Rosario: La crisis del transporte apura la fusión de líneas y la eliminación de recorridos

0

Están en carpeta la unión de las 121, 123 y 140 y la suspensión de la 127 para reforzar la Q. La idea es recorrer menos kilómetros diarios.

Con el claro objetivo de rediseñar el sistema de transporte público de pasajeros y sacarlo de una grave crisis económica que se profundizó con la pandemia, en los despachos oficiales ya circulan documentos que contemplan la fusión de líneas y la eliminación de otras para terminar con la superposición de recorridos y ahorrar.
 Según pudo sabe La Capital, entre esas fusiones se alistan las de las líneas 121, 123 y 140, lo que representaría un ahorro de unos 560 kilómetros por día, y la suspensión de la línea 127 para reforzar la Q, lo que implicaría un ahorro de 525 kilómetros diarios.

Los detalles finos del plan que se prevé comenzar a implementar luego de las fiestas de fin de año, tal cual se anunció oficialmente, serán analizados este miércoles por los integrantes de la comisión de seguimiento en la emergencia del transporte urbano de pasajeros, que plasmará ese día su segundo encuentro oficial.

El objetivo es claro: hay que fusionar líneas para intentar lograr hacer más eficiente el servicio y adaptarlo a la nueva demanda de pasajeros que implicó la pandemia de coronavirus.

Además, mientras se ajustan recorridos para acomodar la situación financiera del servicio, hay indicadores que empiezan a preanunciar un aumento de la tarifa. Es más, en la ciudad de Córdoba, con un sistema de transporte que suelen mirar de cerca los funcionarios rosarinos, ya se anunció que el boleto aumentará un 35 por ciento a partir del 1º de enero.

La potestad del intendente Pablo Javkin para retocar la tarifa sin tener que recurrir al Concejo Municipal comenzará a partir de febrero. En tanto, por estos días se están definiendo la liquidación del aguinaldo a los choferes de colectivos, en pleno contexto de discusión paritaria.

Bajo análisis

Este miércoles se concretará el segundo encuentro de la comisión de la que participan los concejales Eduardo Toniolli (Frente de Todos); Fabrizio Fiatti (Creo); Pedro Salinas (Ciudad Futura) y Germana Figueroa Casas (Juntos por el Cambio). También participarán de ese cónclave referentes del Ente de la Movilidad y de la empresas concesionarias privadas Rosario Bus y El Cacique, junto a la estatal Movi, y está previsto que se sumen directivos de la Unión Tranviarios Automotor (UTA) Rosario.

Allí se volverán a analizar varios factores. Entre ellos, el estudio que elaboró la Secretaría de la Movilidad, donde se establece que de las 44 líneas que posee la flota local, las 15 con mayor demanda concentran el 63 por ciento del total de pasajeros y recorren el 54 por ciento de los kilómetros.

Pero también un contexto laboral que sigue generando inquietud. En el primer encuentro concretado la semana pasada, la titular de Movilidad, Eva Jokanovich, recordó que a lo largo del año apenas se recibieron en concepto se subsidios 8 cuotas de 105 millones de pesos, de las 12 esperadas; más 2 cuotas de 87 millones de parte del gobierno nacional.

Por eso, Javkin estaba a la expectativa del arribo de más subsidios de parte del gobierno nacional en medio del pago de los aguinaldos a los choferes y en conversaciones paritarias. La UTA dijo en su momento que no habría más medidas de fuerza, al menos por lo que resta de diciembre.

En los últimos diez meses el panorama financiero del sistema local es desesperante, con más de mil millones de pesos en pérdidas. De un servicio que se licitó con una escala de 600 mil pasajeros por día, se cayó en la prepandemia a 450 mil usuarios y en la actualidad a duras penas se llega a los 100 mil.

“Aguardamos que en esta segunda reunión podamos tener acceso a información más precisa sobre los cambios de recorridos y las líneas que piensan unificar. Y aún cuando las potestades de la comisión son limitadas, porque lamentablemente no se nos habilitó para tener un rol más decisivo, vamos a controlar el impacto de los cambios propuestos sobre la movilidad de los rosarinos, y eventualmente plantear nuestras divergencias. Los usuarios no pueden ser el pato de la boda del ajuste de las empresas”, sostuvo el concejal Toniolli.

Así las cosas, el sistema de transporte avanza hacia un rediseño que intentará sacarlo en parte de la profunda crisis que atraviesa.

Está más cerca la suba del boleto

Si se toma a Córdoba como espejo, la Municipalidad de esa ciudad confirmó la semana pasada que a partir del 1º de enero el boleto del transporte urbano costará 43 pesos. Así, la suba se ubicará en el orden del 35 por ciento en relación a los 31,90 pesos que pagan los cordobeses desde septiembre del 2019. Y no se descarta otra suba, hasta llegar a los 50 pesos por viaje.

Acá en Rosario, se analizan otros factores. Entre ellos que la potestad del intendente, Pablo Javkin, de poder fijar la tarifa sin pasar por el Concejo la concretará recién en febrero, pero con la mirada puesta en el último estudio técnico elaborado por el Ente de la Movilidad en junio pasado, que había arrojado un valor real del boleto 73,80 pesos.

 

Fuente:

La Capital

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here