompañado por mi tía, en un taxi Mercedes Benz de 1950 (N. de la R.: seguramente un “Hormiga Negra”) y, en la puerta de mi casa, veo aparecer desde Juan B. Justo al taxi con un… ¡Baúl! en el techo.

Bajaron mi tía y mi primo -con saco blanco y corbata- y el insólito baúl que se habría por la mitad. De un lado se colgaban los sacos y del otro se acomodaba el resto de la ropa. A las 22 hs mi padre, siempre preocupado por estar a horario, dio la orden de partir; fue a buscar dos taxis y nos repartimos los cinco que viajábamos y mis padres.

Eran dos autos enormes, Plymouth uno y Chevrolet 51 el otro. A la hora de salir de casa empezaron los truenos y relámpagos que anunciaban una gran tormenta. Llegamos a la estación de Güemes, que no era otra cosa que un viejo corralón con una estrecha entrada a la izquierda de un local. El acceso era empedrado y al fin de ese “pasillo de entrada” un espacio como para tres micros, con alero a la izquierda y al frente.

Coche típico de la empresa San Miguel a comienzos de los ’50, que en este caso es un Ford. Si bien no era una unidad muy antigua (es de alrededor de 1946) su diseño sí lo era, gracias a los nuevos modelos de micros que se importaron, sobre todo desde los Estados Unidos, a fines de la década de 1940. Aquí lo vemos descansando junto a un hotel de la Costa Atlántica, probablemente de la localidad de Mar de Ajó. (Foto: Publicación desconocida – Colección Jorge Arcuri)

Esperamos un tiempo largo, pues habíamos llegado un poco temprano. De pronto ingresó un micro frontal, con puertas plegables a derecha e izquierda, con capacidad de 28 pasajeros sentados, puerta de emergencia trasera con dos ventanitas a cada lado de la misma. Era amarillo en el techo y verde abajo -similar a los colores del Micro Mar- tenía portaequipaje en el techo y la correspondiente escalerita a la derecha de la puerta trasera, la cual permitía subir el equipaje.

Empezaron a cargar el portaequipaje: primero con cajones de bebidas y distintas provisiones para el hotel San Miguel, propietaria de la empresa de transporte de pasajeros. Una vez que completaron esta carga, llegó el turno de nuestros equipajes y no se imaginan el asombro de los changarines cuando tuvieron que cargar el baúl de mi primo.

Terminaron con esto cerca de las 23.25, se acomodó el pasaje y como al costado de nuestro micro había otro marca Chevrolet, motor delantero, modelo 1947, el nuestro tuvo que salir de culata. El pasillo era tan estrecho que prácticamente las paredes casi raspaban las ventanillas.

Cuando estuvimos por fin en la calle Güemes, se largó una lluvia torrencial. El micro buscó la avenida Santa Fé, dobló en Pueyrredón, siguió por su continuación Jujuy hasta Brasil, giró a la derecha por Vélez Sarsfield hasta Amancio Alcorta, por la cual dobló a la izquierda hasta el hospital Rawson. Luego tomó Barracas y cruzó el viejo Puente Pueyrredón, para ingresar a Avellaneda.

A esta altura la lluvia era tan intensa que los pasajeros que estaban en los últimos asientos tuvieron que venir para la parte delantera, porque filtraba agua por el techo. El micro era una catramina lenta y tardamos una eternidad en llegar a la ruta 2. Ya en la misma, los relámpagos iluminaban la noche, mientras nos pasaban los Aerocoach de Micro Mar, los Parlor Coach G.M.C. de El Cóndor, los Beck de Pullman Atlántico y los frontales de Costera Criolla como si estuviésemos parados.

Los viajes por la playa de diferentes tipos de servicios -desde locales cuasi urbanos hasta de larga distancia- fueron algo usual hasta bien entrados los ’50, debido a la carencia de una ruta bien conservada que uniera a los diferentes balnearios. Y no fueron privativos de las playas del actual Partido de la Costa: aquí vemos un coche de la empresa Almar, en este caso carrozado por la Cooperativa San Martín sobre un chasis Ford del tipo Guerrero, que cumplía algunos de sus recorridos locales circulando por la playa. (Foto: Herman Parini)

Como a las 3 de la mañana vimos unas luces: eran las de Atalaya. El cansancio y el sueño hicieron que el pasaje viera este parador como un oasis en el desierto. Los chóferes anunciaron que parábamos 15 minutos y todo el pasaje bajó no solo para comer las deliciosas medialunas y tomar un café con leche, si no también para hacer sus necesidades fisiológicas.

Transcurridos esos minutos, re-emprendimos el viaje y, a las 7 de la mañana, llegamos al parador de Dolores. Allí estaban, estacionados, varios micros de la Río de la Plata y un Leyland imponente, frontal, de color azul, de la Empresa El Alba. Todos tenían con destino a las playas de Ajó.

Desayunamos y los chóferes decidieron partir a pesar de las advertencias que les hicieron los colegas de las otras compañías sobre la ruta de tierra que comenzaba solo a dos kilómetros del parador, una vez que se cruzaban las vías ferroviarias: estaba intransitable.

Pero nuestro micro debía seguir, pues llevaba las provisiones para el hotel. Tras los dos kilómetros de asfalto, llegó la tierra y el comienzo de la odisea. Era un barrial impresionante que, a poco de abordarlo el micro se encajó. Para sorpresa del pasaje, aparecieron paisanos a caballo que lo sacaron del empantanamiento.

Hicimos unos cuantos kilómetros bailando de un lado a otro por la huella, hasta que se rompió un palier. Parados en el medio del campo, uno de los chóferes abordó un carro que pasaba por el lugar para ir a buscar un palier de reemplazo. Luego de dos horas de espera, volvió acompañado de un mecánico que colocó el palier nuevo y seguimos viaje.

Micro de la empresa San Miguel encajado producto de la crecida del mar, foto de los años 50 gentileza de Ladislao San Miguel, publicada por Adriana Pisana en su libro “Desierto de mar: historias de otros tiempos en las playas de ajó”.

Ya estábamos cerca del mediodía cuando se volvió a encajar. Los chóferes pidieron al pasaje que se baje para empujar el micro. Mi primo, con su impecable saco blanco de verano, se ubicó para empujar en la parte trasera izquierda con tan mala suerte que de la mano contraria venía un camión a toda velocidad, para no encajarse: lo llenó de barro, adiós saco blanco… toda su vestimenta era marrón .

Reanudamos el viaje; a cada tanto nos encajábamos en el barro, pero aparecían los paisanos, nos sacaban y se repetía la historia hasta que, por fin, divisamos un caserío a la derecha del camino, una iglesia, una pulpería, y otras dos o tres casitas más. Paramos en la pulpería para alimentarnos, estábamos en Villa Roch, poco antes de General Conesa.

Reanudamos el viaje y a pocos metros cruzamos un arroyo, a través de un viejo puente que crujía bajo las ruedas del micro. Seguimos haciendo kilómetros, encajándonos y siendo liberados por los paisanos hasta que empezó a caer la noche. A eso de las 21 hs, con el pasaje cansado y hambriento, el micro se encajó poco después de pasar el cementerio de General Lavalle, en el cruce de la ruta en el cual se debía tomar a la derecha para hacer unos 20 kilómetros, para luego doblar a la izquierda y rumbear para el acceso a la playa por Santa Teresita.

Los chóferes nos dijeron que iban a General Lavalle, para llamar al hotel e informarles que estaban retrasados por el estado de la ruta. El tiempo pasó, los chóferes no regresaron y entonces los hombres del pasaje decidieron ir a la entrada de una estancia a un kilómetro de la ruta, contar lo que nos pasaba y pedir que los acercaran a General Lavalle para localizar a los chóferes.

Mientras esto sucedía, la gente gaucha de la estancia le dijo al pasaje que bajara, que nos iban a preparar corderito asado hasta tanto pudiésemos reanudar el viaje. Las mujeres nos hicieron subir a mí y a mi primo al portaequipaje para bajar los cajones de bebida y así aportar algo al asado gratuito que nos brindaban los lugareños. Disfrutamos de un hermoso asado, volvimos al micro como a las 3 de la mañana y a eso de las 8 am llegaron los hombres trayendo por la fuerza a los chóferes… que se habían ido a dormir a un hotel de General Lavalle.

Chevrolet de la empresa San Miguel entrando por primera vez por avenida Stella Maris hasta la calle 8. Cuando se inauguró esta arteria dejó de circular por la playa.

Los paisanos desencajaron el micro y re-emprendimos el viaje. Llegamos a la playa de Santa Teresita y tuvimos que esperar que bajara la marea –los chóferes tenían una tabla con el horario de las mareas– para reiniciar el viaje esta vez a través de la playa. Cruzamos por debajo del muelle de pescadores que aún se conserva en Santa Teresita, seguimos varios kilómetros por la playa hasta que en el medio de los médanos apareció, por fin, la figura del Hotel San Miguel, un hermoso edificio de dos o tres pisos y techo de tejas.

Allí paró el micro para descargar lo que había quedado de las provisiones y seguir hasta Mar de Ajó. Al mediodía llegamos a destino, ¡luego de treinta y seis (36) horas de viaje!. Mi hermana le preguntó a un lugareño donde estaba la parada de taxis y éste le señaló un sulky de carrocería de paja: ése era el taxi.

Ocupamos tres sulkys, dos para los pasajeros y el restante para el baúl de mi primo. Debíamos ir a la hostería “El Caballito Blanco” que está a unos dos kilómetros del pueblo en dirección a Pinamar. En ese paraje estaba esta hostería, el Hotel Silvio, la comisaría y una casa que era la curiosidad de la gente pues se asemejaba a un barco.

Cuando le contaba a mis hijos y a conocidos que habíamos tardado 36 horas en llegar a Mar de Ajó no lo podían llegar a entender. Claro, como iban a creerlo si hoy se viaja en muy pocas horas…

Odisea aparte, este viaje fue, es y será un recuerdo imborrable mientras viva“.

Imagen publicitaria de 1950 que reza: “La suave y vasta playa de San Clemente del Tuyú propicia para el descanso y solaz del bañista“.

 

 

Fuente:

MDA

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here